Europa Azul y Oro

Arrancó la temporada de competiciones europeas con mucha presencia de ex jugadores xeneizes. Algunos, con más suerte que otros.

Europa Azul y Oro
El nuevo jugador del Sporting de Lisboa se llevó una foto con el crack portugués. Fuente: La Nación

En las últimas décadas, el fútbol europeo se acostumbró a nutrir sus planteles con jugadores del fútbol argentino. No es novedad encontrar jugadores nacidos en territorio nacional en las instancias decisivas de la Champions y la Europa League. Boca se convirtió en un semillero para estos clubes, aunque cada vez hay menos jugadores en Europa que hayan sido locales en Branden 805.

El Inter de Milán, que vistió de azul y amarillo, es el club con mayor población bostera, ya que cuenta con Rodrigo Palacio, Gary Medel y la reciente incorporación de Ever Banega. Casualmente, este volante ofensivo fue el mejor jugador de un pálido neroazzurro. Solucionó los grandes problemas de creatividad del conjunto italiano, pero no pudo salvarlo de la dura derrota como local frente al Hapoel Beer Sheva.

Algo más de suerte tuvieron los dos jugadores con pasado xeneize de la Roma. Diego Perotti, que disputó apenas un puñado de minutos bajo la dirección técnica de Carlos Bianchi en 2014, convirtió un gol de penal apenas comenzado el encuentro ante el Viktoria Plzen. Compartió la mitad de la cancha con Leandro Paredes, pero no pudieron aguantar el 1-0 y con el empate a un gol final, solo pudieron llevarse un punto a Italia de su visita a República Checa.

Nicolás Gaitán fue el que mejor resultado obtuvo. Quizás el protagonista de la última gran venta del club de la Ribera, el ex Benfica llegó esta temporada al Atlético de Madrid, y en su primer partido de Copa con el equipo Colchonero jugó 60 minutos y se llevó tres puntos para España de su visita al PSV.

Willy Caballero estuvo en el banco viendo la goleada por 4-0 del Manchester City frente al Borussia Monchengladbach. Mas lejos de jugar estuvo Marcelo Meli, quien fue convocado pero ni siquiera fue al banco del Santiago Bernabeu en la derrota del Sporting de Lisboa frente al Real Madrid, en un partido que el conjunto luso fue ganando hasta el minuto 86´. Quizás se haya quedado con las manos vacías en términos deportivos, pero el ex jugador de Colón se llevó una foto en el vestuario con Cristiano Ronaldo, autor del gol del transitorio empate.