Último partido de visitante con hinchas 'Xeneizes'

Los simpatizantes de Boca podrán asistir a un estadio rival después de tres años. El antecedente más reciente fue en el Torneo Final 2013 contra Newell's.

Último partido de visitante con hinchas 'Xeneizes'
Magallán y Fernández marcan a Bernardi en la derrota por 4-0 en Rosario. Foto: Télam

Luego de más de tres años, el público Xeneize podrá asistir a un partido del campeonato local en condición de visitante. A continuación, repasamos el último encuentro jugado en dichas circunstancias, a espera del cruce del domingo a las 16 en el Estadio Malvinas Argentinas.

El 26 de mayo de 2013, por la fecha 15 del Torneo Final, Boca visitó Rosario para medirse ante el puntero, Newell’s, en el Coloso Marcelo Bielsa. Fue el primero de los tres enfrentamientos ante la Lepra, ya que días más tarde jugaron por Copa Libertadores y los rojinegros se quedaron con el pase a semifinales.

Ambos conjuntos estuvieron plagados de suplentes, pero las realidades serían las mismas que con los habituales futbolistas. Desde el primer minuto, el local dominó las acciones y se puso en ventaja gracias al gol de penal de Rinaldo Cruzado, tras una infracción de Sebastián D’Angelo.

Sobre el cierre de la primera etapa fue expulsado Lisandro Magallán y, en el complemento, los dirigidos por Gerardo Martino le sacaron provecho a esta situación. Pudieron estirar la ventaja por intermedio de Horacio Orzán, que a los 65 remató de lejos y venció la débil oposición del arquero Xeneize.

Los de José María Castro –reemplazante de Bianchi- siguieron sin reaccionar y dos minutos más tarde llegó el tercero. Nuevamente, la pasividad de la defensa fue cómplice y el que aprovechó fue Martín Tonso, que colocó el 3-0. Luego, la catástrofe se hizo aún más grande. El cuarto llegó a falta de 20 y tuvo a Maximiliano Urruti como anotador.

El marcador se quedó en 4-0 y Patricio Lousteau pitó el final. Fue un triunfo más que merecido para el elenco rosarino que jornadas más adelante se consagraría campeón de la Primera División.

Los 11 que dispuso Castro ese día fueron: D’Angelo; Albín, Magallán, Burdisso, Zárate; Lautaro Acosta, Bravo, Pol Fernández, Colazo; Viatri y Silva.

Aquel fue el último cotejo en el que los simpatizantes de Boca concurrieron a un estadio rival por certamen local. Si el 0-4 no bastaba para ser un mal recuerdo, el Xeneize finalizó en la penúltima posición, el peor puesto en su historia.