Un partido flojo para el Millonario

River no tuvo volumen de juego, jugó el peor partido del semestre y apenas pudo empatar ante el modesto San Martín de San Juan, en el Estadio Monumental.

Un partido flojo para el Millonario
El Millonario suma siete unidades de nueve posibles en el campeonato local. Foto: El Diario de la república.

River venía de mostrar grandes actuaciones tanto a nivel colectivo e individual en lo que va del segundo semestre del año 2016. Empezó con triunfos en la Copa Argentina, más tarde se consagró bicampeón de la Recopa Sudamericana y luego ganó dos partidos consecutivos en el torneo local. Sin embargo, ayer el Millonario no anduvo bien tanto en ataque como en defensa y obtuvo un empate 1-1, con sabor amargo, ante San Martín de San Juan, por la tercera fecha del campeonato argentino.

El cotejo comenzó con la escuadra que diríge tácticamente, Marcelo Gallardo, más ambiciosa en la ofensiva en los primeros quince minutos, pero en ese lapso solamente la Banda tuvo aproximaciones sin peligro para el arco de los sanjuaninos.

Luego con el correr de los minutos, el Verdinegro se acomodó en el partido y complicó mucho a la defensa de River, mediante sus dos extremos de ataque, Ezequiel Montagna y Gustavo Villarruel, los cuáles el director técnico de los visitantes, Pablo Lavallén, los puso para generar peligro al jugar de contraataque. Y el plan le salió bien al entrenador de los sanjuaninos, por que Montagna superó casi siempre al lateral, Jorge Moreira por el sector derecho, y Villarruel le hizo la tarde difícil al juvenil, Luís Olivera, por la izquierda.

San Martín neutralizó muchas veces los ataques Riverplatenses, y solamente el equipo del Muñeco Gallardo llegó al gol por una gran jugada que hicieron Andrés D'Alessandro e Ignacio Fernández, para que el delantero, Lucas Alario, se imponga con su jerarquía en el juego aéreo y meta el 1-0 parcial para el Millonario.

En tanto que la visita lo empató con su virtud más fuerte, el ataque por las bandas, y fue Montagna quién entró por izquierda tras un buen desborde, y colocó un centro rasante para que Villarruel ponga el 1-1. Después de la igualdad, el Millonario fue a buscar el triunfo, y el partido se jugó más tiempo en campo del Verdinegro, pero los dirgídos por Lavallén supieron defender con orden, y se llevaron un empate valioso.

Todos los partidos son diferentes, porque cada rival tiene un estilo de juego distinto. Si bien Gallardo preparó un equipo que juegue con un esquema de 4-2-2-2, con dos volantes centrales, y dos mediapuntas, ayer a la Banda le faltó una rueda de auxilio en los costados, para que los defensores laterales no se sientieran tán solos y no queden expuestos ante el ataque de los dos extremos de San Martín.