El podio: los jugadores

Así como se los critica cuando hacen las cosas mal, cuando los jugadores hacen las cosas bien hay que decirlo. El triunfo de San Lorenzo de ayer ante Vélez por 2-1 fue, en gran parte, por el nivel mostrado por sus futbolistas, con Sebastián Blanco a la cabeza.

El podio: los jugadores
Gran partido del 'Ciclón' | Foto: San Lorenzo de Almagro Sitio Oficial

1) Sebastián Blanco

Uno de los jugadores que estaba en deuda con la gente de San Lorenzo desde que llegó era Sebastián Blanco. El volante tuvo muchos altibajos en su estadía en el Ciclón pero hoy está en un nivel óptimo. Ya con Defensa y Justicia, en la fecha anterior, había sido figura participando en los dos goles del equipo y ayer volvió a hacer lo mismo pero agregándole un golazo. Está rápido y con confianza.

2) El gran nivel de algunos jugadores

Además de Blanco, ayer fue un partidazo de Franco Mussis, otro que viene en levantada. El entrenador Diego Aguirre le dio la confianza relegando a Juan Ignacio Mercier, algo que ya había hecho Pablo Guede en el comienzo de su etapa, y se lo está devolviendo con creces.

Ni hablar de la racha goleador de Nicolás Blandi, quien ya lleva 18 goles en 25 partidos en lo que va del año.

Una mención especial para Fernando Belluschi y Alberto Tino Costa. El ex Newell's , sin haber hecho un gran partido, mostró toda su calidad habilitando a sus compañeros con el hombro, el taco y de rabona. Mientras que el ex Valencia no hizo sentir la ausencia de Néstor Ortigoza, sobre todo en la primera media hora del encuentro, y le metió un delicioso caño a Leandro Somoza

3) La reacción ante el empate

Cuando faltaban 10 minutos para el final, un mal rechazo de Mathias Corujo terminó en los pies de Nicolás Tripichio, quien definió muy bien y puso el partido 1-1. Tal como pasó con Banfield en la Copa Sudamericana cuando marcó Alexis Soto, San Lorenzo no acusó el golpe y reaccionó rápidamente. Cuatro minutos después, ya con Gonzalo Bergessio en cancha, Blanco encabezó una contra por derecha dejando rivales en el camino y cuando se acercó al área se la pasó a Lavandina al que, en el control, se le fue larga la pelota pero ahí estaba Blandi para corregir y hacer delirar a la gente del Ciclón.