La Fórmula 1 podría volver a la Argentina

La Presidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, aseguró que existe una posibilidad concreta de hacer retornar a la máxima categoría automovilística a estos lares. "Si Dios quiere, vamos a tener la Fórmula 1 en la Argentina", comentó la mandataria en un acto en la Casa Rosada y con la presencia de los hermanos Patronelli y varios pilotos del último Rally Dakar. La competencia sería a partir de la próxima temporada y en un circuito callejero en Mar del Plata.

La Fórmula 1 podría volver a la Argentina
Cristina motoriza el regreso

A los fanáticos del deporte motor se les aceleraron las pulsaciones, y el flujo sanguíneo quizás corrió  por las arterias y venas más rápido de lo habitual. Y a los nostálgicos, de  los ojos habrán brotado lágrimas al recordar los campeonatos de Fangio, las frustraciones de Reutemann y la última vez que vieron sobre un bólido a Mazzacane. El motivo es que la presidente anunció esta tarde, durante una premiación a pilotos del Rally Dakar, que el regreso al país del campeonato mundial de la Fórmula Uno “está prácticamente cerrado".

En un principio, la fecha sería desde la temporada 2013 y se realizaría por tres años (Hasta 2015). El Gran Premio de Argentina tendría terreno  a finales del mes de noviembre o diciembre, es decir, una de las últimas del calendario. Por el momento, la ciudad costera de Mar del Plata es donde se construiría un trazado callejero, tal cual se realiza en Montecarlo. "En Santa Cruz es mucho más importante el automovilismo que el fútbol. Obviamente, por el viento", aseveró. El evento estaría a cargo de la empresa organizadora en Brasil, Time For Fun.

Años atrás, se comentó de tratativas de algunas autoridades sobre la vuelta de la categoría y, además, de San Luís como posible escenario. Nunca se concretó.

En el año 1998 se corrió por última vez el Gran Premio en el país. Fue en el autódromo porteño Oscar Gálvez. El que se llevó los laureles, levantó la copa y descorchó el champán fue el que sería el más ganador de la historia, Michael Schumacher con la  Ferrari.

De esta forma, los fanáticos (y los no también) cruzan los dedos para que sea realidad y disfrutar del sonido de las máquinas móviles más tecnológicas y de pilotos de la talla de Fernando Alonso, Lewis Hamilton o Sebastian Vettel.