Jesús Quintero. El loco soy yo

El loco soy yo, regresará los días 13, 14, 15 y 16 de diciembre al Teatro Quintero de Sevilla tras la buena acogida que tuvo su estreno, que colgó el cartel de no hay billetes en todos los días de función.

Jesús Quintero. El loco soy yo
www,jesusquintero.com

Jamás el silencio comunicó tanto, jamás la palabra de un comunicador creó semejante sabiduría callada, jamás la locura fue tan comprendida, jamás un enajenado pudo tener tanta cordura, jamás la sencillez se vistió tanto de humanidad en una entrevista, jamás un perro verde dio tantas lecciones de periodismo y elegancia, jamás un puñado de cartones empapados de marginalidad tuvieron tanta voz, jamás el arte de la conversación se convirtió en sacramento de delicada administración. Pues entre siempre y jamás la locura genial de un poeta y enamorado de la palabra usó con tanta inteligencia esta poderosa arma.

Es Jesús Quintero, El loco de la colina, el Perro Verde, un vagamundo inseguro que en su eterna duda solo tiene la certeza de que sabe muy poco, pero que ese poquito lo sabe muy bien. Un maestro de la comunicación que se guarda de aquellos que lo saben todo y en cambio rindió pleitesía a un humilde sabio de Tarifa. Aquel que enmascarado tras la excentricidad proyecta una mirada transparente que metaboliza al invitado, que hipnotizado abre su corazón al ritmo del silencio y la palabra. Ese mismo que encontró en la risa, la carcajada callejera de la vida, que entre barrotes identificó un buen puñado de almas desgarradas en las que descubrió la mirada desvalida de Rimbaud.  El que integró la lista de los poetas malditos para demostrar empíricamente y como versaba Benedetti que mi siempre puede ser el jamás de otros.

Artesano de la comunicación en su mirada deliberadamente perdida hacia la genialidad se puede leer su reivindicación por la creatividad y el amor por lo que se hace.  Quizás por ello tras más de 5.000 entrevistas y años blandiendo la espada acústica de su verdad ha querido exponer sobre las tablas la comunicación, la televisión, la radio, el periodismo, el sentimiento, la emoción, la pasión, la diversión, y la vida.. .

El espectáculo de variedades de su vida, sin censuras, la de un loco enredado en las zarzas agudas alienadas y enganchado a una cordura encarnada. Una obra en la que su personalidad múltiple adopta la verdad y forma de todos aquellos personajes sin los cuales no sería el loco que siempre pretendió ser. El niño de pueblo que quiso ser actor y llegó a vestir ropajes de teatro pero acabó siendo atrapado por la comunicación, que fluyó siempre desde lo más hondo de sus silencios hablados.

El loco soy yo, un espectáculo de hora y media en el que hay lugar para la magia que regresará los días 13, 14, 15 y 16 de diciembre al Teatro Quintero de Sevilla tras la buena acogida que tuvo su estreno, que colgó el cartel de no hay billetes en todos los días de función.

El regreso a sus orígenes de un tipo al que llaman loco porque aun cree en los grandes sueños, en la utopía, porque jamás renunció a la felicidad y sigue empecinado en demostrarnos que el loco es él,  pese a que indefectiblemente acabó convenciéndonos de que los locos siempre fuimos nosotros…

Simplemente Jesús Quintero