El Caja Laboral Baskonia sale vivo del viaje en la "montaña vasca" junto al Lagun Aro GBC

El conjunto vitoriano accede una vez más a las semifinales de Copa tras llevarse un partido loco ante un equipo donostiarra que mostró una gran imagen en su primera participación en el torneo del KO

El Caja Laboral Baskonia sale vivo del viaje en la "montaña vasca" junto al Lagun Aro GBC
Caja Laboral
72
65
Lagun Aro
Caja Laboral : Prigioni (15), Oleson (9), San Emeterio, Teletovic (17), Golubovic -quinteto inicial- Heurtel (4), Ribas (2), N. Bjelica (3), M. Bjelica (22) y Lampe.
Lagun Aro : Salgado (4), Papamakarios, Vidal (9), Panko (14), Betts (2) -quinteto inicial- Neto (8), Baron (22), Lorant (4) y Doblas (2).
MARCADOR: (17-16), (28-38) DESCANSO (55-49), (72-65) FINAL
ÁRBITRO: Martín Bertrán, Jiménez y Araña. Sin eliminados.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

El Caja Laboral Baskonia se impuso 72-65 al Lagun Aro GBC en un choque emocionante y con muchos altibajos en el marcador. Los dos equipos llegaban a la cita después de haber perdido sus últimos compromisos ligueros, aunque los donostiarras venían lanzados, pues habían logrado clasificarse para jugar la Copa gracias a los resultados obtenidos en un mes de enero espectacular.

Los hombres entrenados por Dusko Ivanovic parecían llevar el mando al inicio del encuentro, pero esta superioridad no se veía plasmada en el marcador. No obstante, estaban impidiendo a los de Sito Alonso correr como acostumbran habitualmente y no les dejaban estar cómodos dentro de la pista. Además, los árbitros pusieron el listón de faltas muy alto desde el principio lo que hizo que el ritmo de juego fuera muy lento. Al final del primer cuarto Baron colocó al Lagun Aro a un sólo punto de diferencia en el electrónico y contrarrestaba así la buena actuación del bosnio Teletovic durante los primeros diez minutos.

Precisamente Baron fue el que dinamitó la contienda en el segundo periodo merced a su acierto desde más allá de la línea de 6,75 metros. Oleson trató de sostener a su equipo con una serie de canastas consecutivas, pero el estadounidense, con la ayuda del joven Neto, seguía a lo suyo. Los guipuzcoanos lograban de esta forma su máxima renta (28-38) y comenzaban a encarrilar el partido justo antes del descanso.

Sin embargo, a la vuelta de la zona de vestuarios el Baskonia reaccionó y tras un parcial de 23-3 consiguió darle la vuelta al marcador. Durante los primeros cinco minutos, los donostiarras tuvieron muchas dificultades para anotar, ya que los alaveses les concedían muy pocas segundas opciones en sus ataques. Prigioni y Milko Bjelica fueron los hombres más destacados, pues aparte de sumar numerosos puntos forzaron un buen número de faltas que resultaron decisivas en el devenir del encuentro. A pesar de estos malos momentos, el Lagun Aro no arrojó la toalla y siguió luchando hasta el punto de dejar la distancia en seis puntos al término del cuarto. Andy Panko, máximo anotador de la Liga Endesa hasta el momento, que estaba prácticamente desaparecido a lo largo del partido, comenzó a aparecer  y sus compañeros lo notaron. El de Harrisburg era duda hasta instantes antes de empezar el encuentro debido a un proceso gripal y este hecho pudo influir en su discreta actuación.

Los vitorianos supieron administrar su renta en el último periodo y enterraron las ilusiones de victoria de un voluntarioso Lagun Aro que no desentonó en su debut copero. Después de haber vivido este bonito sueño, el conjunto guipuzcoano deberá centrarse en la liga mientras que el Baskonia luchará por ganar esta competición por séptima ocasión en su historia.