Un gran UCAM Murcia vence y convence ante el FIATC Mutua Joventut

El UCAM Murcia gana en casa 76-54 ante el Joventut en un partido que supuso el primero de Óscar Quintana y deja a los locales con cinco victorias y un poco más de aire.

Un gran UCAM Murcia vence y convence ante el FIATC Mutua Joventut
UCAM Murcia
76
54
FIATC Mutua Joventut
UCAM Murcia: (21+11+23+21) – Franch (8), Miso (11), Udoka (12), Barlow (5), Augustine (13) –quinteto incicial- Rivero (6), Grimau (6), Sekulic (12), Kurz (3), Jasen.
FIATC Mutua Joventut: (14+9+21+10) – Oliver (7), Van Lacke , Jelineck (13), Williams (8), Llovet –quinteto inicial- Jeter, Barrera, Obasohan, Pere Tomàs (3), Báez (18), Norel (3).
ÁRBITRO: Árb: Fco. De La Maza, C Sánchez Monserrat, Jorge Martínez
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimonovena jornada de la Liga Endesa disputada en el Palacio Municipal de los Deportes del Murcia 5130 espectadores.

El partido comenzó con los visitantes anotando sus dos ataques. Los locales despertaron de la mano de un triple de Udoka y su buena defensa. Ésto le perimitió salir a la contra tras los fallos visitantes, sobre todo con Augustine y Franch. Una canasta tras robo de éste último puso el 12-4 en el marcador y obligó a Salva Maldonado a pedir tiempo muerto. Tras la reanudación, el Joventut anotó sus dos ataques, pero el UCAM Murcia respondía con canastas, no dejando que se acercaran en el marcador. Los locales seguían muy bien en defensa, lo que propició robos y rebotes, aumentando la diferencia a doce (21-9) a falta de dos minutos para el final del cuarto. Tras un tiempo muerto, David Barlow, uno de los más destacados, hizo dos faltas casi consecutivas, mientras que FIATC Joventut recortó un poco, con cinco puntos de Báez, hasta ponerse 21-14 con el que se llegó al final del cuarto.

El segundo cuarto empezó con ambos equipos fallando, hasta que la buena defensa de los locales permitió dos canastas de Grimau. Con 6.26 por jugarse, el partido se detuvo unos minutos por problemas técnicos de los videomarcadores. Tras el parón, los locales se distanciaron un poco más con unas buenas defensas y dos canastas de Sekulic, a las que respondió Báez, cortando la racha negativa de los suyos. El UCAM Murcia, muy activo en ambos lados de la pista, no dejaba que los visitantes se acercaran en exceso. Tras un periodo de fallos por parte de ambos equipos, el FIATC Mutua Joventut pisó el acelerador con un triple de Jelinek y una canasta que los árbitro dieron como válida, poniendo el 32-23 a falta de pocos segundos para el descanso. Los locales pusieron la bola en juego pero el reloj no se movió, por lo que los árbitro pitaron el final y los jugadores de dirigieron a los vesturarios.

El tercer cuarto comenzó con dos puntos de Williams para los visitantes y cuatro para los locales, de la mano de Augustine y Barlow. En el siguiente ataque, Joventut anotó gracias a un tapón ilegal de Augustine. Un momento importante de este cuarto fue la tercera falta personal de David Barlow, con lo que su defensa sobre Báez se resintió. Ninguno de los dos equipos se iba del partido. Si uno anotaba, el otro no tardaba en responder. Báez, el mejor de los suyos, los mantenía en el partido. Con casi todo el cuarto rondando los nueve de diferencia para los locales, maquillaron un poco esa distancia para ponerse 55-44, con el que se llegó al final del tercer cuarto.

El último cuarto comenzó con el partido en el aire, aunque con una ventaja para los locales. El cuarto comenzó con fallos de ambos equipos, pero los locales siguieron muy bien atrás y tras cuatro puntos de Udoka y Rivero,  los visitantes se vieron obligados a pedir tiempo muerto, con 61-45 en el marcador y con siete minutos por jugar. Lejos de disminuir la ventaja, los locales la aumentaron, colaborando los visitantes con sus fallos. Se llegó a una diferencia de veinte puntos a favor del UCAM Murcia, que se dedicó a que corriese el reloj y aumentar la diferencia gracias a los fallos de un FIATC Mutua Joventut volcado en intentar reducir esa diferencia. Así se llegó al final del partido, con el marcador final de 76-54 para los locales para los que se ha cumplido eso de “entrenador nuevo, victoria segura”.