El Caja Laboral se apunta el primer tanto en un duelo de alto voltaje

Los de Ivanovic vencen al Gescrap Bizkaia (76-73) y se hacen con la primera victoria de la serie. El Buesa Arena ha presenciado un auténtico recital de baloncesto, un choque ajustadísimo que ha terminado decidiéndose en los últimos minutos y finalmente ha caído a favor de los vitorianos.

El Caja Laboral se apunta el primer tanto en un duelo de alto voltaje
Primera victoria de la serie para el Caja Laboral

Se vaticinaba como lo que podía ser la serie de play off más ajustada y no faltaba razón. El encuentro que se ha vivido en el Buesa Arena ha sido un auténtico recital de baloncesto en el que ambos equipos han dado el todo por el todo para hacerse con el primer tanto. Finalmente, el choque se ha acabado decidiéndo en los últimos minutos a favor de los de Ivanovic, gracias a un Teletovic que de un modo heroico ha aparecido en el momento idóneo de la mejor manera. Ocho puntos consecutivos del bosnio han conseguido dar la vuelta al encuentro. Ante esto, el Gescrap Bizkaia -que en frente tenía a un equipo que estaba viviendo los mejores momentos del partido- no ha sabido reaccionar. 

El choque ha comenzado con la intensidad típica de un derbi. Durante los minutos iniciales, la defensa del Gescrap le ganaba la partida al Caja Laboral, y así los de Katsikaris abrían la primera brecha en el marcador (1-6). A pesar de que un triple de Lampe rompía la racha de los bilbaínos, éstos seguían siendo superiores y empezaban a marcar el ritmo del juego. Entonces, Ivanovic se veía obligado a pedir tiempo muerto. Un parón que servía para despertar a los suyos, ya que un parcial de 7-2 ponía en tablas el electrónico (8-8). Aún así, la defensa bilbaína seguía marcando el juego y el Gescrap volvía a tomar ventaja. Esto era en parte gracias a Jackson, quien se echaba el equipo a las espaldas y con seis puntos se hacía el máximo anotador del encuentro hasta el momento.

Teletovic también empezaba a adquirir protagonismo y con una canasta suya el Caja Laboral conseguía ponerse por delante por primera vez en el partido (16-14). El juego empezaba a imprimir cada vez más velocidad, y un intercambio de canastas entre ambos equipos tenía lugar en los últimos momentos del primer periodo. Así, finalizaban los primeros diez minutos con una mínima ventaja para los de Katsikaris (20-22).

Igualdad máxima en el Buesa Arena

En la primera jugada del segundo cuarto, con una canasta de Teletovic los vitorianos volvían a poner el marcador en empate. El bosnio no paraba de sumar para su equipo desde todas las posiciones, y ya contaba con diez puntos en su cuenta personal. Los de Ivanovic empezaban apretar en defensa, pero todo quedaba en nada cuando el Gescrap se hacía con los rebotes ofensivos y generaba nuevas oportunidades. Por su parte, Mumbrú empezaba a hacer la guerra por su cuenta desde la línea de 6,75. Así, con dos triples del alero los bilbaínos volvían a sumar una pequeña ventaja de cuatro puntos.

La intensidad del encuentro no cesaba un solo instante, y ambos equipos, conscientes de la importancia de hacerse con el primer partido de play off, lo estaban dando todo tanto en defensa como en ataque. Era un auténtico recital de baloncesto lo que se vivía en el Buesa Arena.

Con dos tiros libres convertidos de Bjelica, el Caja Laboral volvía a ponerse por delante (31-30). Así, cuando solo restaban tres minutos del segundo cuarto, el recital de triples –en los dos lados del campo- llegaba al Buesa Arena. Cada minuto que pasaba la tensión en el pabellón de Vitoria creía, y mientras, los aficionados coreaban al unísono el nombre de Baskonia. Esto parecía hacer crecer a los de Ivanovic, quienes con un parcial de 6-2, volvían a ponerse por delante. Aunque, un increíble triple de Jackson impedía que el Caja Laboral se fuera con ventaja al descanso, ya que el marcador volvía a ponerse en empate (42-42).

El Caja Laboral sobrevive a base de rebotes ofensivos

Después del paso por los vestuarios, el pabellón de Vitoria se hacía preso de la intensidad y los nervios del play off, tras una polémica técnica pitada a Lampe. Los ánimos cada vez se encendían más. Una nueva técnica pitada al banquillo bilbaíno hacía que el Caja Laboral, con dos tiros libres convertidos de Prigioni, se pusiera por delante en el electrónico (47-45). La intensa defensa de los de Ivanovic provocaba que los de Katsikaris empezaran a encontrar dificultades en llegar al aro, con lo que el Baskonia conseguía su máxima diferencia tras un triple de Nocioni (50-45). Aunque un tiro de tres de Mumbrú sobre la bocina de los 24 segundos despertaba a los bilbaínos y un parcial de 7-0 los volvía a poner por delante.

Los rebotes ofensivos del Caja Laboral volvían a dar nuevas oportunidades a los de Ivanovic, y de éstas se servía el conjunto baskonista para seguir sumando y sobrevivir en el encuentro. Aunque no era un buen momento en el que se encontraba el equipo de Vitoria después de tres balones perdidos de forma consecutiva. Pero el Gesgrap perdonaba los errores de los de Ivanovic y San Emeterio, con una bandeja, volvía a poner a su equipo por delante. La intensa defensa hacía que las canastas se sumaran con cuenta gotas y así terminaba el tercer periodo, con la mínima ventaja de los bilbaínos (55-57).

Diez minutos y todo por decidir

El último periodo comenzaba con el Caja Laboral firmando un parcial de 4-0 que ponía en pie el Buesa Arena. La velocidad que el partido imprimía en estos momentos hacia que los nervios y la emoción crecieran por momentos. Una vez más, las canastas tardaban en llegar, ya que ambos equipos controlaban el rebote. Pero la sequía anotadora era cortada por Teletovic, que, con cuatro puntos consecutivos, ponía a su equipo seis arriba cuando restaban tres minutos de encuentro (67-61). Tras éste, un triple de Jackson volvía a dar aire a los bilbaínos.

Pero se dice que los grandes aparecen en los peores momentos, y este era el idóneo para Teletovic. El ala-pívot, que ya sumaba ocho puntos seguidos, empezaba a dirigir a su equipo hacía la primera victoria de la serie (71-66). Justo cuando se entraba en el último minuto del partido, Prigioni robaba un balón importantísimo a Jackson. Al Gescrap Bizkaia poco le quedaba por hacer, la diferencia era demasiada para poder ser remontada en apenas unos segundos, y de esta manera el Caja Laboral se hacía con el primer tanto de la serie.