Velickovic y Sergio Rodríguez fuerzan el quinto partido a base de triples (66-76)

Cuando esta serie entre el conjunto de Vitoria y los de Pablo Laso parecía que no podía ser más emocionante -después de un tercer encuentro con prórroga incluida- llega el equipo madrileño y con un absoluto golpe de autoridad en el tercer cuarto, consigue la remontada desde la línea de 6,75 y provoca el quinto y último choque de la serie.

Velickovic y Sergio Rodríguez fuerzan el quinto partido a base de triples (66-76)
El Real Madrid gana y fuerza el quinto partido. / Foto: ACB.com

Esta vez el Caja Laboral lo tenía todo a su favor. Los de Ivanovic habían cogido ventaja en la serie (2-1) y tenían una oportunidad de oro en el Buesa Arena de mandar al Real Madrid a casa y conseguir el pase a la final. Después de una dinámica primera mitad, controlada en su mayoría por el Baskonia con altos porcentajes de tiro; aparecía el mejor Madrid de la serie, hasta el momento. Los de Pablo Laso, de la mano de la mejor versión de Velickovic y Sergio Rodríguez, remontaban el partido a golpe de triples y dejaban, así, la moral y los ánimos del Caja Laboral por los suelos. De esta manera, los de Ivanovic no han podido completar la hazaña en su feudo y viajarán a Madrid donde se jugará el quinto y último partido.  

El Caja Laboral domina pero no despega

El partido ha comenzado totalmente distinto a como lo hizo el tercer encuentro de la serie. Tanto el Caja Laboral como el Real Madrid ofrecían un alto porcentaje de tiro en los minutos iniciales. El espectáculo empezaba a cocinarse en la primera mitad de este cuarto. Cuando tan solo llevaban cinco minutos de juego, el electrónico marcaba 16-12 para el Caja Laboral. Brad Oleson y Lampe empezaban a tirar de un Baskonia con una defensa –que como siempre- era intensísima. Por parte del conjunto blanco, empezaba a brillar Singler, que era el único -en esos momentos- que aportaba para su equipo. Un nuevo triple de Lampe –que ya sumaba doce puntos en su cuenta personal- aumentaba la diferencia en el electrónico (21-16). Así, finalizaba el primer periodo con unos números de escándalo para el Caja Laboral (9/10 en tiros de dos). 

En el segundo cuarto, el Baskonia seguía aumentando la diferencia en el marcador de la mano de Bjelica desde la línea de 6,75 (29-23). Y mientras, Lampe seguía haciendo de las suyas y causando verdaderos quebraderos en la defensa madrileña. La anotación no cesaba, sobre todo por parte de los de Ivanovic. Aún así, el Real Madrid se mantenía en el partido gracias a la dominación total del rebote ofensivo. Tomic, por su parte, no daba tregua y capturaba cada balón que se saliera del aro. Además, dada la ausencia de Carroll, que seguía sin aparecer en la serie, le llegaba el turno a Sergio Rodríguez, que cogía el timón y suplía con creces la ausencia del estadounidense. 

A pesar de una diferencia que llegó a ser por nueve (38-29) a falta de tres minutos para finalizar el cuarto, los de Pablo Laso no iban a dejar que la eliminatoria finalizara en el feudo del Caja Laboral. Así, Mirotic, que se unía a Sergio Rodríguez y a Tomic –fundamentales hasta el momento en el conjunto blanco- imponía su autoridad bajo los aros y acercaba paulatinamente al conjunto blanco en el marcador (38-35). Entonces, finalizaba la primera parte con los de Pablo Laso solo tres puntos por debajo y toda la serie pendiente de los últimos veinte minutos. 

El Real Madrid empieza la remontada 

A la vuelta de los vestuarios el Caja Laboral salía con ganas de sentenciar el partido, en particular, y la serie en general. Un parcial de 8-0 en los tres primeros minutos del tercer periodo daban alas a los de Ivanovic, quienes conseguían aumentar la diferencia a once puntos (45-35). Con esto, Pablo Laso se veía obligado a pedir tiempo y reorganizar a su equipo.

Entonces, bastaron las palabras del técnico del conjunto blanco para que éste reaccionara. Como si Laso hubiera dado al play, de este tiempo muerto salía un Madrid renovado, con Llull en pista y un Carroll desaparecido en el banquillo. Era, sin duda, un pequeño descanso que beneficaba a unos y perjudicaba al otros, ya que mientras el conjunto madrileño se venía arriba, el Caja Laboral  no conseguía sumar con comodidad y los nervios empezaban a aflorar. Testigo de ello eran los numerosos errores que empezaban a cometer los de Ivanovic. De esta manera, el Madrid empezaba paulatinamente a acercarse en el marcador, y a pesar de que era esta vez Dusko Ivanovic quien pedía tiempo muerto, éste de poco servía, pues el Real Madrid seguía a lo suyo y era  en este momento, con la moral subiendo como la espuma, cuando comenzaba la fiesta del triple de la mano de un soberbio Novica Velickovic y de la mejor versión de Sergio Rodríguez. 

Dominio blanco

El tercer cuarto había finalizado con el Real Madrid por delante y con un Caja Laboral exento de protagonistas. Ni Priogioni -héroe del tercer encuentro-, ni Lampe -jugador de la primera mitad-, ni tan siquiera Teletovic, que había estado desaparecido durante todo el partido. Nadie en el Baskonia era capaz ni de anotar ni de parar a la bestia blanca, que cada vez resurgía con más fuerza.
 
A golpe de triples Velickovic seguía ampliando la distancia en el marcador (52-60). Y el alto porcentaje de tiro que había logrado el Caja Laboral en la primera mitad desaparecía por completo en estos momentos claves del encuentro. La diferencia no cesaba y cada vez era más grande la brecha que estaban marcando los de Pablo Laso en el marcador. Ganaban, así, por diez puntos cuando apenas quedaban unos minutos para finalizar el choque. 

Aún con oportonidades para el Caja Laboral, Lampe se hacía daño en el tobillo y tenía que retirarse al banquillo durante unos minutos. En su defecto, Teletovic y San Emeterio lo intentaban sin mérito alguno, y era Bjelica el único que lo lograba con algo más de suerte.
 
Sergio Rodríguez (5 de 6 en tripels), con la moral por las nubes, seguía tirando del conjunto madrileño. Sin duda, el hombre clave del partido junto a Velickovic. Tal era el extasis del equipo blanco que a la fiesta se sumaba Jaycee Carroll con un triple que daba la máxima ventaja al Madrid (58-69). 
 
Todavía quedaban cinco minutos, y aunque el Caja Laboral todavía tenía posibilidades, los de Dusko Ivanoic parecía que habían bajado los brazos y estaban ya pensando en el partido del sábado. Así, los últimos minutos fueron un mero trámite para el Madrid, que terminó llevándose un encuentro espectacular y dejando viva la eliminatoria.