El Caja Laboral se mantiene vivo en la Euroliga

El Baskonia sigue en la competición europea tras imponerse al Emporio Armani de Milán en un partido con un final no apto para cardíacos. Los de Zan Tabak han ido a remolque durante, prácticamente, todo el encuentro. Ha sido en el último periodo, cuando los de Vitoria han sabido sobreponerse y conseguir la victoria en los últimos segundos gracias a una canasta de Heurtel.

El Caja Laboral se mantiene vivo en la Euroliga
Caja Laboral
64
62
Emporio Armani
Caja Laboral: Heurtel (11), Oleson (6), Nocioni (8), Milko Bjelica (4) y Lampe (14) --quinteto inicial-- Cabezas (2), San Emeterio (17), Nemanja Bjelica (2), Pleiss (-) y Causeur (-).
Emporio Armani: Cook (14), Langford (16), Hairston (8), Fotsis (5) y Boroussis (11) --quinteto inicial-- Basile (5), Stipcevic (3), Melli (-), Hendrix (-) y Chiotti (-).
INCIDENCIAS: Euroliga, jornada 8. Partido de vuelta contra el Emporio Armani en el Buesa Arena.

Se dice que mientras haya vida hay esperanza. No hay proberbio más aplicable para el Caja Laboral que ese durante el día de hoy. Zan Tabak ha superado con nota su primer examen a los mandos del Baskonia. Perder suponía quedarse fuera del campeonato. Ganar, seguir vivo. Y así es como siguen los jugadores vitorianos tras vencer al Emporio Armani en el último minuto. 

El encuentro no podía tener mayor atractivo. La emoción era tangible en todos lados. En la grada, ya se sabe como es la afición del Buesa Arena. En el campo, la razón era obvia. Y en los banquillos, mientras Zan Tabak pasaba su primera prueba de fuego, a su lado se encontraba Scariolo, quien -durante el día de ayer- puso fin a su etapa como seleccionador español. Durante la primera parte, el Caja Laboral no había conseguido encontrarse a sí mismo. La defensa zonal de los italianos le había complicado la vida y el porcentaje de tiro exterior tampoco acompañaba. Mientras tanto, el Emporio Armani seguía incrementando su ventaja a merced de un equipo apagado. Durante parte de la segunda mitad, la tónica había sido la misma. Hasta que llegó el último cuarto, momento en el que despegó el Caja Laboral a la vez que los de Scariolo se venían abajo. Finalmente, en los últimos segundos Heurtel encestaba una canasta que daba la victoria a su equipo, y esperanza en la Euroliga.

El partido ha comenzado con una intensa defensa por parte de ambos equipos. El Caja Laboral imprimía mayor velocidad al juego, con una rápida circulación de balón, que finalizaba la mayoría  de las veces en tiros exteriores errados. Todo lo contrario al Emporio Armani, cuya ofensiva consistía en ataques más pausados. Así llegaba la primera canasta a favor de los de Scariolo, transcurridos casi los dos primeros minutos sin anotar. Con el escaso acierto del Caja Laboral, el luminoso vislumbraba un desfavorable parcial de 2-6. Pero rápidamente aparecía Brad Oleson con dos canastas consecutivas que ponían el marcador en tablas. A su vez, Maciej Lampe empezaba a cobrar protagonismo en la pintura. Aunque la intensa defensa del Emporio Armani bajo los aros, dificultaba bastante la tarea de los pívots baskonistas.

Cuando apenas quedaba un minuto para finalizar el primer periodo, el equipo de Milán se mostraba intratable desde el perímetro. Un triple de Hairston desde más de 6,75m aumentaba la renta de puntos en el marcador (12-19).

El Baskonia se apaga

La tónica seguía siendo la misma durante el segundo cuarto. Los de Tabak no conseguían aumentar lo que empezaba a ser un paupérrimo porcentaje (22%) de tiro desde la línea de tres. Por su parte, en el Emporio Armani, Hairston comenzaba a coger las riendas de su equipo y a hacer un descosido en la defensa del Caja Laboral. Llegaba entonces San Emeterio para desatascar a su equipo. Cinco puntos consecutivos del alero español –un triple y una canasta de dos- acercaban al conjunto de Vitoria, nuevamente, en el electrónico (19-21).

Después del parcial del Baskonia, Scariolo se veía obligado a pedir tiempo muerto. Y tras el minuto de descanso, el equipo de Milán contestaba con otro parcial de 10-0 (19-31). El Caja Laboral empezaba a no encontrarse a sí mismo, la intensa defensa del Emproio Armani le llevaba a tiros y acciones precipitadas. Prueba de ello eran los tan solo 19 puntos anotados a falta de dos minutos para concluir la primera parte. Se veía un Caja Laboral apático, que –pese a la victoria del domingo frente al Unicaja- parecía no haber superado su fatídica semana. Entonces, Nocioni aprovechaba un tiro libre del equipo contrario para reunir a su equipo y dar ánimos al quinteto que en ese momento se encontraba en la pista. Pero, en el siguiente ataque, el árbitro pitaba una rigurosa falta al argentino (la tercera), quien tras protestarla, recibía, acto seguido, una técnica. Con cuatro faltas antes de finalizar la primera parte, el “Chapu” se veía obligado a irse al banquillo. El pabellón se llenaba de gritos protestando la acción arbitral.

Pero el Caja Laboral es experto en venirse arriba en situaciones adversas, y así lo hacía. Cinco puntos consecutivos del Baskonia, lo acercaban en el electrónico (28-40) a escasos segundos de finalizar la primera mitad.

Emporio Armani, suma y sigue

Quedaban los últimos veinte minutos de juego. Dos cuartos que decidirían la continuidad del Caja Laboral en la Euroliga. Los de Tabak seguían con problemas para superar la defensa zonal del Emporio Armani. Por suerte, los vitorianos mandaban en el rebote ofensivo, y eran tres veces las que llegaban a intentarlo en un ataque. Aunque ni con esas, los tiros seguían sin entrar. Keith Langford, por su parte, llevaba las riendas del Emporio Armani, y se convertía así en el máximo anotar del partido. En el Baskonia, era ahora Heurtel quien despuntaba. Cinco puntos consecutivos del base francés ponían al Caja Laboral a 8 puntos (41-49). Pero cuando los de Tabak se encontraban en su momento más álgido, despertándose y acercándose en el marcador en el momento más oportuno, una nueva embestida del Emporio Armani a base de triples sucumbía el juego baskonista (45-53).

Los de Vitoria no se venían abajo, y seguían intentándolo una y otra vez. Pero el acierto de los de Scariolo en el perímetro seguía siendo mortal en la defensa vitoriana. Pese a todo, los de Zan Tabak seguían vivos. Un robo de M.Bjelica, que finalizaba en contraataque y canasta de Cabezas, ponían al Caja Laboral a cinco puntos (51-56). Restaban seis minutos para finalizar el encuentro. Nocioni volvía al campo de la mejor manera, y una canasta de espaldas del argentino, reducía aún más la diferencia. Aunque, nuevamente, la película se repetía. Un triple de Langford alejaba en el luminoso al conjunto italiano.

Todo por decidir

Sin embargo, este no era el momento de venirse abajo. Y testigo de ello era el mate con rabia de M.Bjelica. El partido era ahora más intenso y emocionante que nunca. El Buesa Arena no cesaba en seguir animando con cánticos y gritos a su equipo, con ganas de más. Más canastas, más defensa, y sobre todo, más Euroliga.

Los jugadores parecían contagiarse de los ánimos de la grada, y la defensa del Baskonia era ahora más intensa que nunca. Un triple y un tiro libre de Lampe ponía el marcador en tablas a falta de dos minutos para concluir el encuentro (59-59). Apenas quedaba medio minuto y el choque seguía empatado, tras un intercambio de triples entre ambos equipos. Brad Oleson fallaba los dos tiros libres, pero otro rebote ofensivo caía, de nuevo, en majos del Baskonia. Era el momento de Heurtel, quien encestaba una canasta que daba la victoria a su equipo. El pabellón se venía abajo. Y el Caja Laboral puede seguir soñando con el Top16.