El Caja Laboral sigue soñando

Los de Zan Tabak vencen al Anadolu Efes en su campo y siguen más vivos que nunca en la Euroliga. Ahora, todo depende de lo que haga el Emporio Armani de Milán, y de la siguiente jornada. Por el momento, el Baskonia sí estaría dentro del Top 16, algo que hace escasas semanas parecía un milagro.

El Caja Laboral sigue soñando
Lampe defendiendo a Erden. | Euroleague, Getty
Anadolu Efes
76
91
Caja Laboral
Anadolu Efes: Vujacic (21), Erden (17), Shipp (5), Savanovic (7) y Lucas (4) --cinco inicial--; Farmar (2), Gonlum (4), Barac (-), Kuqo (3), Guler (8) y Balbay (5).
Caja Laboral : Nocioni (9), M. Bjelica (4), Heurtel (22), Oleson (9) y Lampe (17) --cinco inicial--; Cabezas (4), San Emeterio (4), Pleiss (8) y , N. Bjelica (9) y Kuseur (5).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la novena jornada de la fase regular de la Turkish Airlines Euroleague.

El balance no acompañaba, 6 derrotas frente a dos victorias. La posición en la tabla mucho menos, quintos y fuera -por el momento- del Top 16. Y ni tan siquiera el rival ni el campo para medirse eran los más idóneos, frente al Anadolu Efes a docimilio. Pero el Caja Laboral es ese equipo acostumbrado a tirar de garra en los momentos más difíciles apelando a la épica. Y una vez más lo ha vuelto a hacer. Se lleva un partido vital ante el equipo turco que los pone con un pie en el Top16. Aunque todavía hay dos factores a tener en cuenta: lo que haga el Emporio Armani de Milán y la siguiente jornada. Mientras tanto, el Baskonia sigue muy vivo y soñando. 

Aunque se preveía un encuentro intenso y emocionante, los primeros compases del partido no reflejaban la importancia que el choque requería, al menos para el Caja Laboral. A ambos equipos les ha costado entrar en el partido (0-4 min.6) y ha tenido que pasar más de la primera mitad del periodo para que, tanto el Caja Laboral como el Anadolu Efes, despertaran. Finalmente, pasados ya siete minutos, el juego empezaba a ser más dinámico y las canastas ya llegaban desde todas las posiciones (14-14).

La defensa turca apretaba cada vez más, y tras dos pérdidas consecutivas del Caja Laboral, el técnico croata se veía obligado a pedir tiempo muerto. Antes de que el parcial se hiciera más grande. Entonces, se sucedía un intercambio de canastas en unos minutos igualadísimos.

Apática primera parte

El Caja Laboral había aumentado en intensidad defensiva, pero en el conjunto turco se encontraba Sasha Vujacic, quien ya se había convertido en el máximo anotador del encuentro hasta el momento con 9 puntos. Las continuas faltas en ambos lados del campo no hacían más que ralentizar el juego. Las canastas se sumaban con cuenta gotas, y aunque minutos atrás los dos equipos hubieran despertado, ningún conseguía despegar del todo. Así, el Caja Laboral mandaba en el marcador por una pequeña ventaja (26-31).

El segundo periodo parecía ser un calco del primero. Bastaba que llegaran los últimos tres minutos, para que el juego imprimiera una mayor velocidad e intensidad. El juego interior baskonista, que estaba siendo superior al del conjunto turco, era la clave para mantener esos escasos puntos de ventaja que el Anadolu Efes todavía no había conseguido remontar (28-35). Para más inri, a los de Oktay Mahmuti tampoco les acompañaba el porcentaje en el tiro exterior, aunque dos buenas acciones en los últimos segundos del primer periodo, reducían la diferencia a cuatro puntos (34-38).

Baskonia, suma y sigue

Al inicio de la segunda parte, el partido ya empezaba a presumir de la importancia que conllevaba. La intensidad era cada vez más tangible, y las canastas llegaban con más asiduidad, aunque al Anadolu Efes todavía le costaba mejorar el porcentaje del tiro exterior. Así, cada tiro errado de los turcos era recuperado por los vitorianos que aprovechaban para correr e ir sumando y aumentando la distancia en el electrónico (39-47). Era desde el juego exterior donde ahora tiraba el Caja Laboral, con Heurtel y Brad Oleson como principales protagonistas. Mientras tanto, por parte del conjunto turco, era Vujacic quien intentaba tomar las riendas de su equipo para una posible remontada. Pero cada buena acción de los de Oktay Mahmuti era respondida por los vitorianos.

A pesar de la buena defensa del equipo turco, el Caja Laboral seguía llegando al aro y anotando en la mayoría de los ataques. Quedaban diez minutos de partido, y los de Zan Tabak veían cada vez más cerca el pase a la siguiente fase del campeonato. Ese Top 16 que hace escasas semanas parecía escaparse por segundo año consecutivo.

Al inicio del último cuarto, el Anadolu Efes se acercaba sin hacer apenas ruido. Por el momento, había conseguido reducir la diferencia de diez puntos (61-67). Pero la labor de Maciej Lampe bajo los aro estaba siendo fundamental. Así, dos robos consecutivos del Anadolu Efes, volvían a obligar a Tabak a pedir tiempo muerto (66-71). Tras el minuto, cinco puntos consecutivos de Heurtel volvían a dar vida y esperanza al Baskonia. Otra nueva embestida del equipo de Vitoria (66-77).

Sin embargo, el Anadolu Efes no se rendía y seguía tirando de gesta para intentar una posible remontada en los minutos finales que dejara fuera al Caja Laboral de la Euroliga. Pero apenas quedaban dos minutos, y eso se hacía cada vez más difícil. Los de Mahmuti tenían en frente a un equipo que no iba a dejar escapar un partido tan importante. Por su parte, Heurtel seguía siendo una pieza clave, y dirigía ahora a un equipo con solvencia.

A falta de medio minuto, el Anadolu Efes ya había dejado de intentarlo. La diferencia era insalvable. El Caja Laboral conseguía la tercera victoria de la Euroliga (76-91)frente al Anadolu Efes, y la segunda consecutiva. Seguía vivo, más que nunca.  

 

 

Foto: Euroleague, Getty