UCAM Murcia paga los platos rotos

El Bilbao Basket se ha deshecho del equipo murciano tras un partido en el que los treinta puntos anotados por el equipo vizcaíno pesaron mucho sobre los visitantes que no tuvieron tiempo de reponerse.

UCAM Murcia paga los platos rotos
BBB
98 75
UCAM

Las derrotas ante el Cajasol, que portaba el farolillo rojo, y el Baskonia escocían especialmente en Bilbao, y la llegada de UCAM Murcia a la capital vizcaína era perfecta para resarcirse de todos los males. Con un juego tranquilo y ordenado comenzó el recital del Bilbao Basket su recital en el primer cuarto.

Lamont Hamilton, queriendo resarcirse por la pérdida final en el derbi por la que la balanza se decantó por el lado vitoriano, comenzó arrasando al equipo murciano. Los 6 primeros puntos del conjunto local fueron para el pívot estadounidense , y el recital de Hamilton parecía no parar y se atrevía con lanzamientos desde la línea de tres.

Tras recibir un parcial de 20-6, Óscar Quintana se vio obligado a pedir un tiempo muerto que frenase la sangría que estaba recibiendo el equipo. Pero, pese a las instrucciones de su entrenador, los jugadores murcianos no pudieron contrarrestar los ataques locales que se escaparon en el marcador al término del primer cuarto (30-15).

Tras unos primeros 10 minutos totalmente dominados, los hombres de negro se relajaron en su entrada al parqué. Joseph Franch y Tillie eran la pesadilla del conjunto local y reducían la desventaja del Murcia a menos de 10 puntos (35- 27). No obstante, los hombres de negro no iban a dejar que el UCAM se viniese arriba, y con mano de hierro y un potente juego interior de Lamont Hamilton, la ventaja ascendió hasta los 14 puntos (43-29) con 4 minutos de juego en el luminoso.

El nerviosismo se asomaba en los rostros murcianos. El equipo visitante veía como el partido se le escapaba poco a poco antes incluso de comenzar el segundo cuarto. La lucha de Grimau, el juego exterior de Moerman y la potencia de Hamilton habían decantado la balanza del lado bilbaíno. Además, los visitantes tampoco parecían hacer un esfuerzo por llevar la igualada al marcador, ni siquiera la entrada en cancha de la estrella del equipo, Marcus Lewis, motivaba una reacción en el conjunto murciano, que se llevó al descanso una diferencia de 14 puntos.

En el tercer cuarto, la sentencia

Sin despeinarse, el Bilbao Basket era amo y señor del encuentro, y así lo hizo saber en el comienzo de la segunda mitad. El 57 – 40 con el que se imponían los hombres de negro tras 3 minutos jugados denotaba la facilidad con la que el equipo bilbaíno se estaba imponiendo al UCAM. La desesperación del equipo murciano iba en aumento con cada canasta del Bilbao Basket, y esto se podía comprobar en el juego a trompicones del conjunto visitante y en las faltas, que se incrementaban sin remedio del lado del UCAM.

La presión táctica que trataba de escenificar el equipo a las órdenes de Oscar Quintana, no inquietaban al Bilbao Basket que continuaba dominando con tranquilidad el encuentro. Una tranquilidad que bien le brindó una distancia de 22 puntos al final del tercer cuarto, que desmontaba totalmente cualquier posibilidad de victoria del UCAM Murcia.

Si la ventaja del Bilbao Basket era apabullante en el marcador, mayor se tornaba en cuanto a la valoración, que arrastraba un resultado de 110 – 45, una desventaja brutal.  Entretanto, los hombres de negro seguían a lo suyo, y por parte del UCAM Murcia, su única intención era maquillar un poco el resultado final para salvar lo poco que se podía salvar en cuanto a estadísticas se refiere.

Pero al final nada, ni la ventaja en el marcador ni el orgullo, nada de esto pudo recuperar un UCAM Murcia herido que marcha de Bilbao con una desventaja de 23 puntos que los deja más lejos aún del sueño de la copa. El Bilbao Basket, por su parte, escala posiciones en la clasificación y luchará por ser cabeza de serie en esta edición de la Copa del Rey.