Seguirá habiendo baloncesto en Valladolid, en LEB o ACB, y verlo costará menos que nunca

El presidente del Club Baloncesto Valladolid, José Luis Mayordomo, y el director general, David Yustos, han anunciado el precio único del abono para la temporada 2012/2013, 99 euros, el más barato de la historia de la entidad en comparación con el importe medio de temporadas pasadas

Seguirá habiendo baloncesto en Valladolid, en LEB o ACB, y verlo costará menos que nunca
A la izquierda David Yustos y a la derecha José Luis Mayordomo, sonriente minutos antes de la charla con los medios - Foto: Alberto Blanco Paredes

 

Vuelve a respirarse optimismo en el mundo del baloncesto pucelano, a pesar de las numerosas incógnitas que envuelven al principal club de la ciudad. Cualquiera que hubiese acudido a la cita informal convocada por los dirigentes de la Casa Morada habría dicho que aquel no era el ambiente que se esperaba en una entidad que ha perdido la categoría ACB.

El máximo dirigente del club, José Luis Mayordomo, mostraba una amplia sonrisa y su talante cordial inundaba la sala principal del Club de Empresas, reconvertida en comedor improvisado, en el que se ha servido un desayuno a los medios de comunicación. Yustos esbozaba un gesto más flemático y su tono era menos enérgico, pero igualmente se desprendía una gran confianza en sus palabras.

En este contexto informal, el presidente y el director general, han comentado los principales aspectos que atañen a la actualidad de la entidad, aunque ha habido tiempo para hablar de todo lo que afecta al baloncesto español, que atraviesa por un momento especialmente crítico debido a las dificultades económicas del país.

99 euros por ver baloncesto todo el año

El motivo principal de la conversación mantenida con los medios ha sido el anuncio de la campaña de abonados para la temporada 2012/2013, que supondrá una auténtica revolución en la historia del club. Se establece un precio único para el abono adulto, de 99 euros, con independencia de la zona del pabellón en la que se sitúe la localidad. Para los jóvenes aficionados que tengan entre 6 y 18 años y que se sienten en el Fondo Sur ese precio se verá reducido a la mitad, 49 euros.

David Yustos, quien junto con Virgilio Cifuentes, director de marketing, ha sido el artífice de la propuesta, ha explicado que el importe se ha fijado partiendo de un análisis de las recaudaciones obtenidas en pasadas campañas y que se espera igualar el nivel de ingresos por este concepto e incluso superarlo. Ha mostrado un cuadro comparativo en el que se recogen los precios de los abonos de todos los clubes de ACB y LEB, asegurando que los del CB Valladolid pasarán a ser “los más baratos”. Ello es cierto, salvo respecto al Grupo Iruña Navarra, cuyo abono más caro cuesta aún menos (80 euros).

En cualquier caso, se trata de una rebaja de precios espectacular, la mayor en la historia del club. El descenso en el importe de los abonos que se realizó en la campaña 2008/2009, cuando el equipo descendió a la LEB, fue en conjunto del 30%. El actual es mucho mayor, del 66% en cuanto al abono adulto mínimo – que era de 150 euros para los Fondos – y del 343% en relación al máximo – de 340 euros en Tribuna Baja –.

Mayordomo ha destacado que su intención es “llenar Pisuerga a reventar”. El máximo mandatario pucelano ha tirado de memoria histórica y ha reseñado que el baloncesto en Valladolid siempre fue un “espectáculo familiar, con los precios que ha habido últimamente era inviable para las familias acudir al baloncesto”. Sin embargo, con los nuevos precios vuelve a ser posible y el presidente ha indicado que su pretensión es que el socio se convierta en “nuestro agente comercial, pues por el precio de 340 euros que se gastaba antes ahora puede traer a dos familiares o dos amigos y todavía se ahorra 40 euros”.

Tanto Yustos como Mayordomo han lanzado un desafío al aficionado vallisoletano al baloncesto: “Ya no hay excusa para no venir”, ha declado el presidente. “Aunque podemos entender que se critique lo que hacemos, si aún con estos precios la gente no viene, es que a esta ciudad no le gusta el baloncesto”. Yustos ha sido aún más conciso: “Aquí es donde nos vamos a ver todos retratados, si no hay respuesta al menos veremos la masa social que tenemos”. La campaña comenzará el 15 de junio, fecha límite para que los clubes que ascienden de la LEB acrediten haber reunido el dinero exigido para su inscripción en ACB. De ese modo, el CB Valladolid tendrá en ese momento más o menos claro en cual de las dos categorías participará el año que viene.

La continuidad del CB Valladolid, asegurada

Por lo tanto, la principal conclusión de la charla, como ha comentado Yustos al finalizar la misma, es que “seguirá habiendo baloncesto en Valladolid el año que viene, sea en LEB o en ACB”. Después de todas las especulaciones surgidas a lo largo de la campaña ya finalizada sobre la desaparición del club, ese capítulo puede darse por cerrado.

Existe una apuesta por parte de los dirigentes actuales del club y por parte de su principal accionista, que no es otro que el Ayuntamiento de Valladolid, por la viabilidad del proyecto del CB Valladolid. Y ello con independencia de que en la próxima campaña el equipo juegue en la máxima categoría del baloncesto español o en la división de plata.

El presidente, en un tono vehemente, ha apelado como tantas otras veces a la función social que cumple la entidad morada, como “patrimonio deportivo de la ciudad”, radicada en la importancia que ha tenido históricamente el baloncesto en Valladolid encarnado en la entidad morada, que este año cumple 35 años. Además ha destacado que el club pertenece a la ciudad, puesto que su dueño es el Ayuntamiento.

Cuando se les ha preguntado por la posibilidad de que las dificultades económicas para cuadrar el presupuesto de este año truncaran la posibilidad de la continuidad, David Yustos ha sido muy claro: “Eso sucede en casi todos los clubes, si fuera así tendrían que tirar para atrás a la mitad de los equipos”. Mayordomo ha ido un paso más allá: “Seamos ACB o seamos LEB os puedo garantizar que si tenemos que dar una vuelta de tuerca al presupuesto la daremos”.

“Hay más posibilidades de que seamos ACB”

Precisamente lo que no se puede confirmar es si el equipo saldrá en LEB o en ACB, aunque Mayordomo es optimista en este sentido y destaca que “hay más posibilidades de que seamos ACB que de que no lo seamos”. Para justificar esa previsión, se ha referido a las grandes dificultades económicas por las que atraviesa España y el deporte de la canasta en particular.

El presidente ha destacado que parece improbable que en ese contexto las instituciones vinculadas a los clubes que ascienden desde la LEB desembolsen la cantidad de dinero que exige la ACB. Ha concretado más y ha hecho mención al caso concreto de Iberostar Canarias y a la apuesta que está realizando el Cabildo Insular para reunir los requisitos económicos: “Están haciendo un trabajo encomiable, pero se me hace muy cuesta arriba pensar que van a conseguir los 5 millones y medio que necesitan para la inscripción. Lo tienen muy difícil”. Pese a ello, ha expresado su “máximo respeto por el trabajo que están llevando a cabo”.

David Yustos ha profundizado aún más en estas cuestiones y ha señalado que hay otras entidades con muchos problemas y cuyo futuro es incierto: “El juez concursal hay dicho que no ve viabilidad en el proyecto de Alicante, Obradoiro tiene que hacer una ampliación del capital social y a Gran Canaria 2014 le han reducido la aportación de las instituciones, es un momento de convulsión económica y eso nos da esperanzas de poder jugar en la Liga ACB”.

Los dos representantes del CB Valladolid también han recordado que continúa abierta la vía de cerrar la Liga ACB, opción por la que ellos han pujado muy fuerte desde el principio. Mayordomo ha hecho una defensa contundente de esta posibilidad: “En los años pasados el baloncesto estaba en una situación irreal, es necesaria una liga cerrada”, añadiendo que esta afirmación es extensible al deporte en general: “Hay que hacer una reflexión, es importantísima una ley de mecenazgo, ahora mismo el deporte español no se sostiene”.

Todo lo demás en el aire

No solo el hecho de jugar en una u otra categoría supone una incertidumbre en el seno de la Casa Morada, sino que, fuera aparte de su continuidad, todos los demás aspectos encierran una auténtica incógnita. Desde el presidente hasta el utillero, nadie tiene asegurado un puesto en el club para la campaña próxima. El propio Mayordomo ha reconocido que ni siquiera sabe si él seguirá. Además, las dudas sobre si el equipo jugará en LEB o en ACB determinan todo lo demás, puesto que no se puede negociar con ningún jugador sin conocer ese dato. “¿Qué le podemos ofrecer ahora por ejemplo a Curtis Borchardt?”, ha preguntado retóricamente el presidente.

Tampoco puede asegurarse la continuidad del patrocinador principal, Rueda, aunque el presidente del club morado ha dejado entrever que en LEB es muy probable que siga aportando dinero, pero ni mucho menos tanto como hasta ahora. Aún así, José Luis Mayordomo tiene claro que "prefiero alguien local a una medianía nacional que aporte poco". 

Además, han salido a relucir en la conversación dos nombres propios, por la especial importancia que tienen en la parcela deportiva del club: Stephane Dumas y Roberto González. En cuanto al base francés, Mayordomo ha expresado confianza en su continuidad, puesto que “está casado con una vallisoletana” y su deseo en que así sea dado que “es el capitán y se le tiene un especial cariño”. Por lo que respecta al actual técnico, el máximo dirigente ha sido contundente al señalar que “tenemos muy claro que queremos que él sea el entrenador”, pero ha admitido que no depende exclusivamente de ellos, ya que “Roberto tendrá que mirar cuestiones familiares y de otro tipo”.

Un periodista de los presentes señalaba de forma socarrona, casi al final de la informal conversación: “Así que no tenemos entrenador, no tenemos directivos, no tenemos jugadores, no tenemos patrocinador, pero sabemos que el carnet es a 99 euros”. El comentario provocó la risa de todos los presentes, incluidos los dos dirigentes.

Aún siendo cierto el apunte que realizaba el compañero, no es menos cierto que, como han reiterado en varias ocasiones el presidente y el director general del CB Valladolid, la situación es mucho mejor de lo que lo era hace unos meses, cuando el clima que rodeaba a la entidad resultaba completamente desolador y el comentario generalizado apuntaba a que iba a dejar de existir. Ahora al menos se sabe que en Valladolid habrá baloncesto el año que viene, sea donde sea, y ello, a pesar de la nube de dudas, es mucho.