El CB Valladolid volverá a la ACB tras comunicar el Menorca su renuncia a subir

Menorca Básquet ha enviado un comunicado oficial hace unas horas en el que informa de su renuncia a participar en la Liga Endesa ACB, debido a la imposibilidad de reunir los requisitos económicos que exigía la asociación, por lo que su plaza será ofrecida al último clasificado de la temporada pasada, el Club Baloncesto Valladolid, mientras que la entidad menorquina podría desaparecer

El CB Valladolid volverá a la ACB tras comunicar el Menorca su renuncia a subir
Imagen del partido Blancos de Rueda Valladolid-Menorca Básquet de la temporada 2010/2011 - foto: telebision.com

Aparente fin al culebrón que ha estado reptando en el tejado de la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) desde que acabó la competición esta temporada, agudizado especialmente por la decisión tomada por Eduardo Portela el 15 de junio de ampliar el plazo para acreditar los requisitos económicos a Menorca Básquet.

Estas condiciones exigidas por la ACB, que en el caso del Menorca implicaban pagar 2 millones de euros correspondientes al fondo de regulación de ascensos y descensos, no pueden ser reunidas por parte de la entidad balear.

Así lo ha comunicado este mediodía el propio club a través de su página web, señalando que le ha sido imposible “cumplir con el ingreso en efectivo del depósito para el fondo de regulación de ascensos y descensos”. Tal circunstancia era un secreto a voces desde hacía días, pero el propio club lo ha confirmado hoy, último día del plazo concedido por Portela.

Esto abre las puertas de la Liga Endesa al Club Baloncesto Valladolid, colista de la competición, a quien le será ofrecida la plaza que Menorca Básquet había ganado en las pistas y que no ha podido certificar en los despachos. Exactamente lo mismo que ocurrió hace dos semanas en el caso del Iberostar Canarias, quien tampoco pudo hacer frente a las exigencias, por lo que su lugar fue ocupado por el Estudiantes, penúltimo clasificado de la pasada campaña.

Los dirigentes del club morado se enfrentan ahora a un panorama algo más halagüeño, trabajando para confeccionar una plantilla y un presupuesto sabiendo que el equipo participará nuevamente en la categoría de oro del baloncesto español. Sin embargo, ello no acaba con todos los problemas económicos, debido a la precariedad de recursos con los que cuenta la entidad pucelana por la deuda arrastrada y al hecho de que el principal patrocinador, la Denominación de Origen Rueda, comunicó hace días su decisión de no continuar siendo el promotor principal del club.

Sin embargo, en este último punto ha habido un acercamiento de posturas, según han informado, entre otros, El Día de Valladolid y El Mundo Diario de Valladolid, por lo que podría volver a establecerse el patrocinio, si bien con una aportación a la baja, aún no se conoce si cercana o lejana a la cifra de 525.000 euros que la D. O. otorgó al CB Valladolid en la temporada 2011/2012.

Por su parte, el futuro del Menorca Básquet es muchísimo más negro. Según se señala en el comunicado difundido por el club,no ha habido un compromiso en firme por parte de instituciones sociales o políticas que garantizaran la viabilidad del club. El citado documento concluye de forma lacónica: “Por tanto, el consejo de administración entiende que, en estas circunstancias, el proyecto del Menorca Básquet SAD no es viable y el órgano rector asume que los administradores concursales procederán a la liquidación del club en las próximas fechas”.

En otras palabras, los aficionados menorquines podrían quedarse sin equipo de baloncesto en los próximos días. Una auténtica desgracia deportiva que saca a la luz todas las vergüenzas de la ACB y del baloncesto español en general, y que, desafortunadamente, todo apunta a que no será el único caso de estas características que se producirá en el verano. Prueba evidente de que el modelo actual es insostenible.