Jhornan Zamora deja de pertenecer al CB Valladolid, que se queda con Nacho Martín como único jugador en plantilla

Jhornan Zamora deja de pertenecer al CB Valladolid, que se queda con Nacho Martín como único jugador en plantilla

El jugador venezolano ha alcanzado un acuerdo con la entidad pucelana para rescindir su contrato, después de los graves enfrentamientos surgidos entre ambas partes desde abril de este año, por lo que el equipo morado cuenta actualmente en su plantilla con un solo jugador, Nacho Martín, cuya continuidad tampoco está asegurada.

El barco vallisoletano sigue navegando sin rumbo hacia un destino desconocido y un no menos incierto porvenir. Después de la guerra entablada con la flota de la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB), que se resolvió finalmente con la readmisión del club de Pisuerga y su participación en la próxima Liga Endesa, no se había producido ningún movimiento ni en la proa ni en la popa de la embarcación morada. Hasta ayer, cuando un comunicado del club anunciaba la desvinculación de Jhornan Zamora.

El escolta venezolano rescinde de esta forma el contrato que le vinculaba al CB Valladolid y es libre de fichar por otro equipo. Era una solución lógica a la que tarde o temprano tenía que llegarse, después de los irreconciliables desencuentros que se habían producido desde abril, cuando el jugador fue expedientado por el club, al negarse a entrenar, decisión que justificó en el hecho de que no recibía su salario desde hacía meses.

No se conocen los extremos de la negociación llevada a cabo ni los términos del acuerdo celebrado entre el jugador y el club, ya que la nota de prensa era sumamente escueta. Igual de exigua que todo lo que rodea al equipo de Pucela.

Y es que, a poco más de un mes para que arranque la competición, el barco de los vallisoletanos carece de capitán, de timonel y prácticamente de tripulación. Nacho Martín es el único jugador de la plantilla, pero su contrato contempla una cláusula de salida si el jugador encuentra ofertas suculentas de otros clubes, por lo que su continuidad tampoco está clara.

En cuanto al técnico Roberto González, seguirá vinculado al CB Valladolid, pero ni mucho menos es seguro que lo haga como primer entrenador. Hay que recordar que el entrenador vallisoletano ocupó el puesto de segundo durante 10 años y que el hecho de que se convirtiera en técnico jefe fue fruto de muchas coincidencias, por lo que su participación como máximo responsable del banquillo pucelano depende única y exclusivamente de su decisión personal.

Algunos dicen que en realidad se están siguiendo los pasos previstos para confeccionar el equipo de cara a la próxima campaña. La prioridad es cerrar el patrocinio con la D. O. Rueda, en segundo lugar aprobar el presupuesto y en último lugar confeccionar la plantilla. Pero la realidad es que los morados son el único club ACB que no ha fichado a un solo jugador y que únicamente cuenta con una ficha profesional – la cual, como se ha dicho, también podría desaparecer –. Además, la campaña de abonados no ha recuperado el excelente ritmo que tenía antes de su paralización por la expulsión temporal de la ACB con la que fue sancionada la entidad pucelana.

Es de suponer que los dirigentes, encabezados por José Luis Mayordomo y David Yustos, y el Ayuntamiento de la ciudad, propietario del club, tendrán trazada una ruta clara para devolver al barco de regreso a Pisuerga, ya que ahora mismo lo único que ofrece es un aspecto de velero perdido inexorablemente por el océano.