El Blancos de Rueda Valladolid pierde su primer partido de pretemporada ante el CB Canarias (64-89)

El Blancos de Rueda Valladolid pierde su primer partido de pretemporada ante el CB Canarias (64-89)

El club morado fue vapuleado en el encuentro disputado en Salamanca ante el recién ascendido equipo tinerfeño, un conjunto ya hecho y que mantiene el bloque del año pasado, a diferencia de lo que ocurre con la plantilla vallisoletana, a la que le faltan piezas esenciales

El Club Baloncesto Valladolid echó finalmente a andar tras todo un verano plagado de dudas, contratiempos y rumores alarmantes sobre el futuro de una entidad que aún tiene los bolsillos muy maltrechos y que, en lo deportivo, se encuentra en una situación insostenible. 

Ayer los morados disputaron su primer partido amistoso de la pretemporada, pero fue un auténtico engaño. Como reconocía al final del choque Roberto González, únicamente sirvió para que los jugadores hicieran un primer contacto con la competición y así empezar el aclimatamiento físico. Todo lo demás se puede calificar como de esperpento. 

El Blancos de Rueda Valladolid tan solo cuenta con siete efectivos en su plantilla, por lo que se vio obligado a acudir a Salamanca con cuatro canteranos - Sarmiento, Arranz, Rodríguez y Astilleros -  y el joven interior francés Koffi. Lo que es peor, al equipo le faltan, entre otros, dos componentes tan básicos como son el base y el pívot titular. Así es complicado competir contra cualquier equipo de la Liga Endesa e incluso de categorías inferiores.

Debido a ello, el CB Canarias, que posee un bloque compacto y una plantilla completa, pasó por encima de un endeble conjunto morado, que solo aguantó el tipo mínimamente durante la primera parte, pese a que se fue al vestuario con una desventaja que ya superaba los 10 puntos (35-46). Cuando comenzó el tercer cuarto, hubo un tímido intento de reacción del Blancos de Rueda, que endosó a los tinerfeños un parcial de 7-0, y para de contar. Posteriormente el equipo morado entró en barrena y acabó perdiendo por esos bochornosos 25 puntos que marcó el tanteador final (64-89), aunque llegó a tener una desventaja de 27 puntos. 

Se salvaron por parte de los vallisoletanos Nacho Martín - el único jugador del año pasado que continúa en la disciplina pucelana -, que consiguió 14 puntos, David Navarro, que anotó 12 tantos y el alero ghanés Mohammed, autor de 11 puntos. Todo lo demás fueron buena voluntad e infinidad de problemas, especialmente en defensa. 

Por parte del CB Canarias, destacaron Rost (que se llevó el premio al mejor jugador del encuentro), Saúl Blanco, Guillén y Bibiá, aunque por encima de todo sobresalió el conjunto, que es, a día de hoy, lo que son los insulares, un equipo, a diferencia de los de Pucela. 

Esta semana se espera la llegada de los ansiados refuerzos a Pisuerga, al menos en ello confía el entrenador Roberto González. Más le vale al técnico tener razón, porque ahora mismo es imposible plantearse un enfrentamiento contra cualquier equipo que no acabe en paliza sonrojante.