Más sombras que luces: Análisis de la nueva plantilla del Blancos de Rueda Valladolid

En el siguiente texto se analiza la nueva plantilla del Club Baloncesto Valladolid, en la que ha cambiado absolutamente todo respecto al año pasado, a excepción de Nacho Martín, lo cual de por sí es un hándicap, si bien la llegada de los últimos refuerzos y la victoria ante el Lucentum Alicante en el último partido de pretemporada abren una puerta a la esperanza

Más sombras que luces: Análisis de la nueva plantilla del Blancos de Rueda Valladolid
El entrenador del Blancos de Rueda Valladolid, Roberto González cuenta con una plantilla que da pie a muchas dudas - foto: cbvalladolid.es

 La pelota comenzará a rodar para el CB Valladolid el domingo a las 12:30 en el Palau Blaugrana. Las prisas en las contrataciones, los problemas financieros, el cambio de presidente dejan en el alero un montón de preguntas, muchas de ellas sin respuesta. Sin embargo, algunos aficionados pudieron ver el pasado miércoles en el polideportivo de Íscar al plantel al completo, haciéndose una idea de lo que van a ver cada semana.

A continuación se desgrana puesto por puesto y jugador a jugador la plantilla con la que cuenta el Blancos de Rueda para esta campaña 2012/2013. 

Carencias en la posición de base

 El puesto de base es uno de los más desguarnecidos esta temporada. Alex Renfroe viene para ejercer de base titular. Es un jugador que ha militado en ligas menores europeas, criado en una universidad menor (Belmont), con la que solo llegó a primera ronda de la NCAA. Este base de 26 años posee buenas cualidades físicas, es rápido y potente de piernas y pese a no destacar en nada en particular, puede ejecutar todo el abanico de habilidades que se le pide a un base.

El puesto de segundo base debería ser ocupado por Cizauskas. Sin embargo, por lo visto en la pretemporada, el joven base cedido por el Zalgiris está muy lejos del nivel que se espera para un segundo base ACB. Juega comprimido, le falta decisión, velocidad y bote, por lo que muy posiblemente lo veamos ejerciendo de tercer base, relegado al banquillo gran parte de los partidos. Habrá que poner énfasis en los entrenamientos para elevar el nivel de esta joven promesa. Pese a que Navarro fue fichado como escolta, es de esperar que al final casi todos los minutos de los que disponga sean empleados en la dirección del juego morado, ejerciendo de base desde el banco, viendo que ese ha sido el rol que ha reservado para él en los encuentros de pretemporada Roberto González. 

No hay que olvidar por último al vallisoletano Antonio Izquierdo, que, pese a que no ha participado en los últimos partidos de pretemporada, en principio fue fichado para el primer equipo como relevo ocasional para las posiciones de 1 y 2. 

Una agradable sorpresa en el puesto de escolta

 Una de las grandes luces de la pretemporada del Blancos de Rueda ha sido Alhaji Mohammed, que ya se ha ganado un hueco entre los favoritos de la afición, con sus vuelos sin motor y su decisión cara al aro. Donde puede flaquear este jugador tan físico es en su tiro exterior, muchas veces inconsistente, pese a que en el último partido dio todo un recital, y en su mentalidad a veces excesivamente individualista.

Gracias a la experiencia de Jordi Grimau, la defensa de los escoltas más potentes de la liga está asegurada. Un jugador que destaca en dicho apartado y que conoce como nadie la ACB por su amplio recorrido. La ocupación de las esquinas y sus tiros librados también pueden ser un arma ofensiva a tener en cuenta.

En cuanto a David Navarro, el jugador proveniente de la liga LEB tendrá la mayoría de sus minutos en la posición de base, no obviando que su demarcación natural es la de 2, por lo que ayudará en la rotación de escolta cuando sea necesario. Un tirador sobrio que entiende bien el baloncesto.

El luchador O´Leary y el renqueante Tripkovic como aleros

En la posición de alero Roberto Gonzalez cuenta con dos jugadores totalmente distintos.

Por un lado el luchador O´Leary, capaz también de jugar de cuatro y fajarse con ala-pívots bajitos. Este jugador es un todo terreno. Sus carencias de calidad las suple con determinación y lucha, pudiendo jugar a lo largo de toda la cancha, si bien se siente más cómodo de cara a canasta, ejecutando con destreza el pick and roll y siendo un infatigable reboteador ofensivo. Todo garra.

Por otra parte, el técnico vallisoletano tiene a Uros Tripkovic. El jugador balcánico venía como referencia en esta posición. Sin embargo por lo visto en los últimos dos partidos de pretemporada su condición física dista bastante de ser la ideal. Uros se mueve con pesadez, como si sus caderas no le permitiesen dar esa explosividad que necesita un buen tirador como él. En defensa se le ve en ocasiones perdido, costándole mucho pasar los bloqueos al que le somete el equipo rival. Habrá que ver si este jugador puede alcanzar el nivel que tuvo antes de la lesión, pero a priori parece que una de las mayores sombras que posee el nuevo Blancos de Rueda, además del puesto de base, es de alero.

La posición de ala-pívot, lo mejor del equipo 

 Hay que señalar que las posiciones interiores rotarán bastante pues tanto Hunter como Nacho Martin pueden jugar tanto de cuatro como de cinco, aunque su posición natural sea la de ala-pívot. También O´Leary tendrá minutos en esta posición, cuando Roberto así lo crea oportuno, ya sea por faltas, por la escasez de centímetros del equipo rival o por la conveniencia de usar un quinteto bajito.

Othello Hunter viene con la vítola de fichaje estrella al CB Valladolid. Un jugador con un físico portentoso pese a sus 2,03 que aportará mucho en defensa. Con una determinación casi enfermiza en la ayuda, deberá cuidar su predisposición al tapón, evitando las fintas de los rivales. Su movimiento lateral de pies es excelente y puede cambiar en situaciones concretas de partido para defender a jugadores exteriores. El miércoles no se le vio jugar demasiado de espaldas a canasta, ya que su mejor arma es el pick and roll central y su tiro de cuatro o cinco metros. También puede sacar a su par a líneas exteriores para atacarlo después de bote, pues tiene un buen manejo de balón. Veremos varios alley-hoops de este jugador criado en Ohio State.

En cuanto a Nacho Martín, poco se puede decir que no se sepa ya del único superviviente del año pasado. Luchador infatigable, tiene una buena mano desde posiciones exteriores si cuenta con tiempo. Una de sus mejores cualidades es la lucha por el rebote. Ha de ser un jugador importante este año en las filas del Blancos de Rueda y tendrá que asumir aún más responsabilidad de la que aceptó la temporada pasada, puesto que la experiencia del equipo es notablemente inferior. Además, es el capitán del equipo y, junto con Izquierdo, el único vallisoletano, por lo que sobre sus hombros recaerán todas las facetas relativas a la unión del vestuario, relación con el técnico y con la plantilla y otros aspectos psicológicos y de integración. 

Edu Ruiz, viejo conocido de la afición vallisoletana, ayudará a Nacho en esta última faceta y Roberto González lo utilizará de vez en cuando para dar descanso a los hombres interiores. Edu es un ala-pívot que suele jugar en posiciones exteriores y tiene buena mano desde fuera. 

Sinanovic, un pívot que condiciona el sistema de juego

 La posición de pívot será ocupada por Nezdad Sinanovic, que presumiblemente saldrá desde el banco para dar descanso a Hunter. El bosnio nacionalizado español de 2,22 viene para dar al Valladolid ese juego de espaldas a canasta que tanto necesita y para enfrentarse a las torres de la liga. Sin embargo, la realidad es que un pívot como él condiciona en exceso el juego del Blancos de Rueda. Por esa razón su fichaje se desechó en primera instancia.

Su transición defensa-ataque es muy lenta, con lo que consume muchos segundos de posesión y a la hora de bajar a defender deja demasiado desguarnecida la defensa. Se le vio muy lento en el encuentro contra el Alicante en Íscar, algo blandito a la hora de atrapar el balón de sus compañeros y a la hora de defender a sus rivales cuando sale un poco de la zona. Sinanovic viene para aportar intimidación, rebote y puntos en el poste. Sin embargo, su rendimiento es una incógnita. Probablemente la afición pucelana se acordará bastante de Curtis Borchardt.

En resumen, muchas dudas en torno a un equipo el cual, no obstante, hay que tener en cuenta que se completó hace cuatro días. La Liga ACB arranca para el Club Baloncesto Valladolid con más sombras que luces, pero con un hilo de esperanza que, pese a ser muy fino, ya es mucho más de lo que presagiaban muchos seguidores morados hace una semana escasa.