El potencial ofensivo del Madrid machaca al Blancos de Rueda Valladolid en la segunda parte (75-100)

El equipo de Pablo Laso se impuso con contundencia a un conjunto pucelano que venía crecido tras su victoria en tierras catalanas y que dio guerra a los merengues durante la primera mitad, pero la calidad de los blancos y su acierto desde el triple, sobre todo de un excelente Mirotic, acabó con las esperanzas vallisoletanas

El potencial ofensivo del Madrid machaca al Blancos de Rueda Valladolid en la segunda parte (75-100)
Nacho Martín defiende a Mirotic, el mejor del Real Madrid en su victoria ante el Blancos de Rueda Valladolid (75-100) - foto: elmundo.es

Volvió la ACB a Pisuerga después de varios meses de ausencia y de incertidumbre. Regresó con la alegre resaca de la machada obtenida por el Blancos de Rueda Valladolid ante el FC Barcelona Regal y, a pesar de ello, con un aspecto, si no desolador, sí bastante apagado en cuanto a la afluencia de público se refiere. En Valladolid parece que el baloncesto de alto nivel ya no engancha, porque el club ha hecho todo lo posible para que la gente se abone y el equipo ha dado buenos motivos para confiar en él. Habría que buscar las causas por las que esto ocurre, pero eso sería objeto de análisis en otro lugar.

Ahora toca contar la abultada derrota del Club Baloncesto Valladolid ante el Real Madrid. Los morados no pudieron repetir la hazaña, si bien el resultado es algo engañoso porque los vallisoletanos plantaron cara a los merengues durante toda la primera mitad y resistieron con alguna opción hasta el último cuarto, donde se desinflaron definitivamente. 

Festival ofensivo de ambos conjuntos en la primera parte

Durante los primeros 7 minutos del primer cuarto el Real Madrid observó atónito el acierto desmesurado de los morados en ataque. Sinanovic desde media distancia, como hiciera en el Palau, y Tripkovic desde la línea de 3, dinamitaron la defensa blanca. Por el contrario, el Madrid estaba atascado en ataque, merced a las variantes continuas propuestas por Roberto González. Ahora en zona, ahora en individual, ahora en zona mixta, el equipo merengue no daba con la tecla para derribar esas resistencias. El resultado, 21-14.

Los cambios en el quinteto del Blancos de Rueda abrieron la veda de la remontada madridista. Mohammed no estuvo acertado durante sus primeros minutos en la pista de Pisuerga y los árbitros tampoco contribuyeron demasiado con su empeño en pitar cualquier contacto. El primer cuarto acabó igualado (23-24).

El segundo cuarto empezó mal para los intereses vallisoletanos. El Real Madrid sacó a relucir todo su buen hacer ofensivo y se puso rápidamente 7 arriba (24-31). Sin embargo, el CB Valladolid de este año tiene alma. Ya lo demostró el domingo en Barcelona remontando 17 puntos de desventaja y lo volvió a hacer en este momento difícil de partido, endosando un parcial de 7-0, con O´Leary asumiendo el protagonismo anotador.

El Real Madrid ya había empezado a carburar en ataque y los morados no parecían capaces de oponer una resistencia en defensa. Por ahí vinieron los problemas locales en este segundo cuarto. Fue una sangría desde la línea de 3, similar a la que le estaban infringiendo los de Pucela a los merengues. Pero en la guerra de triples, los de Pablo Laso tienen siempre las de ganar contra cualquier equipo. Sobre todo cuando Rudy Fernández se enchufa a los partidos, como sucedió en el último tramo de esta primera mitad.

Después de que el equipo morado fuese haciendo la goma, anulando ventajas de 6 y 7 puntos de los visitantes, finalmente los blancos se fueron al vestuario con un resultado a favor de 44-51, si bien antes de finalizar ese segundo parcial hubo que lamentar una polémica decisión arbitral perjudicial para el Blancos de Rueda, ya que los colegiados no se atrevieron a expulsar a Mirotic, el cual soltó claramente un manotazo en la cara de O´Leary, quien había enervado previamente al conjunto madridista por celebrar de forma excesivamente eufórica un tapón espectacular colocado a Felipe Reyes. 

El festival de triples del Madrid y Mirotic acaban con la ilusión pucelana

Un Mirotic que, salvo ese mal gesto, acabó con matrícula de honor, logrando 46 de valoración precisamente. Fue el jugador más acertado de los blancos, anotando un triple detrás de otro, si bien es cierto que con no demasiada oposición por parte de la defensa del Blancos de Rueda, que bajó muchísimos enteros en intensidad durante el tercer cuarto. Roberto González apostó por la zona como hiciera contra el Barcelona, pero en esta ocasión no le salió bien. Desde la línea de tres el equipo madridista es casi infalible.

Al nacionalizado español le secundaron Carlos Suárez y un Sergio Rodríguez que, además de excelente director de juego, parece un experto triplista desde finales de la temporada pasada. El equipo blanco rompió el partido y se puso 19 arriba en el ecuador del tercer cuarto. Parecía todo decidido, pero un último arranque de garra morado permitió que el electrónico luciera un 57-71 aún no definitivo a la conclusión del tercer período, si bien también gracias a una clara relajación por parte de los madridistas, que apenas anotaron una sola canasta en los últimos 5 minutos de ese cuarto.

Fue un espejismo, porque el último cuarto se convirtió en una odisea para los morados, pese al excelente comportamiento de su afición que, recompensándolos por el partido ganado en Barcelona, no dejó de aplaudir a los suyos, incluso ante los errores de bulto en forma de pérdidas de balón. El Madrid alcanzó una ventaja de 22 puntos en el minuto 35 y sentenció definitivamente el choque. Los últimos 5 minutos únicamente sirvieron para ver el debut de Cizauskas y de Antonio Izquierdo, los dos jóvenes bases del Blancos de Rueda en los que Roberto González aún no confía para la rotación habitual. 

75 - Blancos de Rueda Valladolid (24+20+13+18): Renfroe (9), Tripkovic (10), O'Leary (14), Martín (15), Sinanovic (12) -cinco inicial-, Grimau (3), Edu Ruiz (-), Mohammed (2), Navarro (8), Cizauskas (2) e Izquierdo (-).

100 - Real Madrid (23+28+20+29): Carroll (10), Llull (15), Rudy Fernández (7), Slaughter (-), Mirotic (26) -cinco inicial-, Begic (8), Reyes (8), Sergio Rodríguez (12), Pocius (5), Suárez (5), Draper (4) y Hernangómez (-).

Árbitros: García González, Cortés y Rodríguez. No hubo eliminados.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la segunda jornada de Liga Endesa, disputado en el pabellón Pisuerga ante 4.000 espectadores.