Assignia Manresa – Blancos de Rueda Valladolid: el equipo de Pucela empieza su liga ante un Manresa en horas bajas

Assignia Manresa vs Blancos de Rueda Valladolid // Nou Congost // Domingo 21 de octubre 19:00h // Sin TV // Un duelo clásico de la ACB entre dos de los equipos a priori llamados a luchar por evitar las plazas de descenso, que viene marcado por la incógnita del rendimiento que puede ofrecer el Blancos de Rueda ante un equipo de la zona media-baja y por el mal momento que atraviesa el conjunto catalán, que ha empezado la competición con tres derrotas ante rivales de su mismo nivel

Assignia Manresa – Blancos de Rueda Valladolid: el equipo de Pucela empieza su liga ante un Manresa en horas bajas
Imagen del partido Blancos de Rueda Valladolid - Assignia Manresa de la temporada 2010/2011 (Foto: lainformacion.com)

El partido que enfrentará el domingo al conjunto de Valladolid y al de Manresa puede perfectamente ser calificado como clásico ACB, dada la cantidad de ocasiones en las que se ha disputado un choque entre dos equipos que han participado en la mayoría de las ediciones de la ahora conocida como Liga Endesa.

Balance favorable a los de Manresa

Todos los aficionados al baloncesto en España recuerdan a los míticos Forum Valladolid y TDK Manresa, que fueron los nombres comerciales de ambos clubes durante muchos años. El conjunto pucelano mantiene su eterno color morado y el manresano el tradicional rojo de su indumentaria, aunque actualmente con mucha mayor preeminencia del blanco. El espíritu de equipos modestos que ocasionalmente han tenido otras aspiraciones –habitualmente excesivas y por encima de sus posibilidades, sobre todo en el caso de los pucelanos– también permanece inalterable.

Los duelos entre ambos conjuntos en tierras manresanas tienen saldo favorable a los locales (16-10), si bien los vallisoletanos encadenaron una buena racha de tres triunfos consecutivos entre las temporadas 2007/2008 y 2010/2011, el cual se vio truncado el año pasado, cuando los catalanes se impusieron por 80-75.

Este clásico entre modestos, pero clásico a fin de cuentas, no tiene los focos de atención puestos sobre él como sucede cuando actúan otros conjuntos de mayor presupuesto y repercusión mediática, algunos de los cuales no han estado tantas campañas en ACB como el CB Valladolid y el Bàsquet Manresa. Las televisiones también han decidido ignorar el partido, y ninguna lo emitirá.

Mayor necesidad para el Assignia Manresa

Si bien el duelo ha sido marcado como prioritario en el calendario de ambos equipos, puede afirmarse que el conjunto catalán acude al mismo con mayores urgencias. Ha perdido los tres primeros choques de la temporada, ante rivales considerados de la zona media-baja, como son Obradoiro Blusens Monbus, Herbalife Gran Canaria y Fiatc Mutua Joventut. Además, en los tres ha caído derrotado con contundencia.

No hay que olvidar que el equipo manresano ha perdido una gran cantidad de jugadores importantes que contribuyeron a que la temporada anterior el conjunto catalán rozara la clasificación para los play-offs por el título, como Justin Doellman, Micah Downs,  Román Montáñez o Sergiy Gladyr. Siguen contando con el veterano base Javi Rodríguez, con el solvente pívot Josh Asselin y con el atlético Hanga, pero parece evidente que han perdido potencial. El técnico Jaume Ponsarnau aún no ha logrado que los recién llegados aportaran lo que se espera de ellos, si bien Ramsdell y DeVries apuntan buenas maneras. También ha realizado un papel aceptable en los primeros encuentros Salva Arco, jugador cuyo fichaje fue curiosamente solicitado por el entrenador vallisoletano Roberto González este verano.

Esa gran duda llamada Blancos de Rueda Valladolid

Por el lado vallisoletano, la incógnita sobre el rendimiento que puede ofrecer el equipo en tierras catalanas es toda una incógnita. El capitán Nacho Martín afirmaba el martes que “ante el Manresa se puede decir que comienza nuestra liga”, algo que fue matizado por Roberto González durante la rueda de prensa previa del viernes. “Es una plantilla más próxima a nuestro nivel, pero gracias a que el Madrid y el Barcelona también juegan en esta liga, nosotros tenemos una victoria”.

Lo que está claro es que, como apuntaba el entrenador durante la comparecencia, no se ha podido observar el verdadero juego que puede desplegar el equipo vallisoletano, al menos de una forma continua. La victoria ante el Barcelona o la paliza sufrida contra el Unicaja no pueden servir de parámetros reales para juzgar el comportamiento que es capaz de mostrar el conjunto morado en la pista. Ambos eran equipos muy superiores al pucelano y, mientras que en el choque frente al Barça Regal se dieron circunstancias muy específicas y de tinte casi épico, en el disputado la semana pasada en el Martín Carpena de Málaga el equipo posiblemente se relajara más de la cuenta o bajara los brazos antes de tiempo al ver el vendaval que se le estaba viniendo encima.

Roberto González destacó que sus pupilos necesitan, ante todo, regularidad y continuidad, ya que habían jugado tres cuartos buenos contra el Barça, dos frente al Madrid y uno contra el Unicaja. El técnico pucelano a buen seguro estará temiendo que continúe esta tendencia y que sus jugadores no sean capaces de realizar ni un solo parcial en condiciones ante el conjunto de Manresa.

El factor psicológico más importante que los detalles tácticos

Se une la imperiosa necesidad del Assignia Manresa de ganar este partido a la exigencia que tiene el Blancos de Rueda Valladolid de demostrar que es capaz de competir de tú a tú con equipos más o menos parejos a su nivel. Eso hace que el partido tenga contenga una carga psicológica importante. Ambos equipos estarán presionados, si bien más el manresano debido a que actúa ante su público.

Por ello será clave minimizar errores, evitar que las pérdidas sean excesivas –ambos equipos tienen muchos problemas en este sentido– y controlar el aspecto de las faltas. En este sentido, el pívot morado Othello Hunter ha declarado esta semana que no hay que dar excesiva importancia a la rapidez con la que cometió las cinco personales en su debut frente a Unicaja: “Puedo hacer cosas diferentes para defender a los pívots grandes como utilizar mi capacidad atlética o mi velocidad”.

En cuanto a los aspectos tácticos, el rebote puede ser una de las claves más relevantes, ya que los vallisoletanos lideran esa estadística, mientras que, por el contrario, los manresanos son el peor conjunto en rechaces. Será importante también la defensa vallisoletana, que funcionó muy bien contra el Barcelona y muy mal frente a Real Madrid y Unicaja. Habrá que ver si Roberto González vuelve a optar por la zona 2-3 que tanto atascó al equipo azulgrana. Por su parte, el conjunto catalán se vio acribillado a triples la semana pasada por parte del Joventut, destacando el verdinegro Ehambe, que recibió continuamente solo en la esquina y machacó a los granas.

Tanto manresanos como vallisoletanos afrontan el encuentro sin bajas, por lo que ambos técnicos podrán contar con la totalidad de sus plantillas. Un choque que será especial para los morados Jordi Grimau y David Navarro, que vuelven a la que fue su casa – en el caso del alero durante cuatro temporadas – y también para Carles Marco, quien fuera base del CB Valladolid y que hoy en día es técnico asistente del Bàsquet Manresa.