El Blancos de Rueda Valladolid se impone al Manresa en un partido no apto para cardíacos

El equipo de Pucela logró una importantísima victoria ante un rival considerado como directo en la lucha por eludir el descenso, gracias a una segunda mitad formidable que arregló el desaguisado defensivo del Blancos de Rueda en la primera, donde recibió la friolera de 56 puntos.

El Blancos de Rueda Valladolid se impone al Manresa en un partido no apto para cardíacos
Victoria del Blancos de Rueda Valladolid en la pista del Assignia Manresa, con Nacho Martín y Renfroe como jugadores destacados (foto:acb.com)
Assignia Manresa
81 83
B. de Rueda Valladolid
Assignia Manresa: (27 + 29 + 9 + 16) Rodríguez (0), DeVries (26), Palsson (3), Yanev (2), Asselin (19) - quinteto inicial - Hanga (4), Hernández (9), Ramsdell (5), Salva Arco (9), Arteaga (4)
B. de Rueda Valladolid: (21 + 24 + 20 + 18) Renfroe (7), Grimau (16), Mohammed (6), Nacho Martín (12), Hunter (9) - quinteto inicial - Navarro (4), Tripkovic (16), O´Leary (10), Sinanovic (12), Cizauskas (2)
ÁRBITRO: Arteaga, Bultó y Sacristán
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a al cuarta jornada de la Liga Endesa disputado en el Nou Congost de Manresa

Máxima tensión la que había en el Nou Congost antes del encuentro. Un equipo local muy necesitado, ansioso por lograr la primera victoria en la Liga, y un Blancos de Rueda Valladolid sobre el que se había repetido hasta la saciedad que comenzaba su verdadera competición. Como no podía ser de otra manera, el partido fue de infarto y se decidió en los últimos instantes. 

Vendaval de puntos y de triples de Assignia Manresa

Los primeros 20 minutos estuvieron marcados por la exhibición ofensiva del equipo local, que logró 10 triples de 19 intentos. DeVries era una pesadilla desde la línea exterior y Asselin machacaba a los morados en la media distancia y en la pintura, llegando al descanso a los 19 puntos y 22 de valoración. 

En ataque las cosas no iban tal mal para el Blancos de Rueda Valladolid, dado que consiguió anotar 45 puntos en esos dos primeros parciales, con Renfroe, Sinanovic y Nacho Martín como principales estiletes. Sin embargo, cometió 10 pérdidas, lo cual fue duramente castigado por parte del Bàsquet Manresa. Solo en el rebote parecían irle bien las cosas al equipo de Roberto González, superando 17-13 en número de rechaces al conjunto catalán. 

Estaba claro que tenían que cambiar muchas cosas en el descanso si el cuadro morado quería tener opciones de vencer en el Nou Congost, pues con la progresión de puntos en contra con la que se fue al vestuario era casi imposible que pudiera ganar. Roberto introdujo como variación táctica durante el segundo cuarto a dos bases en cancha, al joven Cizauskas y a Renfroe. 

Segunda mitad espectacular del Blancos de Rueda Valladolid

¿Un equipo puede cambiar radicalmente tras el vestuario? Está claro que sí, a tenor de lo que ocurrió en el Nou Congost. No solo el conjunto morado varió ostensiblemente, realizando un partido muy serio en defensa durante el tercer y cuarto parciales, sino que también el Manresa empeoró muchísimo sus prestaciones ofensivas. Especialmente el tercer período, en el que solo fueron capaces de anotar 9 puntos, condenó a los de blanco y rojo, que además comenzaron a cometer pérdidas. 

Entre tanto, el Blancos de Rueda Valladolid, a la chita callando, se fue acercando en el marcador, consiguiendo la igualdad por primera vez en muchos minutos antes de que finalizara el tercer cuarto (63-63). Sinanovic se hizo dueño de la pintura, Nacho Martín estuvo muy acertado en los momentos clave y Tripkovic, pese a su exceso de individualismo, fue también muy importante para la remontada. Mención aparte merece la excelsa dirección de Renfroe, que acabó el encuentro con 4 asistencias. Fue importantísima la superioridad en el rebote del Valladolid y también el que los de Roberto González consiguieran minimizar las abundantes pérdidas cometidas en los primeros 20 minutos. 

El último cuarto fue no apto para cardiacos. La igualdad máxima, con mínimas ventajas de uno y otro lado, fue la constante. Nadie se despegaba en el marcador más de dos puntos y el choque estaba abocado a la agonía de los finales apretados y al acierto en los tiros libres. En esa encrucijada, el Blancos de Rueda Valladolid estuvo más inspirado y supo mantener mejor la sangre fría, llevándose el partido por 81-83. 

Una victoria que sabe a gloria en tierras pucelanas, porque supone sumar 2 en su casillero, que es mucho más de lo que se soñaba por Pisuerga hace un mes, y que hunde al Assignia Manresa en la clasificación, junto con CB Canarias, Lagun Aro y Fuenlabrada, los otros tres equipos que aún no han conseguido ningún triunfo en esta Liga Endesa.