CB Valladolid Noticias

Los detalles condenan al Blancos de Rueda Valladolid (70-76)

Los detalles condenan al Blancos de Rueda Valladolid (70-76)

El Bilbao Basket ha vencido al equipo vallisoletano en un partido en el que los bilbaínos cometieron menos errores y que estuvo marcado por la intensidad defensiva de ambos equipos, sobre todo la de los bilbaínos, que incomodaron el ataque de los de Roberto González en todo momento y les hicieron cometer excesivas pérdidas

B. de Rueda Valladolid
70 76
Gescrap Bilbao Basket

Pisuerga recibió a uno de los equipos fuertes de la competición, el Bilbao Basket, y el público local afrontó el choque con menos frialdad que el día del Real Madrid, posiblemente animado por las dos victorias a domicilio de su equipo, pero tampoco vistió Pisuerga de gala. Bilbao Basket estuvo muy bien arropado por sus seguidores, aunque fueron menos que en temporadas pasadas. La hinchada vasca no paró de cantar durante todo el choque y ganó su particular batalla al público vallisoletano.

Los dos equipos trataron de calentar a la grada con un partido muy intenso, que era una de las claves fundamentales, tal y como señalaba la previa de Vavel. Un encuentro en el que se cometieron muchos errores. Los vascos estuvieron un puntito por encima en este sentido, fallaron menos que los pucelanos, y eso les hizo llevarse el partido.

Bilbabo Basket, claro dominador de la primera parte

El Bilbao Basket salió con las ideas muy claras. Una defensa intensa que incomodaba cada ataque del Blancos de Rueda Valladolid. Tuvieron que pasar tres minutos para que Mohammed anotara los primeros 3 puntos del Pucela. En el ecuador del primer cuarto, los hombres de negro – hoy de gris – dominaban por 3-9 en el marcador, gracias principalmente al buen hacer de Mumbru, que atraía a la defensa local y dejaba solos a sus compañeros interiores. Roberto González pidió tiempo muerto y cambió la defensa a zona, lo cual no hizo que mermara la producción anotadora de los bilbaínos, que metían canastas con facilidad cerca del aro, con jugadas high-low entre Hervelle y Mumbrú y continuos cortes que rompían la zona vallisoletana. Se llegó a una diferencia de 11 puntos.

Tuvieron que entrar Tripkovic y Sinanovic, dos de los héroes de Manresa, por unos desacertados Hunter y Mohammed, para que el panorama cambiara. La zona de Roberto cuando Sinanovic está en pista sí funciona y los vascos comenzaron a atragantarse frente a ella. Los morados recortaron la diferencia a 6, 13-19, resultado con el que concluyó el primer cuarto.

El segundo cuarto comenzó por los mismos derroteros. El equipo morado se afianzaba en la cancha y el Bilbao Basket cada vez tenía más problemas para anotar (18-21). Se sucedieron unos minutos en los que los dos conjuntos aumentaron su intensidad y las faltas personales crecieron por ambos bandos. El público vallisoletano despertó de su letargo y protestó airadamente un par de decisiones arbitrales señaladas contra Sinanovic (una falta y unos pasos). En esa guerra de guerrillas, los de Katsikaris siempre se han movido como pez en el agua. Además, la salida de Raúl López, que está en un excelente momento de forma, los reactivó en ataque y cogieron una nueva ventaja (24-34).

Roberto González realizaba continuos cambios en la posición de base y estaba dando más minutos a Cizauskas que en otros partidos, pero ni con él ni con Renfroe parecían los de Pucela encontrar un camino fácil al aro, salvo Tripkovic. No hubo muchos cambios desde ahí hasta que los jugadores enfilaron los vestuarios. El Blancos de Rueda atascadísimo en ataque y los bilbaínos destrozando una y otra vez la débil defensa vallisoletana. Vasileiadis se erigió en artillero principal de los vascos en este último tramo de primera mitad, que finalizó por 31-43.

El corazón del Blancos de Rueda Valladolid rozó un nuevo milagro

La puesta en escena del Blancos de Rueda tras el descanso fue inmejorable. Un 6-0 de parcial merced al buen hacer de un inmenso Sinanovic, tanto en defensa como en ataque. A los dos minutos, el electrónico marcaba un 37-43 y posesión de los morados, y Katsikaris pidió tiempo muerto. Raúl López de nuevo a escena. Una canasta suya rompió el parcial. El técnico de los hombres de negro cambió la defensa y los morados volvieron a atascarse en ataque. Se produjo la jugada tonta del partido, con sendos fallos en mates fáciles de Hamilton y Sinanovic y los bilbaínos tomaron otra vez 10 puntos de renta (41-51). Los pucelanos, siempre haciendo la goma, volvieron a pegar otro tirón y se acercaron a cinco (49-54).

Se entró en una fase algo extraña, con dos equipos bastante dubitativos, ahogándose mutuamente en defensa, cometiendo bastantes pérdidas de balón y que no acababan de hallar opciones claras para anotar. Así se llegó a la conclusión del tercer cuarto, con todo por decidir (49-56), pero con la sensación de que el Blancos de Rueda Valladolid estaba yendo excesivamente a remolque y que el Bilbao Basket podía decidir el partido en cuanto subiera un poco el nivel.

Arrancó el último cuarto y la "zona González", como alguno ya la llama en Pisuerga, se convirtió el ataque bilbaíno en una tortura. Ni Mumbrú ni Vaseilaidis acertaban desde la línea de tres. El problema era que la defensa individual de Katsikaris estaba ahogando también a los de Pucela, que sumaban prácticamente una pérdida por cada nuevo ataque. La afición local comenzó a rugir. Y en esta tesitura, Bilbao Basket encontró su desatascador en Hamilton, que anotó 6 puntos seguidos y calló al público. Un triple de Vasileiadis y la incapacidad morada para encestar parecían matar definitivamente el encuentro a falta de menos de tres minutos (56-67).

Pero el Blancos de Rueda está demostrando este año una fe y una capacidad de lucha impresionantes. Una remontada liderada por Tripkovic (el mejor de los vallisoletanos hoy) hizo creer en un nuevo milagro. Y de hecho estuvo a punto de producirse, pero Grimau falló un triple a falta de 10 segundos que hubiera puesto a uno a los vallisoletanos. El público se puso a apretar con verdadero convencimiento quizá demasiado tarde. Aún falta para que este equipo se gane su confianza de una forma incondicional. Con partidos como el de hoy esto sucederá. Poco a poco.

Al final del encuentro, la tradicional buena sintonía entre las dos aficiones, que viene de muy atrás, creó un clima excelente para la despedida de Pisuerga. Gritos de “Pucela, Pucela”, procedentes de la hinchada bilbaína y de “Bilbao, Bilbao” desde la zona de los Pucelaikos, pusieron el colofón a un partido disputado, pero en el que se demostró que Bilbao Basket es superior a este combativo Club Baloncesto Valladolid.

Ficha técnica:
B. de Rueda Valladolid: (13+18+18+21): Renfroe (9), Mohammed (3), Grimau (-), Nacho Martín (10), Hunter (3) – quinteto titular – Navarro (-), Cizauskas (1), Tripkovic (24), O´Leary (10), Sinanovic (10)
Gescrap Bilbao Basket: (19+24+13+20): Zisis (4), Vasileiadis (24), Mumbrú (10), Hervelle (4) y Hamilton (12) - cinco inicial- Raül López (14), Pilepic (-), Grimau (4), Rakovic (4) y Moerman (-)
MARCADOR:
ÁRBITRO: Conde, Pérez Pérez y Martínez Fernández. Eliminaron a Renfroe por 5 faltas
INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la Jornada 5 de la Liga Endesa disputado en el Polideportivo Pisuerga de Valladolid, con cerca de trescientes aficionados bilbaínos en la grada