El CAI Zaragoza arrolla a un Cajasol sin alma

Los de Abós pasan por encima del Cajasol. Incluso a medio gas, el equipo local no tuvo problemas para deshacerse de los de Aíto. La situación del equipo sevillano pasa de castaño a oscuro. Los 12 triples de los locales hablan claro de la nula defensa del Cajasol.

El CAI Zaragoza arrolla a un Cajasol sin alma
CAI Zaragoza
86
55
Cajaso
CAI Zaragoza: Van Rossom(8), Roll(12), Stefansson(5), Aguilar(4), Norel(12)- cinco inicial-, Jones(12), Rudez(21), Llompart(-), Marín(2), Fontet(5), Toppert(5).
Cajaso: Satoransky(14), Sastre(-), Dozier(13), Triguero(8), Asbury(4)- cinco inicial-, Tepic(2), Burjanadze(2), Corrales(-), Balvin(2), Bogdanovic(3), Holland(7).
MARCADOR: Parciales: 21-16 / 19-12 / 22-15 / 24-12
ÁRBITRO: Hierrezuelo, Castillo, Manuel
INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la jornada 8 de la Liga Endesa, disputado en el pabellón Príncipe Felipe ante 8100 espectadores.

El equipo maño sin apretar el pistón ha sido capaz de endosarle 86 puntos a un equipo ACB. 12 triples, con actuación estelar de Rudez (4/6) para terminar con 21 puntos,han servido para redondear una mañana brillante. Anotaron todos los jugadores que disfrutaron de minutos,excepto Llompart. Incluso tuvo su momento el chaval Javier Marín. Magnífica actuación de su equipo en general, majestuosa victoria para disfrute de la parroquia maña. Hasta ahi todo perfecto. Pero, ¿qué "equipo" tenía en contra? Un Cajasol moribundo, que se pasea por las canchas españolas, y unos jugadores sin alma que van a lo suyo. La valoración lo dice todo. 115-31. 

El CAI quería imponer su ley desde el primer momento. Parcial de inicio de 5-0, aunque Dozier y Satoransky intentaban evitar que el conjunto local se fuera en el marcador. Norel estaba fino en la pintura (6 puntos en los primeros 10 minutos). Los rebotes ofensivos(6) mantenían vivo al conjunto de Aito al final del primer parcial (21-16). Aunque el CAI no estaba haciendo un gran baloncesto, la nula defensa cajista ofrecía muchas facilidades a la hora de anotar. El segundo cuarto empezaba con un intercambio de canastas (25-20),que duraba poco, ya que un triple de Roll colocaba 11 arriba a su equipo a tres minutos de llegar al descanso. Aíto paraba este parcial con un tiempo muerto. Ese parón no le sirvió a sus pupilos de mucho. Holland realizaba acciones sin pies ni cabeza. El CAI jugaba a sus anchas en ataque. Sato intentaba mantener con vida a los suyos en el partido, pero se encontraba solo ante el peligro. Al descanso 40-28. Cinco triples anotados ya por el equipo local.

En la reanudación, lejos de reaccionar el Cajasol, los guarismos ascendiían. Una canasta de Norel ponía el 48-32. El partido se convertía poco a poco en un festival del CAI Zaragoza. Aguilar se sumaba a la fiesta con un triple, el octavo del equipo en el partido. Rudez, con 16 puntos en 30 minutos, continuaba con la muñeca caliente. Todos aportaban, el pabellón disfrutaba... y los jugadores del Caja seguían a lo suyo, es decir, a no defender y a atacar sin cabeza. La valoración ya daba miedo al final del tercer cuarto (83-27). 

El último periodo fue muy alegre para unos y horrible para otros. Hasta Jones metía triples. Qué casualidad... Las diferencias subían como la espuma. Aíto García Reneses no sabía lo que hacer. El orgullo ni se había subido en el AVE junto a los jugadores cajistas. La paliza se antojaba de cine. El Cajasol le debe dar las gracias al CAI Zaragoza por no hacer sangre. La pudo hacer. El conjunto visitante no maquilló el resultado.No estaban ni para eso. Muy triste.