El CAI Zaragoza sigue sumando pese a las dudas

En un partido marcado por las pérdidas de balón de ambos equipos, el conjunto maño dejaba a la Penya en su peor marca anotadora. Los verdinegros encarrilan la tercera derrota consecutiva, mientras que los rojillos se consolidan en la parte alta de la tabla.

El CAI Zaragoza sigue sumando pese a las dudas
Michael Roll, el jugador más importante del partido. Fuente: Basket Zaragoza
CAI Zaragoza
77
57
FIATC Joventut
CAI Zaragoza: Jones, Roll, Van Rossom, Rudez, Stefansson, Llompart, Norel, Fontet, Toppert, Aguilar
FIATC Joventut: Ehambe, Trias, Llovet, Quezada, Oliver, Fisher, Gaffney, Ventura, Savané, Barrera, Kuzmic
ÁRBITRO: Redondo, Peruga, Oyón.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 9ª jornada de la Liga Endesa. Disputado en el Pabellón Príncipe Felipe (Zaragoza) ante 8.200 espectadores. Albert Fontet fue expulsado por 5 faltas personales.

El CAI volvía al Príncipe Felipe por 2ª semana consecutiva con el objetivo de afianzarse en los puestos altos de la clasificación y seguir sumando de cara al playoff de Copa del Rey. El triple de Stefansson y la canasta de Henk Norel, que se medía a su anterior equipo, parecían guiar a los maños hacia su meta.  Pero Sitapha Savané respondía por parte del FIATC Joventut y anotaba los primeros dos puntos catalanes. A partir de entonces, el caos empezaría a reinar en ambos aros. Mientras los jugadores de Salva Maldonado se afanaban en jugar ataques muy largos, sin resultado alguno, los rojillos intentaban trenzar contraataques con muy poca fortuna.   Pasarían bastantes minutos hasta que Michael Roll, el jugador del partido, anotara, esta vez con un 1 contra 1 potente ante Albert Ventura, con 2 faltas en su haber. Por parte del FIATC Joventut, Ehambe metía el primero de los 7 triples intentados por los badalonenses, y ponía el 7 a 5 en el electrónico.

Norel seguía empeñado en hacer sufrir a su ex equipo, asociándose con Llompart y jugando un bloqueo y continuación. A esta acción, su compañero Roll le seguía con un triple que hacía despertar a los 8.000 espectadores presentes en el Príncipe Felipe. Pero los locales seguían incómodos. Si bien en defensa recuperaban balones importantes, en ataque sufrían demasiado para aguantar el balón, y la precipitación les hacía perder balones que la Penya aprovechaba para no descolgarse en el tanteo. Así, con un 2 más 1 de Fisher, recortaban la diferencia a 4 puntos (12-8).

Salva Maldonado daba entrada a Albert Oliver y mejoraba su ataque. Asistiendo a Gaffney, ponía el 12 a 10, pero no aprovechaba el delicado momento en el que se encontraba CAI: a falta de casi 2 minutos para finalizar el primer cuarto, ya había perdido 5 balones, y en ataque no acababa de tener las ideas claras. Además, un 1 contra 1 del base catalán sobre la bocina daba alas a su equipo para dar la vuelta al marcador.

Roll y Oliver, hombres fuertes de sus equipos

El segundo cuarto empezaba con intercambio de puntos en ambos conjuntos, pero sin acabar de despegar hacia la victoria. En las filas del FIATC Joventut, Oliver tiraba de veteranía y, a base de fuertes penetraciones, se encargaba de atacar la defensa del CAI, demasiado blanda en las ayudas, y ponía el 19 a 16 en el marcador. Ambos equipos seguían una tónica similar: intentar los tiros de 3, pero a ninguno de los dos les surtía efecto. Esto, sumado a las pérdidas de balón, que parecía ser el guión general del encuentro, hacía que no se viera, ni de lejos, la calidad ofensiva que se esperaba antes de empezar.

Si Roll surgía para anotar un triple para los maños, en la otra canasta era Oliver el que contestaba, de igual manera, y llegaban al 24 a 19. El partido parecía centrado en estos 2 jugadores, aunque otros, como Fisher, también reclamaban su protagonismo.  Hacia el final del cuarto, el CAI endurecía su defensa, sobretodo en el poste bajo, de manera que Norel frenaba a Savané y recuperaba un balón clave para acabar anotando al contraataque, de la mano de Roll. Además, forzaba a la Penya a perder balones y obligaba a su entrenador a pedir tiempo muerto. Este parón serviría a los catalanes de aliciente para anotar 4 puntos de manera rápida y hacer dudar al CAI en ataque. Aguilar y Roll perdían 2 balones consecutivos y Oliver y Fisher, con 2 triples seguidos, ponían por delante a los verdinegros, con un 27 a 29.

Era en este momento cuando los jugadores importantes del CAI tiraban de orgullo y contestaban al FIATC Joventut. Aguilar, desaparecido hasta entonces, y Llompart, aprovechando los tiros libres, conseguían un 5 a 0 que volvía a cambiar las tornas. Un último tiro libre de Fisher ponía el 32 a 30 y conducía al descanso.

Ambos equipos encaraban la segunda parte con distintos objetivos: el CAI, con un Michael Roll estelar, debería frenar la pérdida de balones, 6 hasta entonces, mientras que el FIATC Joventut tendría que repartir juego entre todos sus jugadores, puesto que de los 30 puntos anotados, 18 pertenecían a Oliver y Fisher.

El CAI pareció comprenderlo, ya que aprovechaba los errores de los verdinegros para culminar un 6-0, pero la Penya no: Fisher seguía jugando solo, y aunque anotaba, no parecía ser la manera de ganar el partido. El objetivo de los maños era claro: por cada acción, anotar, y la débil defensa de los catalanes ayudaba mucho. Con una ventaja de 10 puntos, debería de ser suficiente para animar al equipo y evitar errores. Pero Fisher le complicaba el camino a los rojillos. Con tres tiros libres de una falta muy rigurosa, llegaba a recortar diferencias y se ponían en 42 a 36. Esta corta ventaja se mantenía durante un buen tramo del cuarto, pero un triple al contraataque de CAI la devolvía a los 10 puntos (49-39).

Norel, que no tenía su día, daba la oportunidad a los visitantes para que volvieran a entrar en el partido, y la aprovecharon por mano de Gaffney, que anotaba un triple y dejaba a su equipo a sólo 7 puntos de desventaja. El conjunto maño seguía buscando a Norel en la pintura, pero no estaba acertado y fallaba una tras otra. Eso sí, capturaba los rebotes que daban a sus compañeros segundas opciones de anotar, y ellos no fallaron: Llompart y Stefansson anotaban desde 6,75 y marcaban la diferencia más alta del encuentro: con 13 puntos de ventaja, el CAI cedía una canasta a Kuzmic que dejaba el final 55-44.

En el último cuarto, el equipo de Salva Maldonado mostraba porqué es el 4º mejor ataque, y con 2 acciones seguidas de Kuzmic en menos de 1 minuto, una de ellas un espectacular alley-oop, devolvían las dudas a los maños. Los verdinegros se habían propuesto subir la intensidad defensiva, y lo consiguieron. El problema era otro: la precipitación que estaba teniendo CAI también les llegaba a ellos, y no anotaban cómodamente. Aguilar y Jones se aliaban en el bando caísta y con un par de combinaciones devolvían la alegría al juego interior de CAI.

Albert Oliver, protagonista en todos los sentidos

El base catalán lideraría en lo bueno y en lo malo a su equipo. Con un contundente triple, ponía el 59 a 51. Pero los árbitros le señalaban una falta técnica por interpretar que se había tirado al suelo en una acción defensiva. Era el momento de desestabilizar al FIATC Joventut y el CAI parecía haberlo entendido.  Roll anotaba los 2 tiros libres de la sanción a Oliver, y con el balón en sus manos, Jones jugaba una buena acción en el poste bajo y sumaba otros dos. Aguilar también colaboraba y jugaba un buen 1c1 que acababa en falta. Con 1 de los tiros libres anotados, se llegaba al 64-51. Sabedor de lo crítico del momento, Llompart seguía anotando y ampliaba a 17 los puntos de diferencia.

Hasta el final del partido, el FIATC Joventut se diluyó y dejó que los hombres importantes del CAI, como Roll, que acabó con 26 puntos, y a Fontet, que seguía duro en su defensa, marcaran el ritmo del encuentro. Los dos últimos tiros libres de Llompart ponían el decisivo 77 a 57.

Aunque tarde, el CAI reaccionó y dejó al FIATC Joventut en su peor marca ofensiva en lo que va de temporada.  Con esta victoria, se coloca con un balance de 6-3 y se mantiene en puestos de playoff.