Ganó el mejor: Barcelona Regal, campeón de la Liga Endesa (73-69)

El conjunto catalán revalidó su título de campeón de la ACB ante a su afición y frente a un Real Madrid descolocado que solo funcionó a chispazos.

Ganó el mejor: Barcelona Regal, campeón de la Liga Endesa (73-69)
Barcelona Regal - Real Madrid (Foto: ACB)

Todo o nada. El Palau Blaugrana estaba lleno para contemplar la victoria última de uno de los dos equipos que más han mostrado durante toda la temporada. Después de un play-off emocionante y durísimo física y psicológicamente, los jugadores afrontaban los últimos 40 minutos, que lo valían todo. El esfuerzo, el sufrimiento, el sudor de nueve meses podían dar un brillante fruto o caer en saco roto. En todo caso, nadie se lo quería perder.

La palabra que mejor definiría el primer cuarto del choque es "ansiedad". Los jugadores, más hambrientos que nunca, empezaban jugándose triples que no entraban. Juan Carlos Navarro, titular y con su lesión olvidada, como hacen los más grandes en los momentos vitales, cometía dos faltas personales en minuto y medio aún con el marcador a cero. Con 4 minutos transcurridos, empate a 2. La salida de los sextos y séptimos hombres hacía que el juego fluyese un poco más, y también el mero paso del tiempo, que desagarrotó un poco los músculos, más rígidos por los nervios que por el cansancio. Una ida y vuelta continua en la que el Barcelona únicamente logró 4 puntos de ventaja a falta de un minuto. 16-12 al final. De momento, nadie se atrevía a tomar las riendas.

De regreso a la pista, el Real Madrid tardó menos de 2 minutos en empatar a 16, pero entonces surgió el auténtico Barça, el que desborda en ataque y asfixia en defensa, y logró un 8-0 en el mismo lapso de tiempo. El equipo visitante se ponía a las órdenes de Sergio Rodríguez y, con una buena circulación del balón, empataba a 24 devolviendo el parcial. En los minutos que restaban hasta el descanso regresó la ansiedad, ypasó casi de todo: triples anotados y otros que no tocaban el aro, una canasta "en propia puerta" de Felipe Reyes y alguna que otra pérdida de balón innecesaria. En medio del jaleo, la ley de Fran Vázquez se imponía y, con los últimos 8 puntos de su equipo solo para él, el Barça se iba con un suficente 39-34 al vestuario. Difícil destacar a alguien en los blancos. Si acaso, la eficiencia de Jaycee Carroll, que igualaba a Vázquez como máximo anotador con 10 puntos.

El segundo tiempo empezaba con buenas y malas noticias para el Barcelona Regal. Por un lado, Erazem Lorbek reafirmaba que no tenía su noche y se iba al banquillo con 3 faltas y 2 puntos. Por otro, Fran Vázquez se convertía en el dueño de ambas zonas: reboteaba, taponaba y anotaba, para colocar la máxima diferencia, 46-37, y 14 puntos en su cuenta. Su mínimo respiro, sustituido por un Boniface Ndong claramente lesionado, fue aprovechado por los visitantes para conseguir un nuevo 0-8 y dejar las cosas en 46-45. Pero para un Barcelona que se sentía superior, no pasaba nada. Tiempo muerto de Xavi Pascual, ajuste defensivo, regreso de Vázquez al parqué y 54-45 a falta de poco más de un minuto para el definitivo asalto al trofeo, que comenzaría con 56-47.

En los minutos de la verdad aparecieron por fin en el equipo de Pablo Laso los hombres a los que se había estado echando de menos. Sergio Llull impuso su ritmo al comienzo del cuarto, y en 2 minutos el Madrid estaba a 3 (56-53). Felipe Reyes y Ante Tomic comenzaban a bregar en la pintura y sacaban la cuarta falta a Vázquez y a Lorbek, pero, en un partido ya claramente decantado por el juego dento de la zona, Mirotic también cometía la cuarta. A menos de 4 minutos, el partido estaba 60-56 y todo podía pasar. Las gradas ensordecían incluso las indicaciones de los entrenadores, y Lorbek comenzaba a despertar.

El Real Madrid quería, pero no podía. Daba la sensación de estar más cansado y con menos ideas que el rival, y la diferencia de 5 o 6 puntos se mantenía. 62-58 llegó a estar a 2 minutos del final. Ya en el último minuto, un poco tarde, Carroll acudió al rescate y puso un 64-62 que añadía emoción a la emoción. A los puntos de Mickeal y Lorbek se sumaba otro triple del escolta madridista. 68-65. 15 segundos. Todo estaba destinado, como suele suceder en estos casos, en la línea de tiros libres. Pero Kyle Singler quiso cambiar el guión con un triple más que dejaba un 70-68 a apenas 5 segundos. Pete Mickeal, excelente con 17 puntos, ponía el "ay" en la afición fallando un tiro desde la línea de personal.

Aún así, la suerte estaba echada. C.J. Wallace metería sus tiros, mientras que Sergio Rodríguez encestaba uno y tiraba a fallar el segundo, pero Singler entraba antes de tiempo en la pintura, quemando el último cartucho madridista. El Barcelona Regal se hacía con su decimoséptimo título ACB en su "infierno" particular, y tras los primeros abrazos de alegría, Xavi Pascual confesaba que esa era la recompensa perfecta para un año muy duro por las lesiones de sus jugadores. El propio entrenador revelaba que Erazem Lorbek, elegido MVP de la final, había jugado con fiebre, a pesar de lo cual logró 10 puntos y 6 rebotes. Un premio sin duda tan merecido como el triunfo colectivo de un grupo que se ha impuesto a las adversidades para ser, de nuevo, el mejor.

 

REAL MADRID: Llull (12), Carroll (16), Suárez (2), Mirotic (10), Tomic (2) --quinteto inicial--, Rodríguez (6), Velickovic (1), Reyes (6), Begic (2), Pocius (-) y Singler (12).

FC BARCELONA REGAL: Huertas (4), Navarro (6), Mickeal (17), Lorbek (10), Vázquez (16) --quinteto inicial--, Ndong (-), Sada (5), Ingles (8), Wallace (5) y Eidson (2).

ÁRBITROS: Hierrezuelo, Arteaga y García O. Eliminado por faltas Fran Vázquez por parte del Barcelona.

PABELLÓN: Palau Blaugrana. 7.691 espectadores.