Leo Mainoldi rompe su racha de 66 partidos de liga consecutivos anotando

El pívot del Baloncesto Fuenlabrada, Leo Mainoldi, se quedó a cero puntos en el partido que su equipo perdió esta jornada ante el CB Canarias. Hasta la fecha, acumulaba las diez primeras jornadas de esta liga, toda la temporada anterior -jugó 30 encuentros- más 26 partidos de la campaña 2010/11 anotando, al menos, un punto. La última vez que su casillero se quedó a cero fue en noviembre de hace dos años en la cancha del Barcelona Regal.

Leo Mainoldi rompe su racha de 66 partidos de liga consecutivos anotando
Mainoldi registra un 19,5% de acierto en el triple esta temporada. Foto Fran Martínez
Leo Mainoldi no está en forma. Últimamente se le ve apático en la pista. Esa garra a la que nos tiene acostumbrados se está esfumando con el paso del tiempo. El característico gesto que solía hacer al clavar un triple -dedos índice y pulgar unidos señalando los tres puntos- vive en el recuerdo de los aficionados, no en el presente.
 
Su actuación de este fin de semana frente al CB Canarias ha roto una estadística nada desdeñable. El pívot acumulaba 66 partidos consecutivos de Liga Endesa encestando, como mínimo, un punto, repartidos en los diez primeros partidos de este año, toda la campaña de la liga pasada -jugó 30 partidos- más 26 encuentros de la temporada 2010/11. Es muy raro ver a Leo marcharse de un encuentro sin anotar una sola canasta. De hecho, no ocurría desde la jornada séptima de la temporada 2010/11, en la pista del Barcelona Regal.
 
Leo ha reducido en un 16% su efectividad desde el triple
 
El argertino presenta peores números en triples, puntos y valoración en las once jornadas que llevamos de liga si las comparamos con las de la temporada anterior. Un dato muy claro es el porcentaje de tres. Mainoldi promedia un preocupante 19,5% de acierto en tiros de tres puntos en las primeras once jornadas de liga, mientras que a estas alturas de la termporada pasada registraba un 35% de efectividad. Es decir, un 16% más de acierto. La valoración, aunque son 19 puntos menos, también es un dato a tener en cuenta, pues esta temporada ya acumula cuatro partidos haciendo negativo, mientras que el año anterior solo llevaba uno en las primeras once jornadas.
 
A veces las estadísticas pueden ayudar a compronder o, más bien, servir como apoyo para justificar el por qué un jugador ha bajado su rendimiento. Mainoldi, a parte de que los números así lo demuestran, esconde otros argumentos que van más allá de la pura estadística. El jugador necesita reecontrar su camino y su lugar en la plantilla. Año tras año ha ido creciendo hasta convertirse en el tercer jugador que más partidos ha disputado como fuenlabreño, con 140, solo superado por Ferrán López (237) y Salva Guardia (330).
 
Esta campaña debería ser un absoluto líder tanto dentro como fuera de la pista. Tener galones de capitán. Saber guiar a los recién llegados en el vestuario. Para algo deben servir las cinco campañas que lleva en Fuenlabrada. De momento, a Leo Mainoldi aún se le está esperando. No ha dado ni el 50% de lo que es capaz de dar. Por todo lo que ha dado al club, se merece que la afición siga apostando y confiando por él. El famoso "ché, que bueno que viniste" es lo que la grada quiere recuperar. Leo tiene deberes particulares, aparte de colectivos.