La aparición de Sergio Sánchez, clave en la primera victoria del 'Fuenla' como local

El base gaditano solo jugó los últimos seis minutos de partido y anotó un triple que puso por delante a los suyos. Mou Sené terminó con 7 puntos, 19 rebotes y 22 de valoración. En Estudiantes, Gabriel (15) e English (16) fueron sus máximos anotadores. Baloncesto Fuenlabrada logra la primera victoria en casa, tras seis derrotas consecutivas, en su partido 500 en ACB. Foto: Fran Martínez.

La aparición de Sergio Sánchez, clave en la primera victoria del 'Fuenla' como local
Gladyr completó un gran partido pero se perdió los instantes calientes por lesión. Foto Fran Martínez
Baloncesto Fuenlabrada
70 63
Asefa Estudiantes
Baloncesto Fuenlabrada: 70 - Mad-Croc Fuenlabrada (21+12+14+23): Valters (5), Feldeine (14), Vega (3), Mainoldi (14) y Sené (7) -quinteto inicial- Gladyr (11), Colom (7), Laso (4), García (-), Sánchez (5), Cortaberría (-) y Muñoz (-).
Asefa Estudiantes: 63 - Asefa Estudiantes (20+20+13+10): Granger (9), Kirksay (6), English (16), Nogueira (8) y Gabriel (15) -quinteto inicial- Fernández (1), Clark (3), Barnes (4) y Fisher (1).
ÁRBITRO: García González, Pérez Pérez y Martínez Fernández.
INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la duodécima jornada de la Liga Endesa, disputado en el Pabellón Fernando Martín de Fuenlabrada ante 5.010 espectadores.

Quedan seis minutos para que termine el partido. Estudiantes domina en el marcador. Trifón Poch llama a Sergio Sánchez –que no había jugado ni un solo minuto- y éste, revoluciona el encuentro. Primero consigue dos tiros libres para empatar y, después, anota un magnífico triple para poner el 62-59 en el marcador. El público enloquece, no da crédito a lo que está viendo. Sergio Sánchez se ha convertido, con sus seis minutos en pista, en un invitado de lujo, totalmente inesperado, pero extremadamente decisivo en el triunfo fuenlabreño.

Baloncesto Fuenlabrada venció por orgullo, por fuerza, por corazón. A nivel de juego dejó bastante que desear, pues tuvo numerosos altibajos como viene siendo habitual a lo largo de la temporada. Por dar un dato, tanto en el primero como en el segundo cuarto encajó 20 puntos, mientras que en toda la segunda mitad recibió solamente 23. Sin duda, la buena labora defensiva, la entrega, la aparición de Sánchez y el empuje de la grada llevó al equipo hacia la victoria.

Domino estudiantil durante muchos minutos

Por su parte, Estudiantes dejó escapar un partido que tenía controlado. Estuvo tanto en el segundo como en el tercer cuarto por delante en el marcador, con rentas siempre cercanas a los diez puntos. La buena labor bajo los aros de Germán Gabriel -15 puntos, 7 rebotes- y de Lucas Nogueira -8 puntos y 4 rebotes en 13 minutos- mantenía a los suyos por delante en el electrónico. En el segundo periodo pasó de ir perdiendo 29-24 a llegar al descanso siete puntos arriba 33-40 –parcial de 4 a16-.

El inicio del tercer cuarto no daba indicios de que los locales pudieran dar la vuelta al choque. La dirección de Kris Valters no estaba siendo nada buena, con acciones precipitadas y algo acelerado en su juego. Los coleguiales amagaron con romper el partido (41-50) mediado el tercer cuarto, pero dos triples consecutivos de Leo Mainoldi -4/12 en T3- y Quino Colom dejaron el 47-53 final.

En el inicio del último periodo el jugador clave en el ‘Fuenla’ fue Sergi Gladyr, que con un robo –mate incluido- y un triple, empataba el partido (55-55). Lástima que justo tras anotar el lanzamiento exterior apoyó mal su pierna izquierda y tuvo que retirarse al banquillo. El ucraniano no pudo volver a jugar.

Los seis minutos de oro

El partido estaba al rojo vivo. Se había roto. Cualquier podía ganar. Lo complicado era encontrar esa mano caliente que pudiera decidir el choque. Poch encontró en Sergio Sánchez a ese hombre. El gaditano saltaba a la pista por primer vez en todo el partido. Las caras de incredulidad entre los aficionados eran notables. No entendían muy bien cómo un jugador frío entraba en un partido tan caliente.

Pero Sergio Sánchez es precisamente eso. Un jugador que juega con mucha frialdad los instantes finales de partido, capaz de ganar con sus acciones un encuentro. Dos tiros libres y, sobre todo, un triple suyo para dar tres de ventaja a los suyos (62-59) revolucionaba a la afición naranja.

Falta antideportiva y Granger falla

Con 64-59 a poco de dos minutos para el final a Sergio Sánchez le señalan antideportiva sobre una penetración de Jayson Granger. De nuevo, la decisión arbitral podría meter de nuevo en el partido a Estudiantes, como ya ocurrió hace unos jornadas frente al Bilbao que, a la postre, dio el triunfo a los vascos.

Sin embargo, el uruguayo falló los dos tiros libres para delirio local y Fuenlabrada supo administrar bien la renta para poder saborear la primera victoria (70-63) de la temporada en el Fernando Martín, algo que no ocurría desde hace muchísimo tiempo. Baloncesto Fuenlabrada se coloca con un balance de 3-9, a dos del descenso-, mientras que Estudiantes suma una nueva derrota aunque se mantiene en puestos de Copa del Rey con 6-6.