Gescrap Bizkaia 71 - 73 CSKA de Moscú: Adiós con la cabeza muy alta

El Gescrap Bizkaia no pudo alargar su sueño europeo y perdió ante el CSKA de Moscú haciendo estéril la victoria del miércoles pasado. Los de Fotis Katsikaris estuvieron a punto de dar la sorpresa y forzar el quinto partido en un final no apto para cardiacos , pero, una vez más, la calidad del equipo visitante acabó por imponerse a las ganas del Bilbao Basket por devolverle a su afición toda la confianza depositada en ellos.

Gescrap Bizkaia 71 - 73 CSKA de Moscú: Adiós con la cabeza muy alta
Gescrap B.
71
73
CSKA
Gescrap B.: Jackson (19), Vasileiadis (9), Mumbrú (8), D'Or Fischer (12), Hervelle (10) --quinteto inicial-- Raúl López (3), Fisher (-), Banic (4), Blums (4), Mavroeidis (2), Grimau (-).
CSKA: Teodosic (4), Siskauskas (13), Kirilenko (23), Khryapa, Krstic (13) --quinteto inicial-- Vorontsevich (2), Kaun (3), Shved (2), Gordon (3).
MARCADOR: 15/21 28/39 47/56 71/73
ÁRBITRO: PUKL,SASA (SLO), ZAMOJSKI, JAKUB (POL), JAVOR, DAMIR (SLO)
INCIDENCIAS: Cuarto partido correspondiente al playoff de Cuartos de FInal de la Euroliga disputado en el Bilbao Arena de Miribilla ante 10014 espectadores.

 

Con el público metido en el encuentro desde los instantes iniciales del partido, el Gescrap Bizkaia golpeo primero y se puso por delante de los rusos con una canasta de Álex Mumbrú (4-2). Sin embargo pronto el CSKA, que no quería sorpresas, devolvió el golpe al Bilbao Basket. Kirilenko trató de dar un golpe sobre la mesa con un triple que ponía a los suyos 6-9, a lo que Aaron Jackson respondía con otra canasta de 3. El partido estaba emocionante, ambos equipos ofrecían su mejor baloncesto a un Bilbao Arena enfervorizado y el trió arbitral quiso tomar parte en esa fiesta con una serie de decisiones polémicas que enfadaron y mucho al equipo local, entre ellas, la más fragrante la señalización de una falta en ataque que solo vio el árbitro. El CSKA aprovecho el enfado local para pescar en rio revuelto y logro así una ventaja de 6 puntos al terminar el cuarto (15-21).

La figura de Kirilenko creció en este segundo cuarto, suya fue también la primera canasta del segundo cuarto, que ponía al equipo visitante 9 puntos arriba (15-24). La reacción bilbaína no se hizo esperar y, de la mano de Raúl López y Marko Banic, el Gescrap Bizkaia redujo esa diferencia a tan sólo 4 puntos (20-24). Fue entonces cuando el arbitraje se tornó de nuevo protagonista, una falta técnica señalada a Roger Grimau permitía al CSKA tomar aire y ampliar su ventaja, que llegaría a una diferencia de 8 puntos con la canasta de Khryapa. Si ya de por si las reacciones del Bilbao Basket estaban siendo escasas, una vez más aparecía Kirilenko para aumentar la renta rusa que se marchaba a los nueve puntos. Tras una serie de jugadas polémicas en las que el CSKA supo sacar petróleo el partido se marchaba al descanso  con un 28-39 a favor de los rusos.  Muestra de la importancia de las decisiones arbitrales las podemos comprobar con los tiros libres, el CSKA de Moscú lanzó 19 tiros por 1 de los hombres de negro.

Jackson era  uno de los pocos capaces de reaccionar al poderío del CSKA y al poderío de Kirilenko que continuaba con el mismo nivel que en los cuartos anteriores. Nueve puntos de diferencia separaban a los bilbaínos del equipo moscovita, cuando los hombres de negro  mostraron las garras y aprovecharon muy bien una serie de desbarajustes del juego ofensivo del CSKA para ponerse a 7 puntos de diferencia (41-48). Pero el CSKA no quería sorpresas y se encomendó a la magia de Kirilenko que cortó las alas al juego local y consiguió aumentar la ventaja y ponerla a 7 puntos.

Si se puede

La afición, que en el tercer cuarto había reducido una marcha, comenzó a lanzar cánticos de apoyo al equipo insuflando la dosis de moral necesaria para hacer frente al todopoderoso CSKA  y al resultado adverso que se había cosechado hasta ahora. A gritos de “Si se puede” saltaron los jugadores a la cancha, pese a la reacción del público, el equipo permanecía en estado vegetativo, los esfuerzos de Aaron Jackson por reavivar al equipo parecía no tener continuidad por parte del resto de los jugadores y el nerviosismo se apoderaba del equipo bilbaíno.  A falta de tres minutos y medio para la conclusión del partido, la distancia que separaba al Gescrap Bizkaia del CSKA de Moscú era de 8 puntos, lo que hacía parecer imposible la remontada.

Final apoteósico

Cuando todo parecía perdido, cuando ya no había esperanzas de victoria el CSKA se mostró confiado, y eso lo aprovecharon los hombres de negro para acercarse con peligrosidad en el marcador(66-70). La locura de la grada y la motivación de los jugadores hizo creer a todos los allí presentes que se volvería a vivir en Bilbao una gesta como en el anterior partido.  Con el marcador 65-70, Aaron Jackson anotó uno de los dos tiros libres de los que dispuso acercando al Gescrap Bizkaia a 4 puntos del CSKA. En el siguiente ataque otra falta del Gescrap Bizkaia, y en el lanzamiento Kirilenko, quien falló uno de los dos tiros parta sorpresa del pabellón bilbaíno. Alentados y jaleados por su público los jugadores locales se vinieron arriba y tras una canasta de  D´or Fischer, el Gescrap Bizkaia recibió una falta que no desaprovechó Jackson anotando los dos tiros libres.

70-71 en el marcador y a falta de 6 segundos para la conclusión del encuentro, falta de Jackson sobre Teodosic, que anota sus 2 tiros libres. La única posibilidad del Bilbao Basket era un lanzamiento de tres, pero el CSKA anduvo más rápido que los de Fotis Katsikaris y provocaron una falta. Con la tensión por todo lo alto Jackcson, quien si no, anotó el primer tiro libre y lanzó a fallar el segundo, que atrapó un jugador del Gescrap Bizkaia pero el árbitro ordenó repetir el lanzamiento. Esta vez no hubo suerte, el balón cayó en las manos de Kirilenko dónde murió el partido.

La andadura europea del Gescrap Bizkaia tocaba fondo en un partido emocionante que mantuvo la emoción hasta el mismísimo final. El CSKA abandonó la cancha entre los aplausos de la afición a los que correspondieron con más aplausos y con gestos de admiración. El CSKA está postulado como  claro favorito a ganar la Euroliga.