El Madrid remonta y derrota (85-80) a un gran Estudiantes

El Madrid se lleva un magnífico derbi en el que ambos conjuntos tuvieron momentos brillantes. Los blancos remontaron 20 puntos de diferencia guiados por el cañonero Carroll (25 puntos), pletórico en su reaparición. El Estudiantes tuvo un comienzo arrollador y supo aguantar la mayor calidad técnica del rival. German Gabriel (26 puntos) disputó un partido simplemente excelso y enchufó seis triples para hacer soñar a los suyos. Poch y Laso mantuvieron una intensa guerra táctica.

El Madrid remonta y derrota (85-80) a un gran Estudiantes
Gabriel y Reyes: clásicos del derbi

Partidazo excelso en el Palacio de los Deportes. Ambos conjuntos tuvieron parciales realmente brillantes para terminar luchando de manera titánica en un último cuarto de alta tensión. Los blancos recuperaban a Jaycee Carroll (que volvió a ser un killer ejemplar) y necesitaban la victoria para seguir vivos en su pulso con el Regal Barcelona. Por su parte, los colegiales llegaban tras dos victorias consecutivas bajo las órdenes de su nuevo entrenador, el vetusto coach Trifón Poch, y demostraron sobremanera que están en su mejor momento de la temporada, liderados por un Germán The Man Gabriel que rozó la perfección.

 

Vendaval estudiantil

 

El partido comenzó con un ritmo rápido que aprovechó extraordinariamente el Estudiantes.

El parcial inicial de 6-13 exigió el primer tiempo muerto de Laso, que metió rápidamente en cancha a Espartaco Reyes para frenar a los colegiales en la pintura.

Sin embargo, el rival estaba en estado de gracia. Un Estudiantes muy concentrado y clarividente de cara al aro, vio canasta desde el perímetro gracias a metralleta Lofton mientras seguía corriendo la cancha a una velocidad frenética.

Los blancos fueron superados en las marcas individuales y empezaron a cometer faltas de desesperación. Jason Granger dividía la zona una y otra vez explotando su potencia de salto para dejar bandejas estéticas y poner a los suyos 18 puntos por delante.

El triple de Singler reactivó el electrónico de los merengues, pero el Madrid se vio totalmente superado por la tormenta colegial, cerrando un primer parcial casi perfecto (9-24) que volvía a demostrar la rabia y acierto con la que el Estudiantes afronta los derbis madrileños.

Los del Maetzu enchufaron por encima del 50 % en tiros de dos y triples, corrieron como jabatos y sólo perdieron un balón. Especialmente asesino estuvo el veterano Germán Gabriel, que llegó a los diez puntos con soltura y enchufó 2/2 desde el perímetro.

 

El Madrid despierta

 

En el segundo cuarto surgió la figura del recuperado Carroll. El escolta mormón demostró que sigue afilado en sus tiros (pese a haber perdido varios kilos) y se echó el equipo a la espalda. Buen parcial (8-0) de un Madrid más cómodo corriendo y encontrando a sus hombres altos en continuas contras lanzadas por pases a lo quaterback del Chacho Rodríguez.

Poch tuvo que pedir tiempo muerto en el ecuador del cuarto. Los suyos no habían anotado en más de tres minutos y los merengues comenzaban a acercarse en el marcador. Pese a ello, el Estu seguía con una amplia ventaja (19-30) gracias a la renta cosechada en uno de los inicios más demoledores que se han visto en los últimos años.

Las directrices técnicas del entrenador colegial fueron bien aplicadas por los suyos. El partido se volvió más estático, aunque las posesiones seguían siendo rápidas, sin superar los 15 segundos en la mayoría de los casos.

El británico Daniel Clark armó el brazo desde el 6.75 lanzando un claro mensaje de que el comienzo fulgurante del Estudiantes no había sido un mero espejismo.

Intensos en las marcas, ambos equipos repartieron estopa y llegaron al bonus de forma paralela, fomentando un carrusel de tiros libres.

En medio de la batalla campal, Germán Gabriel recibió un codazo fortuito de Mirotic y tuvo que marchar al vestuario para recibir puntos en la ceja.

Mucho más centrado en la defensas al hombre, el Madrid hizo un marcaje de brazos largos y cerró su pintura. Enardecido por el magnífico ambiente del Palacio, el microondas Llull se marcó un supersónico coast to coast rebajando la barrera psicológica de los diez puntos. Gracias a ello, se llegó al descanso con 32-39 (+7 para el Estu). Los madridistas reaccionaron al alienígena primer parcial de los colegiales, pero seguían por debajo en el marcador.

 

Comienza un nuevo partido

 

La reanudación comenzaba con defensas al hombre en ambos conjuntos y la canasta de cinco metros de Carlos Jiménez. El legendario alero colgará la botas a final de temporada y la demencia coreaba cada una de sus canastas en este su último derbi.

El Madrid tenía la remontada entre ceja y ceja y, aprovechando el fallo en los tiros colegiales, se acercaba de manera inexorable. Después de ir perdiendo por hasta 19 puntos, los merengues devolvieron un parcial de 32-13 para empatar el partido (43-43) justo en el ecuador del tercer cuarto.

Nuevo partido después de haber remado de manera insistente contra corriente durante más de 25 minutos. Con una buena contra asistida por Llull, el Chimpa Suárez culminaba con bandeja y hacía totalmente efectiva la remontada. Tiempo muerto de Poch que planteaba a los suyos un enérgico: “Como es posible”, y les instaba a buscar situaciones de bloqueo para impedir defensas directas que les estaban secando de cara al aro.

Con unas grapas en la ceja volvía a cancha Germán Gabriel, autor de dos tiros libres que volvían a empatar el encuentro. Las siguientes posesiones fueron un intercambio de canastas ente dos conjuntos que habían intercambiado sus mejores golpes (dominando cada uno un round) y ahora se medían de poder a poder.

El Estudiantes despertó de la caraja de los minutos anteriores, y conscientes de que la remontada se había obrado, volvió a comenzar desde cero. Dos triples consecutivos de Gabriel (haciendo un partido excelente) y Lofton, les volvía a dar la ventaja y obligaba al tiempo de Laso. El entrenador vitoriano preparó una jugada de pick and roll y exigió un: “vamos a defender” coral para los suyos.

El disputado cuarto terminó con un apretado 58-59, espadas en todo lo alto y un final de órdago por delante.

 

Emoción hasta el final

 

El cuarto definitivo comenzó con un duelo al sol entre ambos conjuntos. El triple de Gabriel era respondido por el misil de Carroll y a su vez por el canastón de Kirksey. Máxima tensión en la cancha y gran intensidad en el balance ataque-defensa de los dos equipos. En medio de la vorágine y la continua alternancia en el marcador, llegó la quinta personal de Charly Jiménez.

Toda posesión tenía ya una importante relevancia. El Chacho leyó bien la defensa en zona 3-2 de los colegiales y surtió de balones al sempiterno Espartaco Reyes. Cada vez que los blancos daban un cierto arreón surgía la figura excelsa de Germán The Man Gabriel, que estaba en modo francotirador de élite, enchufando desde el 6.75 como si estuviera sólo bajo la canasta.

Tiempo muerto en el que Poch incidía sabiamente en el aspecto defensivo: “Si no estáis juntos en defensa nos matan”. Ecuador del último cuarto y resultado de 70-71 en el electrónico de uno de los mejores derbis de los últimos años.

Intenso intercambio de canastas donde los blancos comenzaron a imponer su mayor calidad individual, situándose seis puntos arriba a falta de dos minutos para el final. Carroll se sabía protagonista, y pese a las más de dos semanas de baja no le templó la muñeca.

Como respuesta llegaba un nuevo triple de Germán Gabriel. Desde siete metros, desequilibrado, con una mano delante. Todo daba igual porque hoy era su gran día.

Un crucial rebote ofensivo de Mirotic, bajando el balón desde el cielo del Palacio y asistiendo para la canasta de Singler, fue una sentencia definitiva.

El Madrid había remontado una desventaja cercana a los 20 puntos y había ganado un derbi pletórico, competido y espectacular para todo aficionado al baloncesto. Marcador definitivo de 85-80 en el Palacio, en un duelo donde el Estudiantes demostró su patente mejoría en las últimas jornadas. Los colegiales siguen en su lucha particular por la permanencia en la máxima categoría, pero jugando al nivel de concentración y calidad con la que se enfrentaron al Madrid, tienen todas las papeletas para conseguirlo.

 

Grandes nombres

 

Dos han sido los hombres del partido.

Por parte del Madrid destacar al impresionante killer que es Jaycee Carroll (25 puntos con 7/7 en tiros de dos, 2/4 en triples, 5/6 en libres para 24 de valoración). El escolta mormón salió hace menos de una semana del hospital después de sufrir una pancreatitis aguda. En su reaparición se marcó un partidazo pletórico. Una metralleta de alta precisión que se calienta cuando el encuentro está cuesta arriba. Uno de los mejores tiradores que han pasado por la ACB.

En segundo plano destacar el gran trabajo del juego interior blanco. Tanto Espartaco Reyes (15 puntos, 7 rebotes para 19 de valoración) como Ante Tomic (13 puntos, 7 rebotes para 18 de valoración), fueron dos baluartes de la zona que cometieron pocos errores en el tiro y terminaron impidiendo las frenéticas entradas a canasta con las que comenzó rompiendo el partido el rival.

 

Por el Estudiantes subrayar con letras de oro la intervención casi divina de Germán The Man Gabriel (26 puntos, 4 rebotes, 2 asistencias con 6/7 en triples para 31 de valoración). El ala-pívot estuvo quirúrgico desde la larga distancia. Motivó a los suyos en los momentos difíciles y se partió la cara (literalmente la ceja) durante todo el partido. El veterano jugador es el líder indiscutible del equipo, y pieza fundamental para mantener la permanencia.

Clark (9 puntos, 8 rebotes, 2 tapones) y Granger (13 puntos, 3 asistencias) fueron sus fieles escuderos, en uno de los mejores derbis de la década.

                                                                                                                                                                   

85 REAL MADRID (9+23+26+27): Sergio Llull (6), Martynas Pocius (4), Carlos Suárez (7), Nikola Mirotic (4), Ante Tomic (13) -Quinteto inicial- Sergio Rodríguez (2), Reyes (15), Singler (9), Jaycee Carroll (25), Velickovic (-). Entrenador: Pablo Laso.

80 ASEFA ESTUDIANTES (24+15+20+21): Tarik Kirksey (10), Chris Lofton (8), Carlos Jiménez (8), Jason Granger (13), Germán Gabriel (26) -Quinteto inicial- Driesen (-), Clark (9), De la Fuente (4), Willie Deane (2). Entrenador: Trifón Poch.

ÁRBITROS: Juan Luis Redondo (14), Francisco José Araña (22), Carlos Cortés (44). Carlos Jiménez y Chris Lofton fueron eliminados por faltas.

PABELLÓN: Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid. Unas 7500 personas para 3/4 largos de entrada.

INCIDENCIAS: Jaycee Carroll reapareció recuperado de su pancreatitis aguda, pero Mirza Begic causó baja por un golpe en las costillas, al igual que Simons por los colegiales. Carlos Jiménez disputó su último derbi después de confirmar que este año terminará su carrera deportiva.