Real Madrid 71-Caja Laboral 81: los blancos se llevan la primera en la frente

El equipo vitoriano asaltó el fortín del Palacio gracias a un enorme trabajo defensivo. Los de Ivanovic no permitieron correr al Madrid, que no metió ni un sólo punto al contraataque. Maciej Lampe (21 puntos, 11 rebotes) fue el mejor del encuentro, intenso en la zona y acertado en los tiros de media distancia. Tras esta derrota los pupilos de Laso se la juegan el próximo Sábado, y se auto exigen ganar algún partido en el Buesa Arena.

Real Madrid 71-Caja Laboral 81: los blancos se llevan la primera en la frente
Lampe estuvo inmenso en la zona

Apasionante e igualado partido, en el que ambos conjuntos demostraron lo amplio de sus plantillas. La paridad dominó en el marcador durante los primeros tres cuartos, pero en los minutos finales los vitorianos apretaron su telaraña defensiva y derribaron al Madrid a base de canastas definitivas.

 

Juegos de guerra

 

Durante la primera mitad primaron las posesiones largas y en estático, un ritmo que es el hábitat natural del Caja Laboral. Cuando se cumplía el ecuador del primer cuarto el electrónico era anómalamente bajo (un escueto 4-4), demostrando lo competido y táctico de la batalla que se estaba disputando.

 

El ritmo se implementó un tanto gracias a las buenas canastas de Llull y el gigante Begic, que aprovechó las mañaneras faltas de Tomic para volver a hacerse un hueco en la pintura. Sin embargo, los blancos no estaban cerrando bien el rebote y dieron segundas oportunidades a jugadores de contrastada calidad como Bjelica o Lampe, que empezaba a demostrar su gran día con buenas canastas de media distancia.

 

El primer cuarto culminó con 21-22 y la sensación de que el encuentro (y, en general, toda la serie) iba a ser un juego de tácticas cruzadas entre dos de los mejores técnicos de la liga.

 

Sin cuartel

 

Durante los tres primeros minutos del segundo parcial tan sólo Espartaco Reyes vio aro. El Madrid se mantenía firme en defensa, aguantando las diferencias en el marcador, pero empezaba a dar claros síntomas de que sus tiradores no tenían el día (especialmente desde la larga distancia), mientras los vitorianos seguían atenazando a sus hombres más rápidos.

 

Consciente de la electrocución merengue, Laso cambió de una defensa al hombre a su habitual zona 3-2, lo cual permitió apretar más las tuercas y generar los errores del rival, que se cargó rápido de faltas llegando al bonus. Eso, sumado a un buen triple de Velickovic (casi el único del partido) y la primera canasta del cañonero Carroll (hoy con la pólvora demasiado mojada), permitió la primera ventaja de cierta relevancia (39-33). Seis puntos arriba que podrían resultar irrisorios en otros momentos de la temporada, pero que a estas alturas de playoffs, y entre dos franquicias tan poderosas e igualadas, eran algo significativo.

 

Tanto, que el adusto Ivanovic no dudó en pedir tiempo y replantear toda la situación. La pequeña ventaja fue rápidamente anulada por las canastas consecutivas de Olesson y Teletovic. El ala-pívot bosnio estuvo muy intermitente y jugó pocos minutos, lo cual demuestra el gran potencial del Caja Labora, que puede ser igual de competitivo sin el apoyo de uno de sus mejores microondas.

 

Al descanso se llegó con 44-41, y la sensación de que ambos conjuntos aún se estaban midiendo, esperando el momento preciso para lanzar el golpe mortal. La cercanía en el electrónico se veía reforzada por unas estadísticas casi miméticas. Ambos cogieron los mismos rebotes (18) y repartieron idénticas asistencias (7). El Madrid estaba un poco mejor en tiros de dos, pero terriblemente aciago en los triples (tan sólo un 14 %), porcentaje que todavía empeorarían en los momentos finales, siendo una de las claves.

 

Defensa Espartana del Caja Laboral

 

Tras la reanudación los hombres de Ivanovic salieron a pista con el casco, el escudo y la lanza. El ritmo seguía siendo cadencioso, pero la intensidad de su defensa había subido dos grados. Pese a ello, el Madrid seguía ligeramente arriba en el marcador gracias a las buenas jugadas individuales de Llull, Velickovic y Carlos Suárez.

 

Ante Tomic se veía ampliamente superado por la envergadura y mayor intensidad de Lampe, que le fue frustrando de manera gradual. El pivot croata no supo imponer su mayor calidad, y volvió a caer en su modo zombi, apático y secundario, por lo que el banquillo volvió a ser su mejor amigo.

 

A la buena defensa, los vitorianos sumaron una gran racha anotadora (generando un parcial de 0-8) y volviendo a ponerse por delante en el marcador. Los vascos cuentan con una buena plantilla, pudiendo sacar a hombres como Pau Ribas, un base sin demasiado brillo pero con buenas condiciones físicas y muy saneado en la intendencia.

 

De nuevo con un igualadísimo 59-60 terminaba el tercer cuarto. Titánica lucha en la que el mínimo detalle contaba y las frivolidades se castigaban con pena de muerte.

 

Mazazo vasco en el Palacio

 

Todo deparaba un final de infarto, y durante varios minutos ambos conjuntos siguieron bailando un chotis en el marcador. La defensa vitoriana seguía siendo asfixiante, en toda la segunda parte el Madrid tan sólo pudo anotar 27 puntos. El vetusto Pablo Prigioni empezó a romper la zona blanca con un patentado pick and roll que Lampe supo entender con brillantez. Varias jugadas calcadas y un 2+1 percutiendo del propio base argentino empezaban a saltar las alarmas blancas.

 

Con un buen tiro a media distancia de Olesson se materializaba el parcial de 2-9, lo que provocó un instantáneo tiempo muerto de Laso. El coach intentó motivar a los suyos con un conciliador: Aún queda mucho partido... Pero lo cierto es que los vitorianos estaban cobrando las mayores ventajas de todo el encuentro cuando se acercaban los momentos decisivos.

 

El Madrid seguía atenazado por la buena defensa rival, absolutamente ciego desde el perímetro (terminando con un hediondo 2/16 en triples), e incapacitado para correr la pista (por vez primera en muchos partidos los blancos no anotaron ni un sólo punto en contraataque).

 

Todo ello, sumado al triplazo de Bjelica desde Belgrado y la bandeja del capitán San Emeterio fueron la sentencia de muerte para los merengues. El Caja Laboral asaltaba el Palacio y cerraba el partido con la mayor diferencia 71-81. Las semifinales prometen ser rocosas y agónicas, pero los vitorianos han logrado una crucial victoria, que puede ser una losa muy pesada de levantar.

 

Los mejores del encuentro

 

Figura absolutamente destacada fue la del polaco Maciej Lampe (21 puntos, 11 rebotes para 24 de valoración). El poderoso center ha encontrado su sitio en baskonia después de haber pasado por múltiples equipos de Europa y la NBA. Este auténtico trotamundos del baloncesto se mostró intenso en los rebotes y clarividente con su buena muñeca a media distancia. Cargó hasta con cuatro personales a Tomic y Begic y fue un referente inamovible en la pintura.

 

Reseñar también el buen encuentro de Nemanca Bjelica (14 puntos, 5 rebotes con 3/5 en triples) y el capitán San Emeterio (13 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias, 2 robos). Al escolta serbio no le tembló la muñeca y encontró aro desde posiciones muy alejadas, mientras que el alero cántabro es una referencia impagable del equipo.

 

Por el Madrid ningún jugador brilló sobremanera, todo motivado por la correosa defensa del rival y el poco acierto en los tiros. Pese a ello Reyes (8 puntos, 7 rebotes), Velickovic (12 puntos, 5 rebotes) y Begic (9 puntos, 8 rebotes) se fajaron bien en la zona, y dieron la cara en un partido marcado por la táctica y el coraje.

                                                                                                                                                                    

71 REAL MADRID (21+23+15+12): Sergio Llull (7), Martynas Pocius (2), Carlos Suárez (6), Velickovic (12), Ante Tomic (2) -Quinteto inicial- Sergio Rodríguez (10), Felipe Reyes (8), Kyle Singler (7), Jaycee Carroll (8), Mirza Begic (9). Entrenador: Pablo Laso.

 

81 CAJA LABORAL (22+19+19+21): Eurtel (-), Andrés Nocioni (-), San Emeterio (13), Mirza Teletovic (7), Maciej Lampe (21) -Quinteto inicial- Brad Olesson (9), Nemanja Bjelica (14), Pau Rivas (2); Pablo Prigioni (6), Milko Bjelica (9). Entrenador: Dusko Ivanovic.

 

ÁRBITROS: Juan Carlos Arteaga (3), Óscar Perea (29), Lluís Guirao (8). Sin eliminados por faltas.

 

PABELLÓN: Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid. 7500 espectadores para algo menos de ¾ de entrada.

 

INCIDENCIAS: partido correspondiente a la primera semifinal de los playoff de la Liga Endesa. Nikola Mirotic causó baja debido a un fuerte esguince de tobillo, y es duda para el resto de la serie.