Los jugadores calientan aún más el Madrid-Regal Barcelona

Carlos Súarez explotó con un : "Mickeal me llamó hijo de puta y blanco de mierda". El jugador norteamericano del Barcelona respondía con: "Suárez es un idiota y está frustrado". Todo un torbellino de declaraciones incendiarias que calientan el de por sí crucial partido de esta noche (La 1, 22 horas) en el Palacio de los Deportes. Si los blancos ganan serán campeones de Liga y firmarían su primer doblete después de 19 años.

Los jugadores calientan aún más el Madrid-Regal Barcelona
Triste batalla campal

El cuarto partido de la serie final de la Liga Endesa 2011-2012 promete ser explosivo. Al hecho de que se enfrenten los dos grandes rivales en el clásico por excelencia del baloncesto español, se suma una serie llena de emociones extras: canastas imposibles en el último segundo y palizas históricas. El cocktel se vuelve definitivamente volcánico tras el fuerte encontronazo que varios jugadores tuvieron en el último duelo. La trifulca terminó en ensalada de tortas, que ahora se reactiva con incendiarias declaraciones por ambos bandos.

Carlos Suárez se despachaba esta mañana con unas taxativas declaraciones en las que afirmaba que : "Mickeal me llamó hijo de puta y blanco de mierda.", aunque también reconoció que: "reconozco que cometí un error cuando luego le di dos collejas. Después, Mickeal saltó contra Velickovic".

Sobre el partido en sí, el alero madrileño se encuentra híper motivado, aunque consciente de que resta un importnate trabajo físico y psicológico por hacer: "Es la última oportunidad que tiene el Barcelona para seguir con vida y saldrán a defender muy fuerte. Estoy seguro de que el choque será más intenso y con más físico que los anteriores".

A la indignación de la plantilla blanca se suman las declaraciones del Director deportivo de la sección, el gran Alberto Herreros, que no dudó en criticar la postura del rival: "Lo de Pete Mickeal está fuera de lugar, probablemente por nervios. No sé que ha podido pasar por su cabeza. Son cosas que pasan en el y que deben quedarse en el campo. El propio Barça debería intervenir con lo que ha dicho Mickeal. No lo entiendo, esta fuera de lugar ".

Los blaugranas no han tardado en reaccionar y mostrar su postura sobre el triste incidente. El propio Mickeal daba su versión de los acontecimientos cuando ratifica que: "Suárez es un idiota que está frustrado. Ha traspasado la línea y sufrió las consecuencias".

El capitán Juan Carlos Navarro ha trascendido la mera trifulca particular y valorado en conjunto las reacciones de los blancos, afirmando que: "El Barça cuando gana y cuando pierde siempre respeta al rival." Pese a soltar la oportuna puya, el eterno capitán catalán no quiso reincidir en lo ocurrido y echó balones fuera: "Sólo voy a hablar de mi equipo, que cuando gana y cuando pierde tiene respeto por todo el mundo y esa es la manera, de los demás tampoco voy a hablar. Vamos a jugar el partido, que se vea un buen partido de baloncesto para todo el mundo, y esperamos ganar".

En cuanto a la fórmula para remontar una final que se les ha puesto muy cuesta arriba, Navarro afirma que no hay remedios milagrosos, pero tienen una idea de lo que hacer: " la idea, mejorar muchas cosas después del otro día, como el acierto. La gente está confiada, tenemos que cambiar muchas cosas respecto a otros días, fue una derrota bastante dura la del lunes pero son cosas que pasan, es una eliminatoria y se ha de borrar. Tenemos experiencia para saber lo que tenemos que hacer si queremos estar en el partido y ganar". 

Todo ello en las horas previas a un partido excelente y caliente a más no poder, que además puede convertirse en histórico. No en vano, si los blancos logran una nueva victoria se harían con el título liguero tras cinco años de sequía. Esto, sumado al hecho de que ya han cosechado la Copa del Rey (precisamente contra el propio Regal), les pondría en disposición de conseguir el ansiado doblete nacional, algo que no conquista el madridismo desde hace la friolera de 19 años (temporada 92/93). Desde entonces mucho ha llovido, y los pupilos de Laso pueden seguir los pasos de un equipo mítico compuesto por figuras de la talla de Sabonis, Romay o Biriukov.