Madrid 86-Blusens 60: los blancos invictos en pretemporada

Los madridistas vencieron en la segunda semifinal del veraniego torneo Sportquarters Tournament de Guadalajara y se jugarán el trofeo este Domingo contra el Estudiantes. Rudy Fernández acabó tocado del tobillo izquierdo, pero demostró su inmensa calidad en los minutos que estuvo en pista. El Chacho Rodríguez fue el mejor del encuentro con 15 puntos y 6 asistencias.

Madrid 86-Blusens 60: los blancos invictos en pretemporada
El Chacho manejó el partido

Primer cuarto igualado y bastante parco en el marcador, propio de un partido de pre-temporada. Amplias rotaciones en ambos conjuntos y bastantes desajustes defensivos que permitían una alternancia en el electrónico.

 

Se pudieron ver algunos guiños clásicos como los Alley hoop entre el Chaco y Rudy o las buenas transiciones que el canadiense Levon Kendall finalizaba para los gallegos del Blusens. Al duelo le ponía algo de morbo aspectos como ver al cedido Jorge Sanz luchar contra sus ex-compañeros madridistas.

 

Baja intensidad para un parcial que culminaba con un escueto 20-16 basado en un un juego global bastante deslavazado y en el que primaron las jugadas individuales.

 

El Madrid abre la lata

 

Los blancos fueron paulatinamente imponiendo su superioridad técnica basada en las quirúrgicas canastas exteriores de Rudy y la intensidad en la zona de Espartaco Reyes. Gracias al parcial de 6-0 llegaron a la barrera psicológica de los diez puntos y empezaron asentar nociones básicas que se deben mecanizar a lo largo de la campaña.

 

Entre ellas la gran capacidad intimidadora del gigante Begic, reforzado como baluarte del juego interior tras la marcha de Tomic al eterno rival. Los del Monbus reaccionaron gracias a la aportación de sus hombres de refresco, pero los contraataques merengues seguían haciendo daño.

 

Rudy se llevó un susto tras doblarse el tobillo pisando a uno de los árbitros, pero tras un vendaje pudo continuar en el encuentro. Con el balear algo tocado y Jaycee Carroll aún ausente por los compromisos con su selección, Mirotic comenzó a adquirir peso en el ataque. Gracias a un gran triple de Sergio Rodríguez sobre la bocina el Madrid llegó al descanso con una jugosa ventaja de +12 (44-32) demostrando su mayor potencia de fuego.

 

Rudy cojo vale por dos

 

Tras la reanudación el Madrid siguió mandando en el marcador de la mano de un dolido Rudy. El excelente escolta cojeaba de manera evidente, pero se mantuvo en pista para dar buenas asistencias a sus compañeros y culminar transiciones con brillantez. Durante varios minutos el mallorquín jugó de falso base y demostró su calidad como pasador.

 

A falta de cuatro minutos para finalizar el parcial se produjeron nuevas rotaciones. Marcus Slaughter tuvo minutos como hombre interior rotando junto a Mirotic y Begic. También Draper participó en el juego, ambos aún faltos de ritmo, pero integrándose en la dinámica de grupo.

 

Los blancos afianzaron un 68-49 contundente y demostraron lo amplio de la plantilla mientras Begic y Rudy descansaban desde el banquillo aprovisionados con una cantidad de hielos en los tobillos digna de llenar un carrito de los helados.

 

Ratificando la victoria

 

Con el partido ya resuelto, los del Blusens dieron minutos a jóvenes como Guillermo García. Final sin mucha historia salvo alguna jugada espectacular como el estratosférico mate del tunecino Mejri por parte de los gallegos o las buenas aportaciones defensivas de Carlos Suárez por los merengues.

Mirotic seguía percutiendo de manera puntual desde el perímetro (tremenda su clarividencia desde la cruz que tiene marcada en las esquinas), mientras nuevos canteranos blancos entraban en juego como Hernán Gómez.

 

Resultado final de 86-60, una cómoda victoria de los madridistas que siguen experimentando con las nuevas incorporaciones y cuajando un equipo cuyo nuevo líder natural es Rudy Fernández, siempre respaldado con el capo del vestuario que es Espartaco Reyes.

 

Gran partido del Chacho Rodríguez y victoria blanca que permite otro intenso duelo entre Madrid y Estudiantes en la final de este torneo estival, un derbi eterno y siempre atractivo que calentará motores de cara a la cercana temporada 2012-13.