Persiguiendo el sueño “taronja”

Un grupo de aficionados se desplazó a Barcelona para disfrutar del partido entre el FCB Regal y Valencia Basket.

Persiguiendo el sueño “taronja”
Aficionados del Valencia Basket tras la victoria en el Palau Blaugrana

Amanecía el 27 de mayo en Valencia, podía ser un domingo cualquiera pero no, este domingo iba a ser un credencial para que la parroquia “taronja” continuase creyendo en ver a su equipo en la final de los Play-Off después de muchos años.

Un grupo de 55 aficionados aproximadamente se congregaron en el Pabellón Fuente de San Luis de Valencia a las 6:30 de la mañana para iniciar la expedición con el fin de arropar a su equipo en territorio hostil contra el campeón de la Liga Regular ACB, el Regal Fútbol Club Barcelona.El autobús estaba compuesto por un grupo de aficionados muy heterogéneo, gente de todo tipo de sexo y edad, gente diferente que compartía un mismo cometido dejarse la voz en el Palau Blaugrana como si el lunes no existiese.

Sobre las 11 de la mañana la expedición de la esperanza llegaba a la ciudad Condal, entrega de entradas en el autobús y hacia el Palau. Los aficionados visitantes pudimos contemplar todas las instalaciones de un gran club como el Barcelona, Camp Nou, Pista de Gel, Mini Estadi i por supuesto el Palau Blaugrana al que entramos a continuación para presenciar el partido.Ya en el interior de este magnífico y vetusto pabellón, estábamos situados de frente a la pista, un emplazamiento realmente bueno que nos había concedido el equipo rival, a su vez los acomodadores nos impedían bajar abajo a sacar fotos y a que los nuestros sintiesen nuestra presencia, pero esto no fue ningún problema ya que nos quedaba mucha voz. El Palau presentaba una entrada media y el ambiente estaba enrarecido, así que desde el primer momento aprovechamos la situación y comenzamos a animar de tal manera que los nuestros nos escuchasen. El partido estuvo muy igualado durante los cuarenta minutos y al final el choque cayó  del lado valenciano, y en consecuencia la alegría de todos los aficionados valencianos allí presentes que nos sentíamos exultantes tras haber derrotado a uno de los mejores equipos de Europa y también del mundo, en su propio feudo. Al acabar el partido esperamos a los héroes del domingo en la salida de jugadores y felicitamos a cada uno de los artífices de la victoria, incluido presidente y entrenador, figuras no menos importantes en un club.

Volvimos al autobús al grito de “¡Valencia Basket!” gargantas llenas de esperanza emitieron sus últimos gritos en un día que será inolvidable. En el terreno deportivo, eliminatoria igualada y ahora el Valencia Basket puede decidir en casa, en el Pabellón de la Fuente de San Luis, ante su público, esa afición ejemplar que viajó a San Sebastián y recibió un jarro de agua fría, pero que también viajó a Barcelona y se llevó una gran alegría fruto del esfuerzo de unos jugadores capaces de impregnar de alegría y hacer realidad los sueños de cada uno de nosotros.