Finales de Conferencia NBA: Análisis y sensaciones

Tras la primera ronda y las semifinales de playoff, quedan solamente dos pasos para descubrir quién se hará con el anillo. Repasamos lo ocurrido hasta ahora en la post-temporada y analizamos los cruces que forman las finales de Conferencia.

Finales de Conferencia NBA: Análisis y sensaciones
Finales de Conferencia NBA: Análisis y sensaciones

Dos de los conjuntos en que más se podría confiar para unas eliminatorias de playoff, por la calidad de sus jugadores y la experiencia de los mismos en la post-temporada, han tenido la mala suerte de cruzarse con el que muchos consideran (no sin razones de peso) que es el mejor aspirante al título este año: Oklahoma City. Tanto Dallas como los Lakers, a pesar de sus talentos individuales y el cambio de mentalidad que adoptan en estos cruces, no han tenido ni la más mínima opción contra unos Thunder tranquilos, que parecen poder hacerlo todo fácil.

Lakers y Dallas, vapuleados por los infalibles OKC.

Por otro lado encontramos a los desdichados Bulls, que perdieron al cabeza de cartel tal como empezó su primera (y última) ronda a causa de otra lesión. Los Sixers, a los que Rose venció en el primer partido,  tomaron las riendas de la eliminatoria con autoridad. Deng y Noah son grandes complementos en Chicago, incluso son capaces de decidir encuentros, pero no se vieron capaces de afrontar los encuentros restantes asumiendo el control del equipo en ausencia de su estrella.

Los Bulls, abatidos sin Rose. Los 76ers no tuvieron problemas sin la estrella.

 Aunque pudieron prescindir de éste durante la temporada y consiguieron triunfos holgados durante sus lesiones, los cruces a 7 partidos no perdonan. Los de Iguodala tuvieron un golpe de suerte, y lo aprovecharon para llegar a la recta final del duelo contra Boston. Visto lo visto, los octavos de Este han acabado mostrando una muy buena cara.

Llegan cuatro, y llegan fuertes

Empezando por la eliminatoria que más reñida puede antojarse, se enfrentan el primer y el segundo clasificado de la Conferencia Oeste: Spurs y Thunder, respectivamente.

Sus registros, muy distintos. ¿Puntos débiles? Difíciles de encontrar. Sea cual sea el desenlace de sus enfrentamientos, seguramente habrán concluido todos con resultados ajustados. Son las dos caras de la misma moneda, el blanco y el negro: veteranía y juventud.

San Antonio posee el trío por excelencia, el clásico. Tanto Duncan, como Parker o el versátil Ginobili son capaces de invertir el rumbo de un partido. El engranaje del conjunto tejano funciona a la perfección, aunque desde fuera pueda verse algo oxidado el conjunto de piezas. Tienen cuerda para rato, y siendo los tres puntos fuertes pívot, base y alero, los Spurs mantienen el peligro desde cualquier parte de la ofensiva. Se colocaron en los últimos partidos de la temporada regular en la primera posición, pero sería atrevido asegurar que se trata de un conjunto más regular.

OKC y San Antonio, juventud contra veteranía.

Los Thunder, que cargan con ellos la nueva hornada de figuras destacadas de la NBA, han hecho crecer este proyecto mucho más rápido de lo que hubiera apuntado cualquier analista. Han entendido la dinámica de la liga, moldeándola a placer y consiguiendo resultados a la altura de un conjunto que ha ido consolidándose durante años. Durant y Westbrook son las estrellas principales y aportan la verticalidad que el equipo necesita, juntamente con el ‘Sixth Man’ Harden. Ibaka y Perkins, junto con el importante reserva Collison, completan el cupo defensivo con efectividad.

Aunque la eliminatoria se augura igualada, no tendría dudas acerca de cuál se alzará como finalista. La capacidad ofensiva de los Thunder ha sido hasta ahora imparable. San Antonio deberá anular el juego de Durant y, aunque Oklahoma City también tiene otras vías para anotar, se verá reducida la efectividad de la joven franquicia. Los tejanos, por su parte, necesitarán de la inspiración de jugadores secundarios como Diaw, Green, Neal o Leonard, que les permitirán no depender del trío estrella. Aunque la fuerza de los Spurs puede residir en su experiencia, la sorpresa de explotar el talento más temprano podría ser una clave decisiva.  De cualquier forma, Popovic gana (por títulos y veteranía) la batalla en el banquillo, y puede marcar la diferencia por lo que respecta en el dibujo en la cancha. La rapidez y la sorpresa pueden dar la victoria a San Antonio, pero los Thunder, que también disponen de recursos suficientes como para dar la talla, parecen tener ya todas las cartas sobre la mesa.

Miami – Boston se plantea como una eliminatoria con un vencedor claro, al parecer de cualquiera que haya seguido la temporada de ambos. Aunque el juego de Boston sea impredecible, depende en exceso de piezas clave, como son Rondo (máximo asistente), Pierce y Garnett (efectivos ofensiva y defensivamente). El poder de los veteranos Celtics reside en el pase. La mala noticia es que los Heat destacan por ser particularmente buenos en la presión, concretamente en el robo y contrataque. Podría incluso ser contraproducente el abuso de las asistencias por parte de los de Doc Rivers.

A priori, los Heat tienen todas las papeletas.

Miami presenta pocas grietaspor las que Boston pudiera encontrar su camino a ‘The Finals’. Su llegada a las finales de Conferencia no es la óptima, después de sudar para conseguir un 4-3 ‘in extremis’ frente a unos Sixers que no deberían, a priori, de haber dado tanto problema.

Los Heat llegan en su mejor forma, seguros de sí mismos y con el poderío que les ha acompañado durante toda la temporada. Dependen de Wade y LeBron y sus individualidades, pero esta aparente flaqueza ha sido el punto fuerte de los de Spoelstra: las dos estrellas, durante toda la temporada, han asumido su rol y han cumplido a rajatabla con las expectativas. Sin duda, el trébol tendrá serios problemas para tener opciones de acercarse un poco más al anillo.