Oklahoma vence a los Spurs y se clasifica para la Final de la NBA

Oklahoma City Thunder se clasificó para las Finales de la NBA tras vencer por 107-99 a San Antonio Spurs y poner el 4-2 definitivo a la serie. Enorme Durant con 34 puntos y 14 rebotes en una segunda parte de ensueño para su equipo.

Oklahoma vence a los Spurs y se clasifica para la Final de la NBA
Durant fue el héroe de la noche en el Energy Arena.

Cuarta victoria seguida ante los Spurs justifica a Oklahoma como ganador de la Conferencia Oeste, esperando ya en las Finales a Celtics o Heat. Una parte para cada equipo en la que exhibieron todo su arsenal. En los Thunder los mejores Durant y Westbrook, con 34 y 25 puntos, respectivamente. Los Spurs “murieron con las botas puestas” gracias a los 29 puntos de Parker y los 25 de Duncan.

San Antonio saltó al Energy Arena como el conjunto que se sabe ante su última gran oportunidad de ganar un anillo, con esa grandeza que caracteriza a los equipos campeones. Decididos y templados se pusieron en las exquisitas manos de Tony Parker, que volvió a los números de la liga regular justo en el momento en que su equipo más lo necesitaba. El francés había aportado 17 puntos y 5 asistencias en los primeros 28 puntos de su equipo, o lo que es lo mismo, había generado todo ese caudal. Sin demasiadas noticias de Durant todavía, sólo Westbrook recomponía en ataque el destrozo que su contrincante Parker le hacía en defensa. Skiles buscaba soluciones en el banquillo pero no las encontraba, mientras que todo lo que tocaba Parker lo convertía en oro, de ahí el 20-34 de este primer cuarto.

El segundo periodo siguió la misma tónica, con unos Spurs que seguían enchufados, aunque esta vez ya con Parker tomando algo de oxígeno. Oklahoma aumentaba su proyección ofensiva con un mayor acierto en la dirección de Fisher, mientras que en su aro estaban más cubiertos con el francés en el banco. Pero los de Popovich ni así daban tregua. Gary Neal y Stephen Jackson tomaban el relevo y volvían a establecer una máxima de 18 puntos, pero un triple de Durant movió a Popovich, que no dudó en devolver a la pista al gran protagonista, Parker. Con los Thunder a 13 puntos el 9 de los de Texas anotó una canasta y asistió para un triple a Ginóbili y dejó las cosas como estaban antes de sentarse. Si Harden anota de tres y otra vez su rival se echa encima Parker le regala un balón a Jackson para triple. Si es Wetsbrook el que acerca otra vez a Oklahoma a 13 Tony le vuelve a regalar otro triple a Jackson, que anotaba el cuarto de cuatro intentos. Pero no sólo en ataque estaba inspirado, sino que en defensa Durant no lograba superarle. Por si fuera poco Duncan, que se había diluido tras los primeros minutos, volvía a reclamar su sitio en un partido para grandes y se aupaba hasta los 13 puntos en el descanso. Dos tiros libres de Parker ponían otra vez +18 a los Spurs, pero un triple de Durant sobre la bocina y colocaba el 48-63 con el que se llegaba al descanso.

Avalancha Thunder

Pero desde la salida de vestuarios se vio que los Thunder no iban a ser los mismos del primer tiempo. El primero intercambio de canastas se saldó al final con un 7-0 de parcial y Popovich paró el partido. Pero la avalancha ya había comenzado. A pesar de que Duncan mantenía como podía las ventajas Durant ya había puesto el motor en marcha y nadie lo iba a parar. Jackson ya no le podía frenar, pero en ataque seguía inspirado. Dos triples seguidos (6 de 6) daban aire a los Spurs, pero Oklahoma ya se había desatado para entonces. Westbrook acercaba a un solo punto a los suyos y Durant consumaba la remontada con un triple en la cara de Jackson a falta de 1:40 para el final del tercer cuarto (79-77). Jackson otra vez desde los tiros libres y por fin Parker volvían a devolverle la ventaja a San Antonio, llegando al último periodo con 80-81 y todo por decidir.

Con el pabellón entregado a la causa de Oklahoma dio comienzo el último periodo, el que decidía el destino de los veteranos Spurs, ante su última gran oportunidad de tocar la gloria, y la de los jóvenes Thunder, que la reclamaban con un Durant que se presentaba a su cita con 28 puntos y 12 minutos por jugarse. Tras unos primeros de tanteo Popovich no espero más y dio entrada a Parker. Los Thunder gracias a los tiros libres alcanzaron una máxima de 6 puntos (90-84) que recortó Jackson a 3 también desde la línea. Si bien los Spurs cortaron la sangría de su defensa en el tercer cuarto en ataque las piernas comenzaron a pesar. Con Parker desacertado y  Duncan cansado, las penetraciones de Ginóbili encontraron dos faltas en ataque del argentino, al que sentó su técnico con cinco faltas y 5 minutos por jugarse. Por si fuera poco el arbitraje no acompañaba a los cuatro veces ganadores del anillo. Entonces se agarraron a ese elemento que nunca les ha fallado a los de El Álamo: Tim Duncan. Si los visitantes jugaban por dentro Oklahoma se iba por fuera, con triples de Fisher y Harden (99-93 a falta de 3:13). El último aliento de estos grandes campeones de los Spurs se llamaba Parker, pero no fue suficiente. En la posesión clave, cuatro abajo, Jackson falló su primer triple, justo el que debía meter  y Parker tampoco lo solventó. Perkins sentenció a falta de 24 segundos y con 15 por jugar el héroe Durant se abrazaba con su familia y al final con Duncan, que pareció darle su bendición como Rey del Oeste. Resultado final 107-99 y los Thunder a las Finales de la NBA.