El 'Big Three' lleva a los Heat a la final tras un partido vibrante

Los Miami Heat consiguieron la victoria en el séptimo partido ante los Boston Celtics (101-88). Los de Florida superaron las adversidades de una buena primera parte de los Celtics, y alcanzaron la final con una sobresaliente actuación de su “Big Three” que sumó 73 puntos. De esta manera los Heat se enfrentarán en la final a los Thunder. Habrá duelo Durant vs Lebron.

El 'Big Three' lleva a los Heat a la final tras un partido vibrante
Lebron y Wade decisivos/ LAVANGUARDIA.es

Todo o nada, así son los séptimos partidos en los playoffs de la NBA. No importa todo lo que has logrado o perdido a lo largo de la temporada, o en las eliminaciones anteriores. Cualquier detalle puede llevarte a la gloria o hundirte en la más profunda desesperación. Con estos pensamientos empezaba el partido más decisivo de la eliminatoria. Todos los focos estaban puestos en los Heat, y en especial en Lebron James, quien tenía la presión de un nuevo fracaso en el intento de conseguir un campeonato. Por su parte los Celtics llegaban con vida, no tenían mucho que perder, nadie les había esperado esta temporada para empresas como esta, pero aun así llegaban con posibilidades.

Y así comenzó el equipo de Doc Rivers, sin presión, muy concentrado y con las ideas claras. Sus jugadores estrellas, aquellos a los que gran parte de la afición daban por muertos, estaban respondiendo y poniendo en aprietos a Lebron, Wade, Bosh y compañía. Rondo movía bien al equipo, Garnett demostraba que está viviendo una segunda juventud, y Allen y Pierce se encontraban con ganas. De esta manera el marcador en el primer cuarto se fue para los Celtics (27-23).

El segundo cuarto comenzó con una tónica parecida, con los Miami intentando acercarse en el marcador, pero sin conseguirlo, ya que en los momentos de mayor igualdad siempre aparecía una buena racha de Boston. Estos tuvieron que ver como una de sus estrellas, Kevin Garnett tenía que irse a banquillo al cometer una tercera falta. Pero en este equipo todos intentan aportar, y en ese tiempo apareció un héroe inesperado. Brandon Bass consiguió una buena racha de puntos y volvió a abrir ventaja en el marcador.

Se llegaba con un 53-46 a favor del conjunto de Doc Rivers. Las sensaciones eran más vorables para los de Boston, pero en Miami todavía guardaban una carta muy poderosa. Lebron no había aparecido y Wade, errático en el tiro durante todo el partido, tampoco. Sólo Bosh estaba aportando lo que se esperaba de él. Los Heat necesitaban ya a sus estrellas, y estas no defraudaron.

Esto ya se empezó a ver en la segunda parte, Wade metía tiros imposibles, y Battier aportaba desde la línea de triple, y Lebron empezaba a asomar su calidad que le ha hecho poseedor del tirulo de MVP de la temporada. Con esta nueva dinámica, y con unos Celtics mucho más cansados y superados, los Heat empezaron a remontar el partido, quedando empatados a 73 al final del tercer cuarto.

La igualdad era máxima para afrontar el último cuarto, todo se decidiría aquí, era el momento de la mayor tensión, pero también de la mayor gloria. Quizás fuese el cansancio de Boston en los anteriores cuartos, pero en este último Miami pasó totalmente por encima de estos, con un imperial Lebron y un acertado y decisivo Bosh que siempre que el partido se equilibraba, aparecía para asestar un mazazo. El ex de los Raptors terminó con 19 puntos y 7 rebotes, pero sobre todo fue destacable su acierto en los tiros con un 8 de 10 en tiros de campo, y 3 de 4 en tiros desde el  triple.

A falta de 2 minutos, los Heat ya habían abierto brecha, y todo parecía indicar que salvo un milagro, los de Florida jugarían la final de la NBA. Tendrían una nueva oportunidad, y todo ello había sido posible gracias a una magistral actuación de su ‘Big Three’. A la ya comentada de Bosh, estuvo Wade con 23 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias, y sobre todo el gran Lebron que aportó 31 puntos y 12 rebotes. Otros jugadores como Udonis Haslem, Mario Chalmers y sobre todo Shane Battier también aportaron y ayudaron a que Miami se impusiera en este partido.

Boston se despide de la temporada con la cabeza muy alta, nadie les esperaba, eran viejos, estaban acabados, no podían hacer nada contra las estrellas de Miami o los prometedores Bulls. Sin embargo lo han tenido en sus manos, han demostrado que son leyendas, que estamos ante una generación de jugadores que seguramente llegue a su fin, pero que nunca se les puede subestimar. Ayer todos aportaron, quizás faltó la frescura de otros partidos. Aun así repasando números, nos sorprendemos del nuevo triple roble de Rajon Rondo, con 22 puntos, 10 rebotes y 14 asistencias, los 19 puntos de Paul Pierce, los 14 de Kevin Garnett, los 16 de Bass o los 15 de Ray Allen.

Ellos no jugarán la final, pero se despiden con orgullo, algo que siempre ha caracterizado la historia de Boston. Miami por su parte tendrá que enfrentarse en la madrugada del martes a los Oklahoma City Thunder, liderados por Kevin Durant. Serán unos partidos vibrantes y seguramente marcados por el mayor duelo individual que puede haber ahora mismo en el mundo del baloncesto. Lebron vs Durant. La emoción ya flota en el aire.