Bosh, el Factor X

La contribución del jugador tejano en momentos clave ha sido vital para su equipo.

Bosh, el Factor X
Bosh, el Factor X

A medida que han ido transcurriendo estos magníficos y apasionantes playoffs, me he recreado en la convicción de lo importante que resulta Chris Bosh para el equipo de Miami Heat. El ala-pivot, varias veces All Star, ha sido muy importante siempre que ha estado en pista.

Se lesionó en la primera ronda de la postemporada, y no apareció hasta la Final de Conferencia que enfrentó al conjunto de Florida con los Boston Celtics. Por el camino, los hombres de Eric Spoelstra dejaron en la cuneta a New York Knicks e Indiana Pacers. Contra los de la Gran Manzana las dificultades fueron -lógicamente- escasas. 
 
Sin embargo, ante Indiana empezaron a aparecer los primeros problemas. No hay que olvidar que el equipo dirigido por Frank Vogel estuvo 2-1 arriba en la eliminatoria con un partido por delante en casa. Miami reaccionó a tiempo y se llevó el cuarto, quinto y sexto de la serie.
 
Durante muchas fases, no pudieron o no supieron parar a Roy Hibbert en la pintura. Hombres como Udonis Haslem o Joel Anthony no significaron oposición alguna para el pivot de Indiana. Superó los 10 rebotes de media en la serie, tres más que durante toda la temporada regular. Incrementó ligeramente su aportación ofensiva con respecto a la primera ronda frente a Orlando Magic (de 11 a 12 puntos). 
 
Ya en las Finales de Conferencia, el hueso duro era Kevin Garnett. El jugador celtic realizó una serie espectacular hasta el quinto partido. Justo en ese momento, su promedio en la eliminatoria se encontraba en 21 puntos por partido y 10,8 rebotes . En el sexto y en el séptimo, ya con Bosh jugando en torno a 30 minutos, sus estadísticas disminuyeron considerablemente: 13 puntos y 6 rebotes de media en esos dos enfrentamientos. 
 
Ante Oklahoma City Thunder, en lo que llevamos de Final, la estadística y la conclusión es aun más tozuda. En el primer encuentro, Bosh no estuvo acertado ni en defensa ni en ataque pese a jugar 34 minutos (su cifra más alta desde la lesión). Anotó 10 puntos, capturó 5 rebotes y no puso ni un tapón. Los Thunder ganaron en el rebote a los Heat: 35 a 43. Los de Florida perdieron el partido.
 
En el choque de ayer noche, la aportación de Bosh fue fundamental tanto en defensa como en ataque para que su equipo pudiera empatar la serie. Además de jugar cuatro minutos más que el primer día (40), anotó 16 puntos, con un 45% de acierto, y reboteó en 15 ocasiones, 7 de ellas cuando atacaba Miami. La batalla en la pintura la ganaron los Heat con 40 rebotes, es decir, cuatro más que Thunder (36) y cinco más a favor que el primer día (35). 
 
Los datos no engañan, y en este caso no son simples casualidades. Con Chris Bosh, con su tercer hombre del Big Three, Miami ataca bien y, sobre todo, defiende aun mejor. Las cifras están ahí, pero si Bosh continúa así y Lebron y Wade también, significará una pésima noticia para los Oklahoma City Thunder.