LeBron James y Dwyane Wade dan la segunda victoria a Miami

Combinando para 54 de los 91 puntos de su equipo, LeBron James (29 puntos y 14 rebotes) y Wade (25 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias) ponen el 2 a 1 en la serie. Partido abierto que Oklahoma City tuvo muy cerca, pero que se decanto para Miami en los instantes finales. Los de Florida se ponen por delante en la eliminatoria y si ganan los próximos dos enfrentamientos en su cancha serán campeones.

LeBron James y Dwyane Wade dan la segunda victoria a Miami
Miami Heat 91 - 85 Oklahoma City Thunder

Tercer partido de las NBA Finals ’12, primero en el American Airlines Arena, en el día del padre en Estados Unidos y Latinoamérica. Empate a uno y los Heat con factor cancha tras ganar el segundo partido de la serie, hecho que provoca que con ganar todo en casa se proclamen campeones y no tener que volver así a Oklahoma City. Por los visitantes, salían al parqué los habituales, con las miradas puestas en Kevin Durant y en Rusell Westbrook, duramente criticado por Magic Johnson -curiosamente su ídolo de la infancia- que calificó su actuación como “la peor de un base en unas finales”. Por el otro lado, Miami repetía el quinteto del segundo partido -por segunda vez esta temporada- y formaba con Chalmers, Wade, James, Battier y Bosh.

Empezó dominando Miami el encuentro, poniéndose seis arriba y metiendo en apuros a Perkins en el dos contra dos con asistencias de Wade para Chris Bosh. Movió ficha rápidamente Scott Brooks, dando entrando a James Harden por Sefolosha, algo poco habitual cuando el primer cambio suele ser uno de los dos pívots. Se sentó Wade en el banquillo para dar más protagonismo a LeBron, que acabó el cuarto con 10 puntos (8 en la pintura) y 5 rebotes. Por parte de OKC, pocas apariciones de sus jugadores estrella pese a no mantenerse muy alejados en el marcador. Seis arriba para los de Florida con un 26 a 20 en el marcador.

Y seguía enchufado LeBron, para irse al banquillo tras finalizar un magnífico ‘coast to coast’. Se atragantó el partido en el segundo cuarto, hecho que aprovecharon los visitantes para igualar el marcador. Con los titulares en pista aparecieron los hombres de la final: Wade-James para formar un tándem difícil de parar y Kevin Durant cargando el peso del equipo en su espalda y mantener la igualdad. Finalizó el primer tiempo con dos triples, uno de Battier y otro de Westbrook para irse al descanso con 47 a 46. LeBron James con 16 puntos y 8 rebotes y Kevin Durant con 11 puntos eran los mejores de su equipo.

Oklahoma toma ventaja pero Miami tapa el hueco

Salieron enchufados los visitantes en el inicio de tercer cuarto, con un parcial de 10 a 4 que obligó a Spoelstra a pedir tiempo muerto. Se amplió la ventaja hasta los dos dígitos, con una jugada de 3+1 de Derek Fisher, pese a que Durant estaba en el banco con 4 faltas personales. Pero lo mismo que le dio ventaja se la quito: dos jugadas de 3+1 para Miami, una sobre Battier y otra sobre James Jones acercaba a los locales, que tiraron de Wade y de un triple de LeBron para volver a ponerse por delante. Dos arriba Miami y todo por decidir en el último cuarto.

Los últimos minutos, decisivos

Intercambio de canastas en los primeros compases de último cuarto, hasta que llegaron los últimos minutos, en los que cada acción es clave. Un 2+1 de LeBron ponía siete arriba a Miami y forzaba la quinta de Durant, que le hacía irse al banquillo un par de minutos. Reaccionó Oklahoma con una recuperación de Sefolosha y una canasta de Westbrook para ponerse a uno. En la siguiente acción, el mismo Westbrook fallaba el triple que supondría el empate, y a falta de 16 segundos (10 de posesión para Miami) James Harden cometía una incomprensible falta que daba tiros libres a Miami. Con una diferencia de más de una posesión, Miami se llevó finalmente el partido por 91 a 85.

Gran partido del dúo dinámico de Miami para poner el 2 a 1 en la serie, con 29 puntos de LeBron y 25 de Dwyane Wade. Por parte de Oklahoma, buenos números de Kevin Durant (25 puntos y 6 rebotes) pese a su problema de faltas. El próximo partido se disputará en Miami en la madrugada del martes al miércoles (3 hora española,  9 de la noche hora local).