Oklahoma City Thunder, de últimos a subcampeones NBA en sólo cuatro años

La franquicia procedente de Seattle, consigue rozar la gloria tras la mudanza de hace cuatro años. Esta nueva época está plagada de intensos cambios y con una juventud que aporta al subcampeón de la NBA las esperanzas de volver allí arriba en los próximos años. De últimos en la liga regular en la temporada 2007/08 bajo el antiguo nombre de Seattle Supersonics, a proclamarse campeón de la conferencia Oeste y subcampeón NBA en 2012.

Oklahoma City Thunder, de últimos a subcampeones NBA en sólo cuatro años
Westbrook y Kevin Durant en la primera temporada de los Thunders en 2008

El anunciado final de los Seattle Supersonics tras la temporada 2007/08 por las pérdidas ocasionadas y los malos resultados acumulados en los últimos años, provocó la creación de una de las franquicias que más ha triunfado y crecido en los últimos años hasta la reciente final NBA,  Oklahoma City Thunder. 350 millones de dólares fue el detonante de este proyecto, que trajo desde Seattle a un equipo muy mermado y falto de esperanzas a una ciudad, que ya demostró en 2005 y 2006 siendo la sede de los Hornets de Nueva Orleans, estar preparada para albergar una franquicia NBA, Oklahoma.

Inicio confuso y renqueante

Aunque el camino fue firme y ascendente, el principio renqueante creo numerosas dudas respecto al futuro del joven equipo. Un desastroso 3-29 inicial, mejorado a lo largo de la temporada hasta acabar con un 23-59 sirvió unicamente para afianzar a Scott Brooks en el banquillo de los Thunders tras llegar iniciada la temporada. La confianza y el deseo de éxito liderados completamente por Kevin Durant, auguraban una época de mucho sacrificio por colarse entre los grandes, escalón a escalón. Además, la notable mejora en la situación económica tras el traspaso de la franquicia a Oklahoma City, acompañaba a la voluntad de prosperar en la mejor liga del mundo.

"Cuando juegas contra los mejores, aprendes", Scott Brooks.

La segunda temporada ofreció a los aficionados numerosas alegrías venciendo a los dos finalistas de la pasada temporada, además de destacables victorias sobre otros grandes como Boston Celtics, San Antonio Spurs o Miami Heat, que otorgaron a los Thunders cierta reputación y nombre en esa temporada 2009/10. La guinda final del curso fue su clasificación para los playoffs tras el resultado final de 50-32 en la liga regular. Los Ángeles Lakers campeones a final de temporada, fueron sus verdugos en la primera ronda. El liderazgo y la calidad de su estrella Kevin Durant se hizo patente con el título al máximo anotador de la NBA a final de temporada. El equipo carburaba y los pequeños éxitos fueron los avales de un equipo hecho, entregado y equilibrado.

Los éxitos empiezan asomarse

La tercera temporada de la franquicia demostró el ritmo vertiginoso que acompañaba a los Thunders hacia la cumbre, un más que respetuoso registro de 55-27 en la liga regular empujó al equipo hasta alcanzar la final de la conferencia oeste eliminando de la lucha por el título a los Denver Nuggets y Memphis Grizzlies; sin embargo, otra vez los campeones, en esta ocasión Dallas Mavericks, volvieron a dejarles fuera de la competición. Kevin Durant, Westbrook y el español Ibaka fueron los protagonistas del éxito en playoff.

"Tenemos que seguir trabajando. Si seguimos trabajando tengo la esperanza de volver aquí más fuertes", Kevin Durant.

Cuarta temporada, cuarto capítulo de una historia digna de ser contada. Un lockout sólo pudo haber ralentizado este salto que sigue sin encontrar techo. Oklahoma City Thunder vuelve a lograr un sobresaliente resultado en la liga regular con un 47-19 que le clasifica para los playoff como segundo clasificado en la conferencia oeste, tras los San Antonio Spurs. La conferencia oeste esta vez no fue el límite de los Thunders: 4-0 a los vigentes campeones NBA, Dallas Mavericks; 4-1 a los Ángeles Lakers y 4-2 a los San Antonio Spurs; colocó al equipo de Kevin Durant en su primera final de la NBA bajo el apodo de los 'matacampeones'. Los Miami Heat se convirtieron en el último obstáculo que le separaba del anillo NBA, obstáculo demasiado grande que castigó con un severo 4-1 la diferencia entre un campeón NBA y un equipo sobresaliente.

El futuro y su juventud, sus armas para el título

Talento, fuerza, unión y sobre todo juventud, son las bazas que ha forjado a un Oklahoma City Thunder campeón de la conferencia oeste y subcampeón NBA en 2012. Durant y Wetbrook con 23 años acompañados de Ibaka y Harden con 22, son los principales argumentos por los que creer en un asombroso futuro del equipo. Las cifras estratosféricas de Durant no pasan desapercibidas entre los seguidores de la NBA, que ven en él al líder que puede llevar el anillo a la ciudad de Oklahoma en unos años.

Con esta progresión y proyección, en la NBA hay un hueco entre los campeones para Oklahoma City Thunder, un equipo recompuesto que cuatro años atrás marcaba el peor registro de la temporada.