El anillo más caro

El anillo más caro

La ambición de Kobe Bryant y los dirigentes de los Lakers han llevado a la franquicia a contratar al mítico base, dos veces MVP de la liga, Steve Nash y al mejor defensor, al pívot más dominante de la NBA: Dwight Howard. Bryant, Gasol, Howard...un elenco de jugadores que aspira a ser leyenda y que, de momento, ya ostenta un récord: son la plantilla más cara de la historia de la NBA.

Kobe Bryant, la "mamba negra", vuelve a ser el jugador mejor pagado de la liga, cobrará cerca de 28 millones de dólares de los Lakers por la próxima campaña, en la que liderará al equipo en busca de su sexto anillo. Con la llegada de Steve Nash y Dwight Howard (6º mejor pagado con 19.5 millones) sumada a la permanencia de Pau Gasol (7º con 19m.), los angelinos se convierten de golpe en claros aspirantes al título, así como en la franquicia que más gasta en sueldos: 100 millones de dólares, muy por encima del límite salarial que establece la NBA. Un compromiso económico más llevadero gracias al jugoso contrato de televisión firmado por Jerry Buss con Time Warner Cable (5 billones de dólares por 25 años).

El quinteto Nash/Kobe/MWP/Gasol/Howard es muy ilusionante pero puede recordarnos a aquel proyecto 2003-2004. Los Lakers de Kobe y Shaquille O´Neal, con su clásica lucha de egos en todo su esplendor, se reforzaron con Gary Payton y Karl Malone, dos estrellas veteranas sin anillos, para recuperar el trono perdido el curso anterior ante los Spurs. Y sí, pudieron con los de Tim Duncan, pero no con los Detroit Pistons que dieron la sorpresa y los vapulearon en la final (4-1). La derrota no entraba en los planes de directivos ni jugadores y tuvo consecuencias; Shaq, harto de Bryant y el supuesto trato de favor que le propinaban en la franquicia, pidió ser traspasado y se marchó a Miami, Karl Malone se retiró frustrado por sus problemas de rodilla y el equipo se descompuso. Al año siguiente ni entraron en playoffs.

No obstante, y pese a ciertos paralelismos, estos Lakers parecen más sólidos que aquellos: Howard (26 años) es el mejor pívot de la liga, el rendimiento de Nash (38) está garantizado, Gasol (32) aportará lo que le deje Mike Brown y Kobe (36) será Kobe, para lo bueno y para lo malo. Nos falta un quinto elemento, y en este caso no es el amor, como en la película de Luc Besson, sino todo lo contrario: el ciclotímico Metta World Peace, gran defensor y compañero, pero de reacciones imprevisibles. Que le pregunten a James Harden.