Allen Iverson y Crittenton se plantean volver a la NBA

Allen Iverson y Crittenton se plantean volver a la NBA

Ambos jugadores arrastran unos últimos tiempos tormentosos, situación que puede condicionar su retorno. En este artículo se repasarán algunos otros casos de "juguetes rotos" de la NBA.

En las últimas horas dos jugadores han publicado su deseo de volver a la NBA: Allen Iverson y Javaris Crittenton. "The Answer", finalista de la NBA con Philadelphia 76ers, 3 veces nombrado en el primer equipo de la NBA, y 11 veces All-Star, fue el principal icono de la NBA a principios del siglo XXI. Sus camisetas eran las más vendidas, incluso en 2010, cuando abandonó la liga, su camiseta era la decimocuarta más vendida en total, a pesar que había dejado de ser jugador de la élite hacía unas cuantas temporadas. Al inicio de su carrera, con los Sixers, la NBA usó su imagen como el pequeño hombre de 1,80 m. que había conseguido ser el rey del deporte de los más altos. Sin embargo pronto comenzó a flirtear con los problemas judiciales, y ya en 1997 fue arrestado por posesión ilegal de armas y posesión de marihuana. Su carrera en ese instante fue hacia arriba, tanto económicamente como deportivamente, Iverson llegó a su máximo la temporada 2000-2001, cuando fue MVP de la Regular Season y llegó a las finales NBA, que perdió ante los Lakers, siendo la estrella absoluta de un equipo entrenado por Larry Brown y que se entregaba a su talento, su velocidad y su dribbling rápido. A partir de ahí, tanto los Sixers como su carrera fueron en declive.

Ni los fichajes de Chris Webber e Iguodala, ni la elección como entrenador de Mo Cheeks, el hombre que Iverson quería, fueron suficientes. En el último partido de la temporada regular 2005-2006, Iverson y Webber llegaron tarde al partido de los Sixers, que era el de homenaje a los seguidores por toda la temporada, Cheeks anunció una multa y a partir de ahí la relación se enfrió. Antes, en 2004 y 2005, varios altercados habían afectado la imagen de Iverson: fue expulsado de un casino en Atlantic City por uso indebido de las instalaciones, y otra vez fue expulsado de otro casino de la misma ciudad tras no querer devolver un dinero que se le había entregado por error en una partida de póker. El mismo año tuvo que indemnizar a un hombre de Washington con 250.000 dólares tras haber recibido una paliza de uno de sus guardaespaldas. Aprovechando el caso, otro hombre de Ohio le pidió 2,5 millones esta vez, pero el caso fue sobreseído. Tras fichar por Denver y bajar considerablemente sus números, en uno de los traspasos más desequilibrados de los últimos tiempos, los Pistons le ficharon a cambio de Chauncey Billups, y tras un enfrentamiento con el entrenador de Detroit Michael Curry, que quería que Iverson fuera suplente, se marchó de Detroit dirección a Memphis, donde corrió la misma suerte. Terminó su carrera NBA en "sus" Philadelphia 76ers, donde una vez más prometió volver a ser competitivo pero ya nunca volvió a ser el de antes, esta vez las lesiones en la espalda y pierna le afectaron. Tras un pequeño paso de una temporada por el Besiktas turco, Iverson regresó en 2011 a Estados Unidos, y en las últimas horas ha expresado su interés de volver a la NBA, en mayo fue homenajeado en el Wells Fargo Center de Philadelphia, pero su vuelta a la élite parece poco probable: sus rumores sobre su vida personal, así como la posible ruina económica en que está inmerso no son bienvenidos en la tierra de David Stern. Se especula con una aventura en China.

Crittenton, el otro "chico malo" que desea volver

Javaris Crittenton no ha tenido la misma carrera brillante que tuvo Iverson. Los Lakers le eligieron el pick 19 de Primer Ronda del Draft de 2007. Era el base que le gustaba a Phil Jackson, alto (1.96 m.), buen defensor, brazos largos. Al verle en pretemporada, los Lakers decidieron renovar a Derek Fisher y Crittenton pasó a un segundo plano, a penas jugando 5 minutos de media. Su momento baloncestístico clave fue ser la moneda clave del fichaje de Pau Gasol por los Lakers en febrero de 2008. En Memphis no realizó mala temporada, e hizo sus mejores números, pero en diciembre del mismo año fue incluido en una operación a tres bandas con Washington y New Orleans. Precisamente el equipo de la capital sería su último en la NBA. Un año después, protagonizó el incidente con Gilbert Arenas, y ambos fueron suspendidos el resto de la temporada. Después de una aventura en China y en la liga de desarrollo, un nuevo capítulo oscuro apareció en su vida, siendo acusado de asesinato (y posteriormente indultado, si bien se demostró que Crittenton llevaba un arma y que la disparó hacia otra persona). El pasado fin de semana, tras una fiesta en Los Angeles en que estuvo bien acompañado, en una entrevista, a parte de algunas respuestas un poco extrañas, dejó claro su interés de volver a jugar en la NBA. En este caso, ni la reputación como jugador ni como persona de Crittenton ayudan.

Delonte West, Biedrins, Stephen Jackson y World Peace, otros casos recientes

Si bien sus carreras no han terminado (excepto Marbury), los casos de Delonte West, Andrijs Biedrins, Stephon Marbury y Metta World Peace son dignos de estudio.

West comenzó su carrera en los Celtics en transición de principios de los 2000, entrando en el traspaso de Ray Allen por Boston en 2007. Luego fichó por los Cavaliers de LeBron James, y ahí comenzaron los problemas. En 2009 fue acusado de llevar una motocicleta ilegal, mientras que los rumores sobre su ruina económica siempre han estado allí, hasta el punto que con el "lock-out", West trabajó en una tienda de muebles trasladando piezas. Actualmente juega en los Dallas Mavericks donde promedia 9 puntos por partido. 

Entre otras, le fue señalada una técnica por poner el dedo en la oreja del jugador de Utah Gordon Hayward:

 

 

Metta World Peace es uno de los personajes más controvertidos de la NBA. Nacido Ronald Artest, cambió su nombre legal en 2011 inspirado en el jugador de fútbol americano Chad Ochocinco. Tiene un anillo de la NBA, fue elegido Jugador Defensivo del año en 2004, y elegido en el All-Star del mismo año. Precisamente esa temporada protagonizó algunos de sus incidentes más sonados. A finales de 2003 rompió una cámara en el Madison Square Garden y fue suspendido tres partidos, y fue suspendido cuatro partidos por un "rifi-rafe" con Pat Riley la misma temporada. En noviembre de 2004 fue el protagonista de la famosa pelea entre los Pacers y los Pistons, cuando un aficionado de Detroit le lanzó una bebida y él saltó a la grada a por el hombre. En 2005 fue apartado del equipo de Indiana tras pedir un descanso, ya que se encontraba agotado de promocionar su disco de Hip-Hop. Otras excentricidades fue presentarse en batín y zapatillas a un entrenamiento de los Pacers y presentarse en ropa interior a un programa de televisión. Su último incidente, fue un codazo a James Harden que le valió la expulsión. Actualmente sigue en los Lakers, lleva dos años bajando sus números y desesperando a sus compañeros y aficionados con lanzamientos mal preparados.

Stephen Jackson es un chico malo por antonomasia de la NBA. Implicado como Artest en la pelea de Detroit-Indiana, fue el número 43 del Draft de 1997 y tuvo que emigrar a Australia, Venezuela y República Dominicana antes de establecerse en la NBA. En 2001 fichó por San Antonio, equipo donde siempre ha sido bien acogido y donde ha estado más calmado. Con fama de muy buen compañero, sin embargo ha protagonizado algunos incidentes durante su carrera, como en los Play-off de 2007 cuando fue explusado dos veces ante Dallas. Aún así es uno de los jugadores que más dinero ha donado a la caridad, y personas como Tim Duncan, Carlisle, o Don Nelson hablan maravillas de él, recalcando su fuerte carácter, pero también que es capaz de todo por un compañero. Ha regresado a San Antonio, y sigue siendo uno de los mejores anotadores puros de la NBA.

Andris Biedrins ha protagonizado la última excentricidad de un jugador NBA, al verse comprometido en unas fotos.  El pívot letón llegó muy joven a la NBA, con 18 años, y en su primer año ya estuvo implicado en un par de accidentes de tráfico. Jugador con mayor progresión la temporada 2006-2007, en 2009 se lesionó y se pasó la temporada en Europa criticando el juego de sus compañeros. Aunque Biedrins sigue en Golden State, ya no es la gran promesa europea ni mundial que se preveía, será suplente si David Lee y Bogut están al 100 % y su contrato es de estrella.

Los JailBlazers y los Bad Boys, equipos históricos llenos de "tipos duros"

Si hay dos equipos en la NBA que se han ganado el apodo de duros, llenos de "juguetes rotos" y complicados, estos son los Portland TrailBlazers del 2000 al 2003 y los Detroit Pistons de la década de 1980.

Tras las buenas temporadas que permitieron al equipo llegar a la final de Conferencia de 1999, con un equipo lleno de figuras contrastadas como Arvydas Sabonis, Scottie Pippen, Steve Smith y Damon Stoudamire. Este equipo fue el que más cerca estuvo de derrotar a los Lakers de Phil Jackson en sus primeras tres temporadas, con un espíritu competitivo muy alto, lograron forzar el séptimo partido en el Staples Center. Tras esa temporada el equipo se renovó y adquirió piezas como Dale Davis, Shawn Kemp, Rod Strickland, Ruben Patterson, Qyntel Woods, Zach Randolph y Bonzi Wells. En el equipo ya estaba Rasheed Wallace, el líder de todos ellos. Precisamente la leyenda lituana Sabonis abandonó el equipo después que Wallace le tirara una toalla en la cara en un partido de Play-Off en el año 2000. "Sheed" fue un jugador con una carrera NBA muy buena, quizás sin sus excentricidades podría haber sido un jugador para la historia. Es el jugador con más técnicas de la historia (más de 300), una vez campeón de la NBA en 2004 con Detroit y cuatro veces All-Star. Protagonista del incidente de Detroit también al ser el primero en abalanzarse sobre Ron Artest, protagonizó un famoso incidente con su compañero Damon Stoudamire al ser detenido con marihuana tras un partido mientras conducía su coche. La leyenda dice que le ofrecieron el producto al policía por si quería un poco. Ruben Patterson evitó un juicio por acoso sexual y tuvo una pelea muy fuerte en un entrenamiento con Randolph, que dejó al primero fuera de los Play-Off, Qyntel Woods fue acusado también de posesión de marihuana y estuvo inmerso en un asunto muy turbio con peleas ilegales de animales. Bonzi Wells fue multado un par de veces por insultar a los árbitros. Darius Miles insultó al entrenador Mo Cheeks y al presidente ejecutivo John Nash en público. La reputación del equipo era tan baja que el pabellón se vació, y en 2003-2004 el equipo decidió deshacerse de Wells, Wallace, McInnis, Paterson, Miles y Randolph.

El caso de Miles y Randolph es digno de mención. Darius Miles comenzó su carrera en los "Clippers de al salir de clase", un equipo caracterizado por la insultante juventud de sus jugadores, casi todos habían salido del Instituto directamente hacia NBA. Traspasado a Cleveland, y luego a Portland, comenzó a sufrir problemas con las lesiones y su carrera fue decayendo. Sin embargo llegó a tener uno de los contratos más altos de la liga. Zach Randolph es el caso del "juguete roto" redimido. Tras sus turbios inicios extradeportivos en Portland, y un paso dudoso por Knicks y Clippers, tras firmar un contrato de 80 millones de dólares con la franquicia de Oregón, ha conseguido que su carrera renazca en los Memphis Grizzlies, siendo All-Star y pieza básica de la franquicia de Tennessee para su mejora en las dos últimas temporadas.

Cuando en 1980 los Detroit Pistons ganaron solo 21 partidos, consiguieron la elección número 2 del Draft de 1981. Y no dudaron en escoger a Isaiah Thomas, base de la universidad de Indiana. Thomas había sido entrenado por el legendario Bob Knight (el maestro de Coach K), y su estilo era disciplina y dureza, casi militar. Sería el líder de un equipo que ganaría 2 anillos de la NBA en 1989 y 1990, sin embargo la carrera de Thomas se vio envuelta siempre por la aureola de su presunta envidia a jugadores como Larry Bird o Michael Jordan, que tenían más fama que él. En un partido de All-Star en 1985 fue acusado de no querer pasar balones a sus compañeros estrella y declaró que Bird tenía la fama que tenía porque era blanco. Ya como presidente de operaciones de los Knicks, estuvo envuelto en un escándalo sexual por el que tuvo que pagar 11 millones de dólares y en la práctica de algunos entrenamientos prohibidos a jóvenes promesas universitarias, por la que fue multado con 200.000 dólares. Tuvo también problemas con las drogas recientemente.

En ese mismo Draft de 1981, los Pistons adquirieron a Bill Laimbeer, uno de los pívots más duros de la historia, sin embargo su dureza e intimidación dentro de la cancha nunca se transformó en mal comportamiento fuera. Fue entrenador del equipo femenino de Detroit, y consiguió tres anillos. Su estilo duro le enfrentó a jugadores como Barkley, Larry Bird o Michael Jordan.

Quizás el jugador más controvertido de todos los tiempos, dentro y fuera de la cancha (y que merce un artículo a parte) sea Dennis Rodman. Elegido el número 27 de 1986 por Detroit, cuadraba perfectamente en ese equipo. Esa mezcla de adolescente rabioso con el mundo, espíritu libre, combatividad y dureza que llevaba Rodman dentro de sí por su infancia y adolescencia frustrada, era la pieza que necesitaba Detroit para convertirse en el equipo más duro de la historia.

Famoso por sus peinados, tatuajes, piercings y aros, Rodman, al que la cultura popular tiene como un excéntrico con problemas con el alcohol, es el mejor especialista en rebote puro de la historia de la NBA. En ataque nunca se prodigó, pero poseía una capacidad de salto, pelea y colocación fuera de lo común para el rebote. Casado cuatro veces, y arrestado infinidad de ocasiones por problemas y escándalos relacionados con el alcohol, Rodman nunca dejó a nadie indiferente. Es el "juguete roto" por antonomasia, el hombre con todas las capacidades para triunfar, el número uno, venido a menos por sus malas aficiones.

Rodman también es famoso por sus participaciones en el mundo del "wrestling" (donde protagonizó un legendario y a la vez surrealista combate contra Karl Malone) en plena temporada, sus matrimonios fallidos, entre ellos Carmen Electra, y sus gamberradas incluyen: un accidente de moto en 1993 cuando era jugador de San Antonio, un cabezazo sobre John Stockton, tras el que fue expulsado y se negó a abandonar la cancha, solo se hablaba con un jugador de los Spurs (Haley), un incidente con un cámara siendo jugador de los Bulls le costó once partidos de suspensión de empleo y sueldo, vestirse de mujer para presentar su auto-biografía y presentarse como bisexual etc.