Los Mavs perdonan a Delonte

El pendenciero base de los Dallas Mavericks ha sido readmitido en la disciplina del equipo sólo un día después de haber sido "suspendido indefinidamente" por su entrenador, Rick Carlisle. El motivo: un altercado en el vestuario tras un partido de pretemporada ante los Rockets, el enésimo conflicto en la carrera del jugador.

Los Mavs perdonan a Delonte
A Delonte se le acaba el margen (imagen: marca.com)

Rick Carlisle y Donnie Nelson (General Manager de la franquicia e hijo del mítico entrenador Don Nelson) han decidido quedarse, de momento, con Delonte, para lo bueno y para lo malo. Una reunión a tres bandas, un "perdón, no lo haré más" y una baja en su puesto, la del francés Rodrigue Beaubois, han acelerado la readmisión del tatuado "13" al vestuario de los tejanos. La última fechoría de West, suspendido por “conducta perjudicial para el equipo”. se produjo al término del partido contra los Houston Rockets que su equipo ganó por 123-104. Frustrado por haber jugado poco (16 minutos) y mal (2 puntos, 2 asistencias y 1 rebote), el jugador protestó airadamente en el vestuario. Poco después, reconocía vía twitter que la había vuelto a liar: “Sorry moma… I showed off your birthday again”. Luego borraría el mensaje de su cuenta. Un arrebato más, como el que le llevó a meterle el dedo en la oreja a Gordon Hayward (Utah Jazz) o, más recientemente, a golpear a CJ Wallace (Barcelona Regal) en la lucha por un balón dividido.

La trayectoria de Delonte Maurice West (Washington DC, 1983) está marcada por los altibajos. Los mismos que definen el trastorno bipolar que padece. Pálido y con la mirada triste, Delonte no es capaz de controlar sus cambiantes estados de ánimo. Fue detenido por tenencia ilícita de armas en 2009, lo que acarreó una suspensión de diez partidos. Ha ganado más de 15 millones de dólares jugando al baloncesto y el año pasado, al verse arruinado, tuvo que trabajar como transportista para ganarse la vida durante el lockout de la NBA, ya que con su talento como músico de hip-hop, su otra pasión, no le llegaba

Seleccionado por los Celtics en el draft del 2004 (puesto nº 24), jugó tres temporadas en Boston antes de ser traspasado a los extintos Supersonics como parte de la “operación Ray Allen”. Un curso en la lluviosa Seattle y otra vez merced a un multitraspaso, fue a parar a Cleveland. Allí coincidió con LeBron James y fue objeto de un rumor dañino. Se dijo que había mantenido relaciones con Gloria James, la madre de “King”. West volvió a los Celtics como agente libre para, un año después, firmar por los Mavericks campeones. Su rendimiento en Dallas ha sido, hasta ahora, bastante positivo (9`6 puntos en 24 minutos por partido) y Carlisle cuenta con él como una pieza importante de la rotación. Lo que debe asumir, por su propio bien, es que Delonte es así, impredecible e impulsivo como él sólo.