Brooklyn Nets, potencial en blanco y negro

Unos conciertos del mecenas Jay-Z, un bonito pabellón nuevo y una camiseta austera y elegante. Los nuevos Nets de Brooklyn son la sensación del momento en la NBA, un gran aliciente para la temporada que arranca en apenas dos semanas. Incluso les va bien en las canchas, donde siguen invictos tras tres partidos de pretemporada. Ayer derrotaron a los Celtics en el Garden (96-97) sin el concurso de su teórico "cinco" inicial.

Brooklyn Nets, potencial en blanco y negro
Shengeila mira al aro ante la presión de Pierce (Foto: celtic-nation.com).

Los Brooklyn Nets han dado un toque de atención a la liga. Ojo, estamos aquí. No sólo somos un carísimo producto cool, aquí hay un equipo con proyección. El poderío económico del propietario de la franquicia, el magnate ruso Prokhorov, ha servido para renovar a lo grande a sus mejores piezas y contratar a un buen elenco de actores secundarios. De hecho, es la tercera franquicia que más pagará a sus jugadores este curso, sólo por detrás de Lakers y Heat. Derrotar a Boston en su casa es un gran resultado, hablamos del finalista del Este de la última temporada, el equipo que puso a Miami contra las cuerdas. Pero ganarles sin que tu quinteto juegue ni un minuto es algo más que un marcador de pretemporada. Es un aviso del potencial de esta plantilla.

Doc Rivers contó, sin embargo, con todos sus hombres de inicio (Rondo, Lee, Pierce, Sullinger, Garnett) para darle una alegría a los más de 18.000 espectadores que se dieron cita en el TD Garden. No pudo ser, ni con los 29 puntos de Paul Pierce (6/8 en triples). Frente a ellos,  Avery Johnson salió con un equipo de reservas y contó en la rotación con jugadores que probablemente no permanezcan en la plantilla para el arranque liguero (Dennis, Mays...). Otros, como los europeos Shengeila (11 puntos ) y Teletovic (18) y, especialmente, Andray Blatche (23 puntos y 9 rebotes) demostraron que serán importantes en el año del estreno de la franquicia en blanco y negro. 

En Nueva York suspiran por ver el primer derbi entre Knicks y Brooklyn, en lo que promete convertirse en una rivalidad legendaria en la liga por la supremacía en la ciudad de los rascacielos. Será el 1 de noviembre en el lustroso Barclays Center. Una semana antes, Carmelo, D-Will y compañía se verán las caras en el mismo escenario para abrir el apetito en el último amistoso de pretemporada. La NBA no deja nada al azar, ni siquiera el calendario.