Jugadores a seguir en la Conferencia Oeste de la NBA 2012

Repaso a los jugadores de la Conferencia Oeste que no acaparan tanta atención como las grandes estrellas de la liga, pero a los que será muy interesante hacerles un seguimiento por el papel o la situación que desempeñan en su actual franquicia.

Jugadores a seguir en la Conferencia Oeste de la NBA 2012
Jeremy Lin en su presentación con los Rockets. // Foto: elnuevodiario.com.ni

Jeremy Lin (HOU): una de las sensaciones de la pasada en temporada en los Knicks. Varias lesiones de los pesos pesados de la plantilla le dieron la oportunidad de jugar como titular y responder de manera asombrosa, ganando una buena serie de partidos para su equipo. Esos momentos sorpresa del año anterior ya han pasado. Lin debe ahora asentarse en la NBA y tendrá que hacerlo lejos de las luces y el glamur de Nueva York, en Houston. La franquicia tejana ha realizado una serie de movimientos que le han dejado con un equipo muy joven e inexperto, donde Jeremy Lin junto a Kevin Martin son las piezas más destacadas del proyecto. A Lin le toca organizar y dirigir a este grupo de jugadores que hasta ahora no se conocían en una cancha de baloncesto. Gran reto el que le espera.

OJ Mayo (DAL): un jugador que llegó a la NBA con una gran fama y que poco a poco la ha ido perdiendo por el camino. Es un escolta de rachas que aparece y desaparece de los partidos, un gran tirador que en cierto sentido ha sido desaprovechado en Memphis ya que apenas ha progresado desde su año rookie. Llega a Dallas con la misión de volver a ser el que era sintiéndose cómodo en una cancha. Si lo consigue estamos hablando de un escolta capaz de anotar más de 20 puntos por partido.

André Iguodala (DEN): el escolta/alero jugará su primera temporada lejos de Philadelphia. Llega a Denver, que parece ser el lugar ideal para su estilo de juego. André es un jugador completo que se adapta a las necesidades que requiera su equipo. En la que más destaca es en la defensiva, donde precisamente los Nuggets llevan sufriendo durante varias temporadas. Todo eso, unido a un físico portentoso y a su gran velocidad, hacen de Iguodala uno de los jugadores más atractivos en la NBA gracias a sus mates.

Nicolás Batum (POR): durante el verano se ha sabido que el francés quiso irse a probar suerte a otra franquicia de la NBA, pero desde su directiva no opinaban lo mismo y le ofrecieron un contrato a su medida: 46 millones de dólares por cuatro temporadas, irrechazable. Una vez confirmada la renovación, Batum declaró que ahora debe jugar a ese nivel de contrato, y eso es lo que esperan en Portland. Batum, junto a LaMarcus Aldridge, será el que lidere a un equipo en plena fase de reconstrucción. Muchas caras nuevas en un vestuario inexperto y que no tiene nada que perder en una temporada que parece de adaptación. Batum en este ambiente tiene la oportunidad de seguir desarrollando su juego. A sus 23 está ante un momento inmejorable para dar un gran paso adelante en su carrera.

Stephen Curry (GSW): lo tiene todo para triunfar en la NBA, pero las lesiones no le están respetando. Con la marcha de Ellis, Curry se queda como el líder de unos Warriors que dependerá de sus lesiones y de las del pívot Andrew Bogut. Curry es un caso atípico, llegó como un gran tirador a la liga, pero pronto en Golden State se dieron cuenta de que también leía y entendía muy bien el juego. Gracias a esa combinación ha asentado su posición en la de base puro. Es uno de esos jugadores que aparecen cada mucho tiempo, tiene una técnica de tiro perfecta. Sus  fintas, sus cambios de mano y otras cualidades poseen un denominador común: la elegancia.

 

Klay Thompson (GSW): si hablábamos de Curry como un tirador increíble, su compañero en los Warriors no se queda muy rezagado. Escolta anotador que formará junto a Curry una pareja letal desde la línea de tres puntos. El traspaso de Monta Ellis la pasada temporada era con un objetivo: dejar espacio y minutos al progreso de Thompson, una apuesta lógica y clara. Por su juventud le quedan cosas por pulir, su físico todavía endeble le hace ser un flojo defensor. En ataque no todo es perfecto, su manejo de balón no es bueno y su físico le hace también tener problemas a la hora de penetrar y de buscarse su tiro. Si logra mejorar estas cosas estamos hablando de uno de los mejores tiradores de esta década. Con 22 años tiene tiempo para ello.

DeMarcus Cousins (SAC): por estadísticas ya es uno de los grandes. Es una bestia como reboteador,  un portento con innumerables recursos ofensivos, todo ello gracias a que combina su gran físico con una excelsa técnica. En sus Kings, Tyreke Evans ha dado varios pasos atrás (las lesiones tienen parte de culpa) desde su temporada rookie y Cousins ya tomó el mando del equipo el pasado año. Lo único que le puede fallar es su mala cabeza, la que le ha llevado en los últimos tiempos a enfrentarse a todos. Su entrenador, algún compañero y la directiva han sufrido sus salidas de tono. 

Al Jefferson, Paul Millsap, Derrick Favors y Enes Kanter (UTA): este es el cuarteto del que disponen los Utah Jazz para la posición de “4” y de “5”, asombroso poseer tanto talento joven en una misma zona. El quebradero de cabeza puede ser para el entrenador Jazz, que tendrá que repartir minutos entre jugadores que podrían ser titulares en la mayoría de las franquicias de la NBA. El progreso de Enes Kanter durante la pretemporada ha sido inmenso. Kanter aseguró que volvía a los campus de entrenamiento mucho más fino físicamente y que había trabajado a fondo para llegar a punto al principio de temporada. Superó con creces lo que se esperaba de él, siendo dominante en la zona en todos los minutos que ha disputado hasta ahora y dejando unas sensaciones inmejorables.

Goran Dragic (PHO): llega a Phoenix con el objetivo de sustituir a Steve Nash. En este caso, y en cualquier otro, no se debería decir esa frase tan escuchada en el mundo del deporte que es: “Viene para hacer olvidar”, es imposible. Dragic buscará estabilidad en un equipo que está hecho para él. El base es un talento ofensivo, efectivo penetrador y un buen tirador exterior, que se crea sus propios tiros con facilidad. Su gran punto débil es su irregularidad; es capaz de combinar grandes actuaciones con otros momentos en los que desaparece. Su carrera hasta ahora se puede resumir en eso. Veremos si es capaz de asentarse a sus 26 años en los Suns.

Rookies a seguir en el Oeste:

Anthony Davis y Austin Rivers (NOH), Harrison Barnes (GSW), Damian Lillard y Meyers Leonard (POR), Terrence Jones y Royce White (HOU), Thomas Robinson (SAC).