Miami pone el listón muy alto ante Boston

Los actuales campeones del anillo pusieron contra las cuerdas a los Celtics con una espectacular noche de LeBron James y Wade. La nota negativa del inicio del partido se produjo cuando Kevin Garnett se negó a saludar a su ex compañero Ray Allen, que consiguió 19 para su equipo. “Es sólo KG. No puedo decir nada malo de él porque le quiero mucho a él y a Boston”, declaró a ESPN.

Miami pone el listón muy alto ante Boston
Mike Ehrmann/Getty Images

Mucho se esperaba de un partido que medía a dos de los candidatos a conquistar la Conferencia Este. Efectivamente, el encuentro ofreció un gran espectáculo, especialmente en su primera mitad. Sin embargo, a medida que avanzaban los minutos los de Massachusetts parecían necesitar aún mucho tiempo para acoplarse, mientras que a Miami le encajaron todas las piezas. Con todo preparado para la fiesta, empezó el espectáculo.

Rajon Rondo dejó botar el balón unos metros antes de conducirlo, como es característico en él. Recién comenzado el encuentro, encuentra a Brandon Bass en la esquina, que en su intento de penetrar se llevaba no uno, sino dos tapones. LeBron James iniciaba el contraataque que acababa con un inapelable triple del ‘marine’ Shane Battier. Si los primeros segundos de partido les engancharon, entonces no debieron haberse perdido el primer tiempo, un auténtico alarde de baloncesto.

Contraataques continuos, las defensas haciendo rechinar sus dientes, se podían ver chispas en cada contacto, la grada parecía empujar en volandas a los suyos y los Heat parecían dejarse llevar. Espectacular Courtney Lee en su inicio, correcto en todas las facetas del juego y anotando desde el exterior, su mejor aliado fue Rondo con cuatro asistencias en los compases iniciales. Por parte de Heat, la maquinaria engrasaba.

James jugaba en absolutamente todas las posiciones pero nunca parecía estorbar a sus compañeros. Mario Chalmers manejaba un tempo que parecía endiablado, y a ritmo de pizzicato conectaba una lujosa bandeja en un contraataque. Allen anotaba un triple nada más salir a pista y el único que parecía desubicado era Bosh.

Miami abría brecha

El primer cuarto concluyó con una pequeña diferencia a favor de los locales (29-25), que supieron manejar en el segundo para abrir la primera brecha en el marcador, con una jugada para la galería de ‘King’ James. Tras taponar en defensa, corona la transición con un vuelo que ponía a Heat a ocho puntos, y el 62-54 con el que ambos contendientes se despidieron al descanso. A medida que avanzaba el partido, los gallitos se imponían y James dominaba la faceta anotadora con 24 puntos, por 23 de Paul Pierce.

El escudero del rey, Wade llegaba a los veinte puntos y Rondo rozaba el doble-doble con 16 puntos y 9 asistencias. En un espectacular momento captado por los micrófonos, Pierce insta a su compañero a que se deje de pasar y que busque la penetración. Los locales se iban a rentas de nueve y once puntos.

La rotación de banquillo parecía despistar a los verdes que lo pagaban con cinco minutos de auténtico caos. Miami lograba un espectacular parcial para ponerse 76-93 a falta de un cuarto dando una sensación de autoridad absoluta con un esquema en el que incluso Rashard Lewis parecía funcionar a la perfección.

Boston se ahoga en el camino a la orilla

Los visitantes parecían reaccionar con una sólida ventaja y se llegaron a poner a once puntos con James tocado. Sin embargo, una gran jugada de Wade posteado por Rondo, llevo al base de los Celtics a pedir falta en ataque  con gestos muy exagerados y el árbitro se lo cobro con una técnica. Barbosa aprovechaba cada segundo, consiguiendo cinco de cinco para firmar 14 puntos, todos en el último cuarto. Por su parte, Wade y Allen anestesiaban a su rival con su gran actuación mientras preparaban la daga.

El empuje del brasileño contagia a sus compañeros que llegaron a ponerse nueve por debajo, pero Bosh volvió a la pista a dar lo mejor de sí mismo para llegar a 19 puntos.  Rondo volvió a perder los nervios con una flagrante uno sobre Wade, que acabó con 27 siendo el máximo anotador, y ahí acabó todo.

Así lo vivimos en VAVEL.com