Noah decide un duelo nostálgico

El pívot francés consiguió un triple-doble (11 puntos, 10 asistencias, 13 rebotes) para liderar la victoria de su equipo ante Boston Celtics, en un encuentro de franquicias históricas que han vivido tiempos mejores. Rondo (26 puntos, 8 asistencias) fue el mejor de los verdes en su tercera derrota consecutiva, mientras que Luol Deng y Carlos Boozer se repartieron la máxima anotación de Chicago (21 puntos), sumando además el ala-pívot 12 capturas.

Noah decide un duelo nostálgico
Bulls
100 89
Celtics
Bulls: Hinrich (-), Belinelli (10), Deng (21), Boozer (21), Noah (11) -quinteto inicial- Gibson (10), Teague (-), Butler (6), Robinson (18), Mohammed (-)
Celtics: Rondo (26), Lee (14), Pierce (16), Bass (7), Garnett (10) -quinteto incial- Wilcox (4), Sullinger (1), Terry (2), Green (3), Barbosa (6), Collins (-)
MARCADOR: 28-23; 27-25; 24-22; 21-20
ÁRBITRO: Phillips, Palmer, Wood
INCIDENCIAS: Encuentro disputado en el United Center de Chicago, Illinois ante 21. 825 espectadores

El United Center volvía a presentar un ambiente digno de su franquicia para recibir a los Celtics en un duelo que nunca pasará de moda, pero descafeinado porque unos, a la espera de Rose , no pasan de la cuarta plaza en su Conferencia (14-10); y otros, atravesando un final de ciclo, ni siquiera pueden presumir de estar en puestos de ‘Playoffs’ (12-12).

El primer cuarto fue igualado y tuvo como principal protagonista a Luol Deng. El alero británico consiguió la friolera de 14 puntos en los primeros doce minutos para ayudar a su equipo a liderar el marcador (28-23). Un parcial a favor de los Bulls transcurrida la mitad del segundo cuarto llega a poner a los de Illinois trece arriba (46-33), merced a dos bandejas consecutivas de Jimmy Butler y Boozer.

Los Bulls vencieron en el ‘estira y afloja’.

Sin embargo, una reacción visitante, encabezada por Rajon Rondo, permitió a los Celtics cortar la hemorragia y reducir el sangrado a siete puntos (55-48). Por lo que los de Boston acudían con opciones de entrar en el encuentro tras el descanso.

Así fue en un principio, cuando los de Massachusets, aún bajo la acertada batuta de Rondo se volvían a poner a tiro (57-54) de sus rivales con una rotación muy acertada de Doc Rivers, que supo usar la baza defensiva y atacante que tiene en la segunda línea, haciendo uso de Courtney Lee y Brandon Bass.

El partido se convirtió en un tira y afloja, con continuos parciales que alejaban y acercaban a los rivales, hasta concluir el tercer cuarto con nueve puntos de ventaja para los Bulls (79-70) y acabar de hundirles en el último, con una máxima ventaja de diecinueve puntos, que acabaron maquillando Lee y Barbosa para firmar el definitivo 100-89.

El ‘sistema Thibodeau’ desgastó al rival

Tom Thibodeau volvió a ganar partiendo de la defensa, y no hay mejor prueba que el triple-doble de Noah. El hijo del estrafalario tenista del país gallo simboliza el sistema del académico ‘coach’. Un baloncesto de pizarra, clínico, por el que se pagarían millones en Europa. Un pívot no excesivamente fuerte, ni alto, ni talentoso.

 Pero que sin embargo, tiene dentro un pundonor que le permite  hacer frente a gigantes y derribarlos y a contagiar de esperanza y espíritu de lucha a una grada que ha visto al mejor de la historia de este deporte, y que confía en llenar con noches como ésta el vacío que dejó en sus corazones la lesión de Rose. 

 

Foto: Mike di Novo / U.S. Presswire