Se abre la polémica: ¿Los lanzadores deben usar protección?

El último y más reciente incidente con el pícher de los Azulejos de Toronto, en el Tropicana Field, puso en jaque un tema que se viene hablando desde hace un tiempo muy largo y es que si los lanzadores deben usar algún tipo de protección.

Se abre la polémica: ¿Los lanzadores deben usar protección?
Momento tenso ante la caída de Happ (Foto: Gentileza de Boston Herald)

El pasado martes, los Rays de Tampa Bay recibieron en el Tropicana Field, a los Azulejos de Toronto en el segundo partido de la serie entre ambos. En la segunda entrada, el pitcher, J.A. Happ, fue golpeado por una línea de Desmond Jennings, que impactó en la cabeza del lanzador. A raíz del golpe, el abridor de los Blue Jays debió ser trasladado al Centro Médico Bayfront, donde horas más tarde, fue dado de alta por la buena condición física que mostró. El hecho dejo perplejos a los dos equipos y revivió la polémica sobre la protección.

"Estoy de buen ánimo", afirmó Happ desde el hospital.

En noviembre pasado, los gerentes generales analizaron los riesgos que corren los lanzadores en los diamantes en las reuniones anuales de las Grandes Ligas.  El portavoz de esta, Pat Courtney, comento hace un tiempo que están hablando con varias empresas para desarrollar un producto que sea capaz de proteger a los pitcher.  A pesar de esto, todavía no hay nada definido y ninguna de estas compañías ha presentado nada aun. Uno de los componentes, en un principio, que se tocaron en las reuniones de invierno, era un material similar a los chalecos antibalas, que se usarían en los gorros de los jugadores.

Además, la cuestión parece casi imposible, un hecho como este, para relativamente muy poco, también debemos sumarle la comodidad a los pitcher. La alternativa, sería que se cada lanzador decida si quiere usarlo o no.

Independientemente de lo que pase, las lesiones son inevitables, ya sean con protección o no, estas van a haber siempre.  Para evitar toda herida, se necesitaría un casco que protegiera toda la cabeza, como los que se usan en el Fútbol Americano.

Por suerte, Happ fue dado de alto el miércoles y se recupera de su herida que a tantos simpatizantes de los Azulejos como de los Rays que lo despidieron en aplausos, se asustaron y temieron por un final más trágico. Una protección nunca estaría de más, y aunque esta escena se repitió muchas veces en la historia, no debemos esperar que suceda algo malo, para tomar acciones.