Un final 'Terrible'

Érik Morales se retira del boxeo en el peor de los escenarios, en el último que imagina alguien que muchas veces estuvo en la cima del éxito.

Un final 'Terrible'
Morales después de la pelea (Foto: REFORMA)

Sentado allí, en medio del ring, con la presencia de su esposa, de miles de aficionados, con la mirada clavada en la lona, los ojos llorosos y la cara enrojecida. No sabremos lo que Érik Morales pensaba en esos minutos que parecían horas, quizá recordaba aquellos momentos de gloria, la trilogía con Barrera, que lo catapultó a la élite del boxeo mexicano, la trilogía con Pacquiao, que hasta ahora se menciona, por ser el último mexicano en ganarle al 'Pac Man'. Ahí, sin mirar a algún otro lugar, con respiraciones profundas, después de haber sufrido uno de los knockouts más impresionantes del año, quizá pensando en las discuciones familiares por su regreso al ring, quizá pensando en hacer lo que hace unos años hizo su acérrimo rival, Barrera, sentarse ahí, a un lado del ring, a vivir el boxeo mediante un micrófono, o quizá, en un escenario más lejano, pensaba en la pelea,en lo que hizo mal, en que pudo haber dado más, después de ese ligero reclamo al réferi mientras estaba en la lona, cuando el tercero agitaba el brazo para decretar el fin de la pelea, de una época y de uno de los íconos más grandes en la historia del boxeo mexicano.

 Yo, de este lado, sentado, igual que él, en medio de comentarios que no solo se escuchan en mi sala, sino en todo el país, respecto a lo "viejo" que está, recordé todos los grandes momentos de su carrera, sin reprocharle nada, al contrario, agradeciendo lo que le dio al boxeo, podrá retirarse sin quedarse con la espinita de no haber peleado una vez más, ahora, sólo espero que sin más, Morales esté consciente de que es momento de descansar.