Los españoles que no amaban al boxeo

En los años 90 todo eran aplausos. La televisión disponía de una cobertura especial hacia este deporte donde el Poli Diaz y Javi Castillejo daban la gloria al deporte nacional, donde no conocíamos a Nadal, Alonso, Gasol y compañía. De amado a deporte prohibido, España maltrata al boxeo.

Los españoles que no amaban al boxeo
Mike Tyson pelea ante Evander Holyfield. Foto: The Sun

¿Qué nos ha pasado? Te preguntará tu novia cuando vea que todo ha acabado. Aquí nos ha sucedido algo parecido, de golpe hemos desprestigiado el boxeo hasta un punto en el que cualquiera de sus aficionados pasamos a ser unos violentos con ira sangrienta cuyo único objetivo en la vida es ver a dos personas partirse la cara. Os parecerá, a los que os guste este noble arte, que estoy siendo irónico pero por desgracia, estoy diciendo lo que mucha (quizá demasiada) gente piensa sobre nosotros.

Nosotros, así nos defino, a aquellos que respetamos nuestro deporte y a quien participa en él. Jamás lo veremos como un festival violento donde prima la sangre a la técnica pulida y la dedicación a su deporte. Esa imagen de "boxeadores tontos" y "aficionados paletos" queda muy atrás. Como veréis, soy capaz de escribir, y me gusta este deporte, siento defraudar a todo aquel que piense lo contrario. 

La época dorada del boxeo en España ya pasó, los gloriosos años 90. Como dice un experto en la materia, Jaime Ugarte, uno de los mayores defensores de este deporte en España, dependemos de que un Rafa Nadal o un Fernando Alonso aparezca en nuestro deporte, pero que sin el apoyo de una televisión esto jamás sucederá. Tenemos fútbol hasta en la sopa, fútbol los lunes, los martes, los miércoles y así hasta los domingos, donde podemos presenciar cantidad de acciones violentas que quedan en tanganas y faltas de respeto al árbitro. ¿Alguno de vosotros recuerda a un boxeador insultando a un árbitro? ¿Le recordáis tirando un botellín a la cabeza? ¿Quizá recordéis a algún boxeador agrediendo a su rival con el combate terminado? Quisiera dejar de lanzar estas preguntas tan aleatorias al aire, quizá así, muchos de los que critican al boxeo tengan demasiado que respetar en estos aspectos.

Hay periódicos que han decidido no hablar del boxeo. ¡Já! Hay mejores noticias, como una bronca que tuvo un entrenador con un jugador y que la ha filtrado un íntimo del sobrino del vecino de uno de ellos, ¡Eso sí que es periodismo serio! hablar de boxeo jamás, muy barriobajero pensarán algunos. Relacionar a menudo a este deporte con los barrios de menor poder adquisitivo es un error. El boxeo es para todos, enseña respeto a aquel que lo necesita, respeto por el rival, por el trabajo y por los valores que solo este tipo de deportes te inculcan desde que comienzas.

Las mejores personas que he conocido desde que comencé mi aventura como redactor van de la mano de este deporte. Profesionales que han dedicado su vida a él, gente que lleva años y años admirando este deporte y que se ha podido sentir incluso perseguida por todos aquellos que han decidido catalogar a este deporte de un acto violento que atenta contra la vida.

España tomó el camino equivocado al desprestigiar a este deporte, pero las audiencias no engañan, el boxeo interesa en este país, y cada día volvemos a ser más los que queremos sentirnos respetados cuando se habla de nuestro deporte (si es que se habla, claro). Dejemos atrás el pasado, miremos al futuro y entendamos de una vez, que este deporte es tan respetable como cualquier otro, que todos tienen un lado oscuro que a nadie le gusta ver. Hagamos posible entre todos el poder reconocer a un boxeador como lo que es, un deportista, y no un ser violento. El boxeo, el noble arte.