Boxeadores tapados (I): Gennady Golovkin, el hombre al que nadie quiere enfrentarse

La pegada tiene nombre y viene de Kazajistán. Golovkin tiene problemas para encontrar rival debido a su tremenda fuerza, mientras va adquiriendo un nombre en el mundo del boxeo, sigue esperando encontrar un combate que lo lleve a la cima del éxito.

Boxeadores tapados (I): Gennady Golovkin, el hombre al que nadie quiere enfrentarse
Gennady Golovkin saltando al cuadrilátero para pelear ante Proksa Foto: HBO.

Ni la “Maravilla” Martínez, ni el hijo de la leyenda mexicana, nadie quiere verle. Es esa pesadilla que todos tenemos, aquella persona que siempre evitamos cruzarnos. Sus combates se cuentan por victorias, y sus victorias, por KO. No hay pegador mejor en el boxeo que no se apellide Klitschko… y se llame Wladimir.

¿Realmente es tan temido? El propio Sergio Martínez, campeón del mundo del peso medio, rechazó tener su próximo combate contra él. Felix Sturm parece tener claro que puede pelear con quien quiera, pero no contra él y Julio Cesar Chávez Jr. sigue pensando en un combate ante el argentino, y entiende que sería jugar con fuego el encararse a Gennady.

Es Gabriel Rosado el que ha aceptado vérselas con Golovkin. Este estadounidense con cara de tipo duro va con un 21-5 de las cuales 13 victorias han sido por KO. Sus derrotas sucedieron al principio de su carrera, pero todo parece indicar que el de Philadelphia tendrá que sumar una derrota más a su record.

Con 30 años a sus espaldas, Golovkin sigue sin tener una oportunidad que le permita demostrar quién es. Los managers de los campeones se niegan a jugársela ante él, temen que sus representados sufran las acometidas de un kazajo con mucha mala leche.

Sus victorias por la vía rápida son rápidas, no se lanza a la tormenta, pero los golpes que lanza son letales, no necesita enviar un ciclón de manos a su rival, ya que es probable que con la tercera, esté en bandeja para caer al suelo. Izquierda demoledora, derecha letal, si sales a la defensiva estás perdido, si sales a matar, que tengas suerte, no existe mejor manera de definir un combate ante él.

Transparente, la técnica no abunda, pero su defensa parece firme y sus golpes han demostrado el resto. Un guerrero de los que hacen fans y un boxeador que no sigue ninguna norma técnica para ganar, cuyos movimientos son simples e intuitivos, pero imparables.

El tiempo y algún promotor valiente decidirán que le depara a Golovkin el futuro. La pegada es algo que puede con los años, y mientras estos sigan avanzando y Gennady siga entrenándose, pocos valientes serán capaces de ponerse frente a él.

Si os gusta el boxeo rápido, donde se garantizan guerras, será mejor que no veáis sus combates, y es que en las guerras participan dos, y aquí Golovkin parece ejercer ante un saco de boxeo, impasible ante los golpes, esperando a caer derrotado y terminar la agonía que supone, tenerle a un metro.